15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La polémica constructora española mantiene una guerra judicial con este empresario, absuelto de falsificar un contrato con su compañía Divicotel

Nuevo golpe a Copasa: El Supremo da la razón a su exdelegado en el proyecto del AVE a la Meca que le exige 17 millones

El Cierre Digital en
/ El AVE a la Meca.
El empresario orensano Jesús Diaz Barreiros, ex delegado de la empresa Copasa en Baleares, constructora española que participó en la construcción del AVE Medina-La Meca en Arabia Saudí, ha logrado que el Tribunal Supremo le dé la razón después de seis años y sea definitivamente absuelto de "falsificar" un contrato de su empresa Divicotel con Copasa. Después de una batalla judicial que ya dura siete años, el empresario Jesús Díaz reclama 17 millones de euros a la compañía de José Luis Suárez.

El pasado 21 de septiembre de 2023 la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, presidida por el magistrado Manuel Marchena y formada por Julián Sánchez Melgar y Eduardo de Porres Ortiz de Urbina dictaba sentencia definitiva para rechazar el recurso contra una sentencia previa dictada por la Audiencia Provincial de Baleares que daba por bueno el contrato firmado entre la empresa Divicotel de Jesús Díaz y Copasa.

Esto abre la vía para que la reclamación de cantidad de Díaz pueda seguir el proceso. En total el empresario reclama 17,2 millones de euros a Copasa, ya que no solo pide los 11,6 millones del AVE sino que también reclama otros 5,6 millones de comisiones por obras realizadas en Baleares.

En 2017 Jesús Díaz fue despedido repentinamente por Copasa donde ocupaba el cargo de Delegado territorial en las Islas Baleares tras reclamar el pago de esos seis millones de euros iniciales, que luego aumentaron hasta 8,5, por su intermediación en la construcción del AVE a La Meca. Ante esta decisión Jesús Díaz denunció su despido ante los Juzgados de lo Social de Palma de Mallorca y comenzó un conflicto que ya dura más de seis años y todavía no ha concluido.

En su defensa Díaz presentó un contrato laboral firmado por Copasa, pero la empresa constructora lo denunció penalmente acusándolo de haber falsificado ese documento, paralizando así la reclamación de cantidad en tanto la vía penal no se resolviese. Ahora, ese asunto ha quedado resuelto sin que pueda ser recurrido y abre la posibilidad de que Díaz continue con su reclamación de ese dinero a Copasa en el Juzgado de lo Social 1 de Palma de Mallorca.

jesus_diaz

Jesús Díaz, exdelegado de Copasa en Baleares.

Tras la denuncia penal de Copasa, el juzgado de lo Penal 7 de Palma de Mallorca condenó en primera instancia al trabajador como autor responsable de un delito de falsificación de documento privado con pena de cuatro meses de prisión e inhabilitación especial. Incluso un diario regional gallego publicó esta sentencia sin esperar al recurso, que luego ganó Díaz, ya que recurrió la sentencia y finalmente la Audiencia Provincial de Baleares absolvieron a Díaz del delito que había sido acusado. Pero Copasa recurrió la citada sentencia ante el Tribunal Supremo que ahora da la razón a Díaz y desestima el recurso de Copasa quedando Díaz absuelto del delito que se le acusaba.

El empresario Jesús Diaz fue uno de los interlocutores españoles en la negociación para construir el AVE Medina-La Meca, pero cuando su empresa Divicotel reclamó su comisión por intermediar en este negocio Díaz fue fulminantemente despedido. Entonces su abogado, el ex fiscal Pedro Horrach, realizó varias reclamaciones de cantidades por Burofax a la empresa S.A. de Obras y Servicios Copasa el 22 de noviembre de 2017 en las que solicitaba el pago de las cantidades adeudadas.

Esta reclamación inicial se apoyaba en la relación mercantil de una sociedad de Jesús Diaz, Divicotel S.L., con la constructora Copasa. Durante el proceso incluso la constructora llegó a aportar en el juzgado otros contratos entre las partes a modo de prueba.

Presidente_de_Copasa

José Luis Suárez Gutiérrez (derecha), presidente del grupo Copasa junto a las autoridades sauditas.

Díaz ha pasado un largo calvario en su lucha contra un gigante como Copasa. Incluso durante el proceso llegó a sufrir un extraño robo de documentos de la negociación del AVE a La Meca en sus oficinas de Baleares el 8 de noviembre de 2016, tal y como ya contó en exclusiva elcierredigital.com. Ese mismo día Jesús Díaz había sido convocado a una reunión a Madrid con el presidente de Copasa José Luis Suárez Gutiérrez. El robo fue denunciado ante la Policía Nacional, pero ni el ordenador personal de Díaz, ni su teléfono móvil, ni los documentos fueron recuperados.

A pesar de esto, Díaz pudo conservar un contrato redactado en árabe e inglés, datado en 2012 en Jeddah, donde se referencia su participación del proyecto de construcción del AVE. Ese documento está refrendado por el entonces Manager General de Copasa y por Ali Mohammed Al Rashidi por parte del gobierno saudí.

Anticorrupción

Hay que recordar que la Fiscalía Anticorrupción española ya investigó a todas las empresas españolas que participaron en este megaproyecto, archivando sus pesquisas en mayo de 2022 sin haber podido obtener pruebas concluyentes sobre el supuesto pago de 100 millones de euros en concepto de intermediación para que el consorcio español formado por las constructoras Copasa y OHL de Villar Mir, entre otras, obtuviesen el jugoso contrato, ni que en la consecución del mismo hubiese intervenido el rey emérito Juan Carlos I, tal y como ya advirtió públicamente en varias ocasiones el empresario Díaz Barreiros. Eso no quiere decir que no hubiese otros intermediarios en este negocio, de ahí la reclamación del propio empresario gallego.

Hay que recordar también que Jesús Díaz Barreiros fue detenido por orden de la jueza instructora del Caso Puertos de Baleares en diciembre de 2020. De momento Díaz está citado como testigo dentro de la trama. Actualmente el secreto de sumario impide conocer exactamente el alcance o las obras que pudo realizar Copasa en Baleares durante la época de Díaz como delegado de la constructora.

Sí se conoce, porque es público y notorio, que Díaz creó la empresa “Concesionaria Es Mollet” para acudir a la licitación de un concurso público de obra en suelo portuario de Baleares. Su propuesta, denominada “hotel Boutique Es Mollet”, obtuvo la mejor valoración, y a pesar de ello no le fue adjudicado el proyecto, ahora paralizado por la investigación del Caso Puertos.

Actualmente el empresario gallego ha podido retomar sus actividades empresariales y posee negocios en República Dominicana, Jamaica y Arabia Saudí, donde posee una oficina de negocios en la ciudad de Jeddah. Mientras tanto, Díaz espera que la Justicia le dé la razón en su reclamación de cantidad.

COMPARTIR: