19 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ingresa en la prisión de Pamplona tras declararse único culpable del asesinato de tres de los miembros de los Jiménez Echevarría

La reyerta entre clanes gitanos por un lío de familia en el crimen de Cáseda acaba con el patriarca de los Jiménez Jiménez en la cárcel

Juan Carlos Jiménez el patriarca del clan de los "Jiménez Jiménez", presunto autor del triple crimen de Cáseda (Navarra) ha ingresado en la prisión de Pamplona. El juzgado de instrucción nº 2 de Aoiz ha decretado para sus dos hijos, también cómplices, libertad provisional, con la obligación de comparecer 15 días en el juzgado.

Juan Carlos, el padre de la familia gitana Jiménez Jimenez, presunto autor de la muerte de tres miembros de la famila Jiménez Echeverría en Cáseda, ingresó en la prisión de Pamplona, la misma en la que estuvieron los miembros de La Manada, de manera provisional, por decisión del titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Aoiz (Navarra). En el auto, el juez justifica el ingreso en prisión del padre por tratarse de una actuación que podría ser constitutiva de un delito de homicidio o asesinato en cualquiera de sus modalidades.

Este mismo juez decretó libertad provisional para los dos hijos del detenido, pero con la obligación de comparecer ante el juzgado cada 15 días. Lo único que se desconoce aun es el momento y el lugar donde los jóvenes van a ser puestos en libertad debido a que se quiere preservar su seguridad y todos los miembros de su clan, los Jiménez Jiménez, incluida la hija del presunto asesino, esposa de un hijo y hermano de los fallecidos, huyeron de sus hogares para evitar represalias.

Patrullas de intervención de la Policía Foral controlan desde el martes tanto las cercanías de Cáseda, lugar de residencia de los fallecidos, como Muniain de la Solana, donde vive la familia del principal encausado para evitar incidentes.

Una pelea entre familias

El martes 19 de septiembre, una disputa entre familias de etnia gitana terminó con la muerte de tres personas por disparos de una escopeta, el padre y los dos hijos de los Jiménez Echeverría a manos del padre de los Jiménez Jiménez.

La reyerta fue originada, presuntamente, porque la hija de los Jiménez Jiménez, Amparo, de 19 años, fue echada de casa por su marido de 21 con el que tiene una hija, Julio, uno de los hijos de los Jiménez Echeverría.

Según el auto, el cual decreta el ingreso en prisión del padre, el juez argumenta que al acusado "se le relaciona directamente por testigos presenciales de los hechos e incluso por él mismo mediante manifestación espontánea tras ser detenido, como el responsable de haber dado muerte mediante cuatro disparos de escopeta a los tres fallecidos".

Sobre el padre, el juez subrayó que "a pesar de carecer de antecedentes penales, indiciariamente es responsable, bien por sí o con la colaboración de sus hijos, de dar una muerte violenta a los tres fallecidos utilizando un arma de fuego de su titularidad hasta en cuatro ocasiones".

El tiroteo se produjo, agrega el auto, tras haber mantenido una discusión "acalorada" y "un intercambio de golpes" entre los padres de ambas familias a raíz de la separación y posterior reconciliación de la hija del acusado con el hijo de una de las víctimas. Los fallecidos fueron abatidos en la calle Nueva de la localidad de Cáseda, mientras que los autores del asesinato huyeron del municipio en un Seat Ibiza, que fue interceptado por agentes de la Policía Foral cerca de San Martín de Unx.

El detenido puede fugarse

El Ministerio Público tenía una visión de ‘’evidente riesgo de fuga’’, algo que finalmente ha compartido y ratificado el juez. Además, el magistrado consideró que "en caso de quedar en libertad, podría tratar de arremeter de nuevo" contra la familia de los fallecidos.

El juez quiso añadir a esta parte que el riesgo de fuga es más que probable porque cuando cometió el crimen, ‘’ya salió huyendo y tan sólo al ser interceptado por la Policía Foral fue cuando depuso su actitud de escapar".

COMPARTIR: