08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La pena instaurada en 2015 ha sido solicitada mayoritariamente por las acusaciones particulares y no por las Fiscalías

La Prisión Permanente Revisable se aplica en seis de cada diez casos juzgados

Algunos de los condenados a Prisión Permanente Revisable en España.
Algunos de los condenados a Prisión Permanente Revisable en España.
El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) hizo público el balance de la aplicación de la Prisión Permanente Revisable (PPR) desde que se introdujo en el Código Penal en el año 2015. Esta pena ha sido solicitada 17 veces, de ellas, diez han aceptado la petición de la acusación, es decir, la PPR se aplicó en el 58,8 por ciento de los casos.

Según expone el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder judicial; la primera sentencia se publicó en el año 2017; cuatro en el año 2018; y las condenas restantes corresponden al 2019.

Los condenados a la pena de prisión permanente revisable en las diez sentencias analizadas son diez hombres; de las 16 víctimas asesinadas en total, 10 eran mujeres (62,5 por ciento), cinco de ellas niñas; y 6 eran varones, entre ellos dos niños. El número de menores asesinados (7) representa el 43,8 por ciento del total.

Según el CGPJ “en todos los casos, el tribunal apreció la existencia de alevosía en la comisión del delito y aplicó la agravante de parentesco entre la víctima y el condenado”. En dos de los casos se utilizó en género como agravante y en la mitad también hubo condena por, al menos, otro delito, mayoritariamente el abuso o agresión sexual.

Entre los condenados están Francisco Salvador García, acusado de violar y degollar en Huércal de Almería a su excompañera sentimental, Pablo Catalán, hombre de 46 años, violó y asesinó a una mujer que se encontraba inconsciente en su casa de la localidad barcelonesa de Castellar del Vallès, David Oubel, el parricida de Moaña y Sergio Díaz, que mató al abuelo de su exnovia por despecho.

Como había advertido la fiscalía en la Memoria del 2018, los tiempos de respuesta de los tribunales han ido en aumento. El texto del CGPJ recoge que en los casos de 2017 fueron necesarios 745 días para dictar sentencia; en 2018 los tiempos llegaron a 780 días; y de 844, para emitir sentencias en 2019.

No obstante, hay otros 7 casos en los que la prisión permanente revisable no fue decretada, aun siendo solicitada por las partes. El primero de estos casos ocurrió en 2016, cuando la acusación particular la solicitó; otras dos en 2017, también solicitadas por la acusación particular; tres más en 2018, solicitadas por fiscalía; y la última en 2019, solicitada por la acusación particular.

David Oubel fue el primer condenado a p.p.r., después de asesinar a sus dos hijas.

En estos siete casos resultaron condenados 10 hombres. Las víctimas fueron 6, cuatro hombres y dos mujeres.

Tribunales superiores

La polémica condena de Prisión Permanente Revisable ha sido aplicada progresivamente por distintos tribunales. No solo han intervenido los de primera instancia, en varios casos se detecta esta condena en tribunales superiores. En 2018, por ejemplo, los Tribunales Superiores del País Vasco y Canarias, dictaron dos sentencias con esta pena. En 2019, el TSJ de Galicia modificó una sentencia para incluir la PPR en la condena.

En 2019, hay una única sentencia del Tribunal Supremo relacionada con un procedimiento en el que se impuso al acusado la pena de prisión permanente revisable. La Sala Segunda revocó la sentencia del TSJ de Canarias (que había sido confirmatoria) y fijó la pena en 24 años de prisión.

La pena de prisión permanente revisable está prevista en el artículo 140 del Código Penal para los asesinatos en los que la víctima sea menor de 16 años o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad; cuando el asesinato sea subsiguiente a un delito contra la libertad sexual cometido por el autor sobre la víctima; cuando el autor del crimen pertenezca a un grupo u organización criminal; y cuando el reo de asesinato haya sido condenado por la muerte de más de dos personas.

COMPARTIR: