07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La operación consistió en la sustracción de 16 obras de arte que vendió para un presunto "tratamiento espiritual" para su hija

Una mujer de Río de Janeiro estafa a su madre a través de una falsa vidente y le roba hasta 145 millones de dólares

Sabine junto a su madre Geneviève
Sabine junto a su madre Geneviève
La policía de Río de Janeiro detiene a una mujer por estafar y extorsionar a su madre a lo largo de un hurto que inició en 2020 y que conllevó el robo de 16 obras de artes equivalentes a 145 millones de dólares. La víctima es la viuda de Boghici, un importante coleccionista de arte. La estafa comienza con una falsa vidente que engaña a la anciana haciéndole creer que su hija está enferma y que para salvarle la vida debe pagarle "un tratamiento espiritual".

El pasado miércoles una mujer fue detenida por la Policía Civil de Río de Janeiro por haber robado supuestamente a su madre obras de arte, dinero y joyas. Todo esto con un valor de 725 millones de reales, lo que equivale a unos 141 millones de euros. Según ha informado la policía los robos comenzaron en enero de 2020.

La victima es Geneviève Boghici, viuda de Jean Boghici, un importante coleccionista de arte. La historia empieza cuando la mujer sale de una agencia bancaria de Copacabana y de repente se le acerca una vidente. La pitonisa le dice que su hija está enferma y que para salvarle la vida debe pagarle un “tratamiento espiritual”, engaño del que su hija también era cómplice. Sobre el caso la policía comunicó que “por tener un lado místico y una hija que enfrenta problemas psicológicos desde la adolescencia, la anciana fue convencida, inclusive por la propia hija, a realizar los pagos solicitados para el tratamiento espiritual propuesto”.

Sabine.

Robos y amenazas con cuchillo

Acto seguido la vidente acompaña a Geneviève hasta la puerta de su casa y en ese mismo instante le lanza unas conchas, por las que empezaría la tragedia en la que la víctima, por propia voluntad, transfirió cinco millones de reales en ocho operaciones entre los meses de enero y febrero de 2020. La estafa se convirtió en extorsión en el momento en el que la hija despide a los empleados domésticos y aísla a su madre, es ahí cuando la anciana descubre que la vidente es falsa.

La hija aisló a su madre de tal manera que le prohibió hasta usar el teléfono móvil, todo bajo la escusa del Covid-19, que por aquel entonces era creíble. En el tiempo que duró la extorsión y el aislamiento, a la casa de la anciana entraba la banda de ladrones de la que formaba parte su hija, a robar objetos valiosos. El argumento para saquear la casa era que estaban “malditos” y que tenían que curarlos.

A medida que iban ocurriendo robos la viuda se daba cuenta de que se trataba de una estafa y ponía resistencia, pero su hija Sabine le llegó a poner hasta un cuchillo en el cuello, amenazándola de muerte y negándole la comida.

Cuando la victima ha podido declarar ante la policía de Río de Janeiro ha explicado que su hija mantenía una relación con Rosa Stanesco Nicolau, que se trata de una popular vidente en Río de Janeiro que ya estaba fichada por la policía por participar en varias estafas.

Mujer engañó a su madre para robo millonario de obras de arte en Río de  Janeiro - 11/08/2022 - EL PAÍS Uruguay

Sol Poniente, Tarsila do Amaral.

Las obras de arte robadas, en total 16, se han vendido a galerías y a particulares. Según se ha demostrado en la investigación dos obras conocidas, Elevador Social, de Rubens Gerchman, y Maquete para o menú espelho, de Antonio Días han caído en manos de Costantini, fundador del Museo de Arte Lationamericano de Buenos Aires (Malba). El coleccionista ha explicado que confiaba en la compra porque se trataba de una familia a la que conocía y el padre de Sabine era otro gran coleccionista al que apreciaba. Después de conocerse la estafa, ha aclarado que las compró “de buena fe y debidamente registradas”.

Dentro de las 16 obras robadas se encuentra una de las más valiosas que la familia posee, 'Sol Poniente', pintada por Tarsila do Amaral en el 1929. El cuadro se encontró el pasado miércoles bajo una cama mientras la policía rastreaba una de las casas investigadas.

Actualmente hay tres personas detenidas, Sabine, la hija de la victima, y la supuesta pitonisa, son dos de ellas. La falsa vidente intentó escapar por una ventana durante la detención, pero finalmente no lo logró.

Usurpados los cuadros de los marqueses de Linares 

Continuando la línea de antigüedades extraviadas y 'robadas', los cuadros de los marqueses de Linares continúan sin seguro y, según lleva denunciando desde 2015 su propietario –el empresario gallego José Luis Fortes–, siguen "usurpados" por la Casa de América

Los retratos, obras del artista español Francisco Pardilla y Ortiz y propiedad de José luis Fortes Soliño según una sentencia de la Audiencia Nacional de 2015, todavía cuelgan del Consorcio de Casa de América, en Madrid. Por ello, la querella presentada por Irene Aranda Varela en representación del demandante, señala como partes demandadas al Consorcio Casa América –donde todavía permanecen los cuadros–, al Museo Nacional del Prado –espacio al que fueron inicialmente cedidos, aunque desde el mes de marzo finalizó dicho acuerdo– y al Ministerio de Economía y Hacienda.

Actualmente, las obras del pintor Francisco Pradilla y Ortiz siguen colgadas de las paredes de la Casa de América en Madrid aunque no son propiedad de este organismo, ni de Patrimonio Nacional, ni tan siquiera del Museo del Prado.

Retrato del Marqués de Linares durante su restauración.

El Museo del Prado, en su información oficial, dice que los cuadros llegaron a Venezuela en 1958 y volvieron a España en 1992 para una exposición en el Museo Romántico. Hasta ahí, correcto, pero luego dice que pasaron a manos de Patrimonio Nacional por un expediente de abandono en 2004, afirmando desconocer la identidad de su verdadero propietario, el empresario José Luis Fortes, como así decidió por sentencia firme la Audiencia Nacional. "Yo sólo quiero que el director del Prado, Miguel Falomir, los devuelva a Aduanas, que es donde estaban y allí ya decidiré qué hacer con ellos", explicaba Fortes a elcierredigital.com.

Fue precisamente en medio de todo este lío judicial y tras la citada sentencia, cuando el Museo del Prado decidió cederlos para ser expuestos en el palacio de los Marqueses de Linares, en la Plaza de Cibeles de Madrid. Se trata de dos cuadros de enormes dimensiones que fueron encargo del marqués de Linares, José Murga y Reolid.

COMPARTIR: