23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Óscar, amigo de la joven vallisoletana, permanece inmutable en sus múltiples declaraciones ante la Guardia Civil tanto de testigo como de investigado

El principal sospechoso de la muerte de Esther López lo niega todo: “Ni lavé el coche ni su teléfono estuvo en mi casa”

El Cierre Digital en
/ Esther López.
Óscar, el principal sospechoso de la muerte de Esther López desaparecida el pasado 13 de enero en Traspinedo (Valladolid) sigue manteniéndose tranquilo e inmutable ante los investigadores de la Guardia Civil que le han tomado declaración como testigo e investigado en varias ocasiones. Asegura Oscar que es imposible que el teléfono de su amiga fallecida posicionara en su domicilio después de que ambos se despidieran. “Ni lavé el coche ni su teléfono estuvo en mi casa”, señala.

Óscar, actualmente el principal sospechoso de la muerte de Esther López, se mantiene tranquilo y niega los indicios por los que el próximo lunes comparecerá por primera vez ante la jueza. Calificado como investigado por los guardias desde las primeras semanas del caso, junto a los otros dos amigos de Esther, Carolo y Ramón “el manitas”, Óscar se ha convertido en el principal sospechoso por los informes de telefonía de los especialistas de la Guardia Civil, por los análisis de ADN que detectaron restos de Esther en el interior del maletero del coche del sospechoso, por las declaraciones de su amigo Carolo y por sus propias contradicciones.

En los primeros pasos de la investigación, los guardias llegaron a detener a Ramón “el manitas” otro conocido de Esther porque había manifestado públicamente que habló con Esther cuando ya había desaparecido junto a su teléfono. Ramón, también había manifestado que planeaba un viaje a Cuba, y ante las sospechas y otros indicios de que tuviera algo que ver en la desaparición de Esther, terminó detenido durante cinco días y su casa registrada hasta el último milímetro sin resultado alguno hasta el momento. Así, Ramón fue perdiendo interés para los investigadores, aunque como ya adelantó elcierredigital.com sigue como investigado porque aún no se han acabado de analizar los cientos de muestras que se recogieron en su vivienda.

Las miradas de los investigadores se giraron entonces hacía Carolo y Óscar, los dos amigos y las dos últimas personas que vieron con vida a Esther. Volvían de tomar unas copas en el coche de Óscar, Carolo se bajó primero en su casa, y Óscar contó que poco después Esther también se bajó de su coche porque el quería ir a dormir y ella continuar de fiesta en Valladolid. Los dos también tienen la condición de investigados desde entonces. Carolo contradice a Óscar, porque declaró que Esther nunca habló de continuar de fiesta esa noche. Óscar apunta hacia Carolo, porque asegura que al bajarse del coche Esther le dijo que iría a buscar a Carolo para seguir la fiesta. 

Esther López.

Sin embargo, fue tras el hallazgo del cuerpo de Esther en una cuneta cercana a Traspinedo cuando los investigadores pusieron el acento en Óscar. La autopsia determinó que tenía heridas compatibles con un atropello y murió unas horas después. Un atropello con un coche alto, un todoterreno como el que tenía Óscar. La autopsia también cree posible que alguien moviera el cuerpo en las primeras horas de la muerte para alejarlo del verdadero lugar del atropello. La vivienda de Óscar está muy cerca, pero fueron los informes que han ido terminando los investigadores los que han ido colocando a Óscar como principal sospechoso.

Primero llegaron los informes de criminalística. Habían detectado ADN de Esther en el interior del maletero del coche de Óscar, pero ADN mezclado con el de Óscar y otra persona, y en tan poca cantidad que no pudieron determinar si era sangre, saliva u otra secreción, por lo que no era un hallazgo tan determinante como para descartar una transferencia casual y provocar la detención inmediata del sospechoso.

A continuación, llegó el informe de la centralita del vehículo de Óscar que revelaba los extraños movimientos que hizo el día 13, después de la desaparición de Esther. Varias idas y venidas entre su domicilio en Valladolid y la casa de sus padres en Traspinedo donde dijo que pasó la noche y la madrugada en que desapareció Esther.

Por último, llegó él, por ahora, último informe de telefonía más detallado. Según ese informe, la madrugada que desapareció Esther el teléfono de la víctima se localiza en la casa o alrededores contiguos a la casa de Óscar en horas posteriores a las 3:30 de la madrugada, hora en la que según el propio Óscar se bajó Esther de su coche y la perdió la vista. Este informe fue el que motivó el registro reciente de su domicilio, donde los perros de la Guardia Civil marcaron lo que parecían restos de sangre en varios lugares de la parcela y la vivienda, sin que hasta ahora se sepa el resultado de los análisis de esas muestras.

Y a pesar de que los expertos de la casa Volkswagen dictaminaron que, a pesar de una pequeña grieta en la parte frontal del coche de Óscar, el vehículo no parece haber sufrido ningún golpe ni protagonizado atropello alguno, la Guardia Civil sí que lo cree y se ha llevado varias piezas del frontal del coche a sus laboratorios de Madrid para intentar demostrar su teoría y rastrear al milímetro las piezas en busca de ADN de Esther.

El próximo lunes las acusaciones podrían pedir prisión para Óscar

El próximo lunes Óscar se la juega ante la juez del caso. La titular del juzgado número cinco de Valladolid ha levantado parcialmente el secreto de sumario tras la recepción de todos estos informes de los investigadores y toca interrogar a Óscar al respecto.

Óscar se mantiene tranquilo, inmutable, según su círculo más cercano. Niega haber atropellado a Esther, niega haber lavado su coche antes de que los guardias se lo requisaran para analizarlo por primera vez (se lo requisaron dos veces). Recuerda que las escamas de pintura azul que se encontraron en la ropa de Esther no concuerdan con la pintura de su vehículo.

Y niega la mayor, cree que es imposible que el teléfono de Esther pudiera estar localizado en su casa, horas después de que se bajara de su coche y la viera por última vez.

Óscar no será el único de los tres investigados en acudir a declarar ante la juez, pero si las cosas se tuercen para él, se podría ver ante una vista en la que las acusaciones pidieran prisión para él. Igualmente, la jueza podría no ver indicios sólidos de su presunta implicación y dejarle en libertad, pero desde elcierredigital.com hemos confirmado que Óscar es el principal y único sospechoso en estos momentos para la Guardia Civil, y es obvio que la jueza ha esperado a tener sobre su mesa los últimos informes que le apuntan para tomar la decisión de llamarle ante su presencia.

COMPARTIR: