25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La investigación determina que la trama sobornaba a los empleados bancarios con regalos, pero sobre todo con jugosas comisiones para captar inversores

Los presuntos cómplices de José Luis Moreno: Directores de sucursales bancarias, familia y abogados

El Cierre Digital en José Luis Moreno.
José Luis Moreno.
Regalos y comisiones para los directores de sucursales bancarias, minutas de vértigo para abogados y la responsabilidad de ser la presunta mano derecha de su tío para Natalia, la sobrina del productor. Así se mantenía la parte de la trama dedicada a las estafas que presuntamente dirigía con mano firme Moreno.

El martes no fue un día más de rutina para los empleados de una sucursal bancaria radicada en el Paseo de La Florida de Madrid. Ese día, guardias y policías visitaron la sucursal de una potente entidad bancaria para detener al responsable del establecimiento y llevar a cabo un registro en profundidad del local. El trabajador de la sucursal era uno de los 53 objetivos a detener por la operación 'Titella' (marioneta), uno de los presuntos intermediarios de la trama acusada de estafar hasta 50 millones de euros en préstamos públicos y privados. Según la investigación, la organización sobornaba a los empleados bancarios con regalos pero, sobre todo, con jugosas comisiones por captar inversores, ayudar a conseguir créditos e incluso retrasar las gestiones para exigir la devolución del dinero al empresario televisivo.

Precisamente fueron varias denuncias, la primera en 2018 en los juzgados de Madrid, por parte de varias entidades bancarias las que pusieron a los investigadores sobre la pista de la organización criminal. Préstamos, algunos créditos ICO para reactivar la economía durante la pandemia, que superaban el millón de euros.

Lo más sorprendente es cómo describen los investigadores el “modus operandi” de Moreno para conseguir los créditos. Según fuentes cercanas al caso, los acusados ejecutaban una puesta en escena digna de los episodios de sus series de comedia. Una vez pedían el préstamo, preparaban el terreno para recibir la visita de los supervisores de la entidad concesionaria del préstamo. Alquilaban oficinas, contrataban personal para trabajar, daban de alta servicios, y hasta alquilaban camiones disfrazándolos con los logotipos de la empresa. Así hacían pasar una empresa sin vida por una empresa boyante hasta que el supervisor otorgaba el préstamo, y con la misma rapidez con la que se montó el decorado, los acusados despedían a los trabajadores, devolvían los camiones y dejaban el resto por pagar.

José Luis Moreno. 

El dinero del préstamo lo transferían supuestamente a cualquiera de sus cientos de empresas pantalla que lo escondían en paraísos fiscales. Cuando la entidad concesionaria del préstamo reclamaba el dinero, los directores de sucursales que colaboraban con la trama iban retrasando el proceso hasta que la empresa finalmente se declaraba en quiebra y no devolvía ni un euro. El dinero ya estaba en Suiza o Panamá, y la organización lo reutilizaría para, a su vez, prestar dinero con un interés altísimo y obtener más beneficios.  

Le acusan de quedarse con el dinero adelantado para grabar series de TV

A las denuncias de las entidades financieras comenzaron a sumarse las de los particulares que entregaron su dinero al productor creyendo que estaban financiando nuevos capítulos de sus series o proyectos de televisión consolidados a punto de arrancar o en proceso de grabación. Entre estos particulares destaca el caso de un conocido empresario y guionista de origen argentino que denunció la estafa de 10 millones de euros a cargo de Moreno. Y entre esos proyectos que la Audiencia investiga para discernir si se trata directamente de estafas o proyectos fallidos que dejaron tras de sí un rosario de deudas se encuentra la más ambiciosa de las ideas del productor, la serie que comenzó a grabar sobre la vida de San Francisco de Asís, y que estaría directamente vinculada a la denuncia del empresario argentino. Una denuncia que podría ampliarse aún más, una vez que aclaren las cuentas de la sociedad que llevaba a cabo el ambicioso proyecto.

La Guardia Civil señala a la sobrina del productor

Según la Guardia Civil, Moreno contaba, además de con los directores de las sucursales bancarias a los que movía como peones en los presuntos intentos de estafa, con la ayuda de su sobrina Natalia, también detenida, y que supuestamente controlaría todos los negocios de Moreno desde los estudios de la localidad madrileña de Moraleja de Enmedio. Los investigadores también detuvieron a la representante legal de Moreno, a varios abogados más y a un notario, este último en Madrid.

La mansión de José Luis Moreno. 

En total, la investigación de la Guardia Civil y la Policía Nacional ejecutó en un día más de 60 registros y detuvo a 47 personas en Barcelona, Madrid, Valencia, Murcia y Alicante. Sólo en la Comunidad de Madrid se llevaron a cabo 38 registros, 19 de ellos en la capital. El de la mansión de 5.000 metros cuadrados de Moreno en la urbanización Monte Encinas de la localidad madrileña de Boadilla del Monte fue el más largo de todos y el que requirió más esfuerzo policial. Allí, tras rastrear la finca y la casa con perros especialistas en detectar dinero, los investigadores se vieron obligados a llamar a los expertos del GOIT (Grupo Operativo de Inspecciones Técnicas) para que forzara la “habitación del pánico" que el productor tiene en su vivienda. Moreno no abrió la puerta acorazada de la habitación a los investigadores y estos tardaron poco más de 60 minutos en forzar la puerta de la “habitación del pánico” y revisar con sus medios técnicos todos los huecos, solados y tabiques de la casa. El registro se prolongó durante más de once horas.

Requisan 200.000 euros en metálico y 400.000 en pagarés

De la casa de Moreno en Boadilla del Monte salió mucha documentación, pero lo que no encontraron allí lo hallaron los investigadores en el resto de registros. Los guardias y policías requisaron 200.000 euros en metálico y 400.000 en pagarés durante los registros del resto de objetivos de la comunidad de Madrid.

Hoy jueves, tras pasar dos noches en los calabozos del complejo policial de Moratalaz, está previsto que los detenidos comiencen a pasar a disposición del juzgado número 2 de la Audiencia Nacional que lidera el caso.

COMPARTIR: