05 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Alfonso Ruiz-Mateos Albarracín ha figurado hasta febrero de 2022 como administrador único de la empresa 'Bon Vivant' con dos locales en Madrid

Los nuevos negocios de los seis hermanos Ruiz-Mateos: Dos tiendas de alquiler de trajes a cargo de su primo

El Cierre Digital en Alfonso María Ruiz-Mateos Albarracín en su tienda Bon Vivant.
Alfonso María Ruiz-Mateos Albarracín en su tienda Bon Vivant.
Los negocios de los seis hijos varones de José María Ruiz-Mateos siguen de actualidad. Según ha podido conocer elcierredigital.com por fuentes del entorno de los Ruiz-Mateos, el primo de los hermanos, Alfonso Ruiz-Mateos, abrió un negocio de venta y alquiler de trajes presuntamente financiado por los hermanos Ruiz-Mateos. Alfonso Ruiz-Mateos dejó de ser administrador único del negocio Bon Vivant en febrero de este año, después de un año de actividad.

Casi doce años después del escándalo del holding Nueva Rumasa, y más de siete tras la muerte del patriarca, José María Ruiz-Mateos, el apellido de esta extensa familia sigue dando de qué hablar. Recientemente, la hija número 14 del empresario, Adela Montes de Oca, contaba en televisión su historia, ya adelantada por elcierredigital.com. Ahora, fuentes del entorno de los Ruiz-Mateos aseguran a este diario que los varones de la familia siguen “viviendo y montando un negocio con testaferros”.

Esta afirmación viene dada por la existencia de un negocio de venta y alquiler de trajes denominado Bon Vivant, que cuenta con dos tiendas en Madrid. Una ubicada en Chamartín y otra en el barrio de Salamanca. Según estas fuentes, las tiendas fueron abiertas por el primo de los hijos de José María Ruiz-Mateos, Alfonso Ruiz-Mateos Albarracín.

Sin embargo, estas mismas fuentes aseguran que “la realidad es que Álvaro Ruiz-Mateos Rivero y sus otros cinco hermanos pusieron el dinero y su primo Alfonso Ruiz-Mateos Albarracín trabaja en la tienda”. “Alfonso Ruiz Mateos Albarracín no tenía dinero para montar estas dos tiendas, él se dedicaba a vender perros desde su casa (Dogo o Gran Danés), pero aparecieron sus seis primos y le financiaron el negocio de las tiendas y le utilizaron como testaferro”, continúan explicando estas fuentes.

Álvaro, Pablo, Javier y José María Ruiz-Mateos Rivero junto a sus primos María, Nacho y Alfonso Ruiz-Mateos Albarracín.

Este negocio no sería el único que los hermanos Ruiz-Mateos estarían utilizando para “lavar el dinero”, según fuentes del entorno de los Ruiz-Mateos. Tal y como afirman, “Álvaro Ruiz-Mateos Rivero es empleado de dos tiendas y cobraría un sueldo. En realidad, es otra tapadera para seguir lavando el dinero que los seis hermanos robaron de la bancarrota fraudulenta y de la emisión de pagarés por la quiebra de Nueva Rumasa donde estafaron a más de 4.100 inversores utilizando el nombre de su padre, el empresario José María Ruiz-Mateos. Hay que recordar que la bancarrota fraudulenta fue por más de 2.150 millones de euros”.

Bon Vivant, la empresa del primo de los Ruiz-Mateos

Elcierredigital.com ha analizado en profundidad la página web del negocio Bon Vivant, que carece de una de las secciones más comunes, la de quiénes somos. El apellido Ruiz-Mateos no aparece por ningún lado en la página, que se limita a ofrecer sus servicios e indicar dónde se les puede encontrar.

Sin embargo, en el Registro Mercantil de Madrid sí que aparecía Alfonso María Ruiz-Mateos Albarracín como administrador único de la sociedad, desde el 14 de mayo de 2021, fecha en la que se constituyó la empresa que aparece registrada con el nombre Chaques Bon Vivant Global SL.

No obstante, el 11 de febrero de 2022, se produjo un cambio en la empresa. Según consta en el Registro Mercantil, Alfonso María Ruiz-Mateos Albarracín dejó de ser administrador único este mismo día, pasando a sustituirle Enrique Ramos Guitart.

Uno de los locales de Bon Vivant.

Con un capital social inicial de 3.000 euros —que, según nuestras fuentes, habría sido aportado por los hermanos Ruiz-Mateos—, la empresa comenzó su actividad un mes antes, el 9 de abril de 2021. Esta se describía como “alquiler y compraventa de efectos personales y artículos de uso doméstico, especialmente de índole textil”.

Los líos de Nueva Rumasa

Ruiz-Mateos y sus hijos fueron imputados por la Audiencia Nacional por Nueva Rumasa, tras emitir pagarés de esta nueva empresa, una operación que afectó a los ahorros de unas 4.500 familias que confiaron en la gestión de los Ruiz-Mateos. Con su fallecimiento se extinguió la responsabilidad penal del patriarca familiar pero no de sus hijos, que están imputados en la Audiencia Nacional por estafa, insolvencia punible y fraude.

Todo comenzó con la expropiación de Rumasa en 1983. Entonces Ruiz-Mateos quiso repetir la aventura empresarial con un nuevo holding que constituyó en 1990 bajo la denominación de Nueva Rumasa. Una intrincada red societaria con estructuras escondidas en paraísos fiscales que está siendo investigada por la Audiencia Nacional. Entre 2009 y 2010, Nueva Rumasa realizó varias emisiones de pagarés por parte de empresas del grupo que prometían intereses de hasta el 12%. Con ellas obtuvo unos 300 millones de euros de 4.500 inversores.

Aquello fue denunciado como un fraude piramidal y la Audiencia Nacional imputó a los Ruiz-Mateos. Nueva Rumasa se había hecho con el control de empresas de alimentación tan conocidas como Clesa, Dhul, Elgorriaga, Trapa, Quesería Menorquina, Garvey o Carcesa, pero Ruiz-Mateos acabó yendo al preconcurso de acreedores y vendiendo la mayoría de las empresas en 2011 por una cantidad ridícula a una sociedad detrás de la cual estaba Ángel de Cabo, condenado por el vaciamiento patrimonial de Viajes Marsans en connivencia con Gerardo Díaz Ferrán.

Las empresas donde guardan el dinero los hermanos Ruiz-Mateos

El 17 de febrero de 2011 José María Ruiz Mateos padre convocó una rueda de prensa acompañado de sus seis hijos para hacer pública la solicitud de concurso de acreedores para diez de sus mayores compañías, entre las que se encontraban Clesa, Dhul, Trapa, Hotasa, Elgorriaga, Garvey, Hibramer, Carcesa e incluso el club de fútbol Rayo Vallecano.

El 2 de junio de 2011 la Fiscalía Anticorrupción presentaba una querella por estafa o apropiación indebida en la Audiencia Nacional contra José María Ruiz Mateos, su esposa Teresa Rivero, sus seis hijos y un sobrino de estos por haber vendido pagarés por valor de más de 90 millones de euros a más de 1.000 inversores.

El padre y los seis hermanos Ruiz-Mateos.

Desde entonces la Justicia —en concreto, la Audiencia Nacional— continúa buscando dónde está invertido ese dinero, aunque según la Fiscalía la mayor parte está invertida a través de testaferros. La central de los negocios de los hijos de Ruiz-Mateos siempre ha estado en Aravaca, en el número 23 de la calle Aguarón. También han domiciliado en el pasado algunas de sus empresas en la calle Fuente del Rey, donde vive José María Ruiz-Mateos junior. Cinco de los hijos Ruiz-Mateos viven en casas valoradas en millones de euros a excepción de Alfonso que reside en Guadalmina, en una casa frente al campo de golf y a pocos metros de la playa.

En la calle Aguarón 23, de Aravaca, coinciden en las oficinas con los hermanos Joaquín y Francisco Capel Alcaraz, que domiciliaron la empresa de restauración Best Meals, S.L. A su vez, los hermanos Capel son propietarios del Grupo All 4 Food, con el que han montado varios negocios y locales en Madrid de restauración especializada en comida a la brasa: Steak Burger Fuencarral S.L., Steak Burguer Luchana S.L., Oven Fuencarral, S.L. y Steak Burger Atocha, S.L.

Hay que recordar que José María junior recuperó su casa embargada por un millón de euros gracias a su cuñado Joaquin Bohórquez, casado con Patricia Ruiz Mateos. La operación de compra se hizo con una sociedad que entonces estaba en números rojos. La empresa de Bohórquez, Tapatana, a través de la que se adquirió la casa de José María Ruiz-Mateos hijo, presentaba en 2018 unas pérdidas de 23.204,29 euros. Mientras tanto, han pasado ya once años del fiasco de Nueva Rumasa y la instrucción parece alargarse en el tiempo.

Elcierredigital.com ha informado asiduamente sobre las novedades referentes a la familia Ruiz-Mateos. Estas empresas son solo algunas en las que los Ruiz-Mateos guardan presuntamente el dinero y que se complementan con otras tales como emisoras de radio, bodegas y las citadas empresas de restauración. Ahora, informamos sobre la empresa que estuvo administrada por su primo, Alfonso Ruiz-Mateos Albarracín, y que presuntamente fue financiada por los hermanos Ruiz-Mateos.

COMPARTIR: