07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Asociación de Vecinos Bandama-Tafira Alta de las Palmas de Gran Canaria lleva ante la justicia la situación de menores que llegan en pateras

Las publicaciones de El Cierre Digital sobre los menas en Canarias, base de una denuncia ante la Fiscalía

Exclusiva
/ Algunas de las publicaciones de El Cierre Digital.
La Asociación de Vecinos Bandama-Tafira Alta, de las Palmas de Gran Canaria, recoge 2.000 firmas de ciudadanos de diferentes municipios canarios en una denuncia presentada ante la Fiscalía de Menores sobre las condiciones en que viven los menas llegados en pateras a la isla. Alegan ‘consumo de estupefacientes y alcohol’ por parte de los menores además de hechos delictivos, que crean inseguridad ciudadana. Los vecinos se basan en las publicaciones de El Cierre Digital sobre inmigración irregular.

La ‘Asociación de Vecinos Bandama-Tafira Alta’ de las Palmas de Gran Canaria ha logrado recoger hasta 2.000 firmas de ciudadanos de diferentes municipios de la isla –en base a "la inacción del Gobierno de Canarias"– para presentar junto a una denuncia remitida este 24 de mayo ante la Fiscalía de Menores.

La denuncia está relacionada con "la situación de desamparo y peligro contra la integridad que sufren los menores extranjeros no acompañados (MENAS), llegados en pateras a la isla, debido a la falta de control de las ONGs que deberían de velar por su bienestar". Pero también, manifiestan "el consumo de estupefacientes y alcohol por parte de los menas, diversos hechos delictivos cometidos por estos menores acogidos e inseguridad ciudadana", según avanzan en exclusiva a elcierredigital.com.

En una conversación telefónica con elcierredigital.comEsther Blanco –miembro de la directiva de esta plataforma vecinal– expresa que "en la denuncia presentada ante la Fiscalía de Menores han aportado todos los reportajes de investigación respecto a inmigración irregular publicados por elcierredigital.com para poder acreditar la veracidad de los hechos relatados, así como diferentes atestados instruidos por la Policía Nacional de la Comisaría de Las Palmas de Gran Canaria sobre delitos en los que han participado menas –como el asalto a un menor de 14 años– y documentos gráficos en los que se registran actos violentos sufridos por los vecinos de la zona".

En este documento se hace constar –tal como relata esta asociación– que "muchos de los contratos concedidos a las ONGs no cumplen los requisitos legales para las concesiones administrativas y falta control de los menores por parte del personal contratado, además de las consecuencias humanitarias, sociales y económicas para las Islas Canarias".

Presupuesto de la ONG Quorum Social 77, que gestiona el Centro La Fortaleza.

En concreto, esta plataforma de vecinos afectados apunta a la responsabilidad de las tres entidades de acogida de menas sobre los hechos conflictivos denunciados. Se refieren al Centro Roque IV –gestionado por la Fundación SAMU–, Centro de ACORÁN –administrado por la Fundación Respuesta Social Siglo XXI– y Centro La Fortaleza –bajo la dirección de la Asociación Quorum Social 77–.

Denuncian el 'mutismo' de las instituciones

Los vecinos subrayan, entre otras irregularidades, "la falta de condiciones urbanísticas que pesan sobre el Centro La Fortaleza –antiguo restaurante–, que no reúne los requisitos urbanísticos para alojar a los menores". Además, ponen de manifiesto "el incidente de un reciente incendio, que puso en peligro la integridad física de los menores". Esta asociación hace hincapié en "el mutismo sobre esta entidad gestora, tanto por parte de sus empleados como por el lado de las instituciones públicas, el Gobierno de Canarias, la Consejería de Derechos Sociales y la Subdelegación del Gobierno de Las Palmas de Gran Canaria".

Incidente del incendio en Tafira.

En el cuerpo de la denuncia también se hace mención a "la situación de los menores que ni el Gobierno de España ni el Gobierno de Marruecos parecen interesados en arreglar".

De hecho, ante este incendio, la Subdelegación del Gobierno de Las Palmas "incrementó la vigilancia en esta zona, pero fue solo una medida temporal que no ha solucionado los problemas existentes, un parche para una situación puntual sin llegar al fondo del problema", matizan.

'Condiciones infrahumanas para los menores'

"El verdadero conflicto son las condiciones infrahumanas en las que se encuentran los menores en muchos centros de acogida. Se detectan irregularidades en la omisión de la supervigilia e incumplimiento en la defensa de los menas, pues se observa la inexistencia de medidas de escolarización obligatoria, falta de actividades para su desarrollo educativo e integración en la sociedad, ausencia de disciplina horaria y falta de control en el consumo de estupefacientes y alcohol. Incluso, se podría identificar a quienes proveen de este tipo de sustancias a los menores, para poder notificarlo a esta autoridad", aclara este colectivo ante elcierredigital.com.

No obstante, Blanco también hace alusión al "suministro de bienes de uso personal y a la situación general de los menores en los centros, con ropa poco adecuada y vieja que se suma a la declaración de menores indicando los malos tratos recibidos en los centros, palizas y malnutrición".

Coche abierto de un vecino de Tafira.

"Muchos menores manifiestan que quieren volver a su país de origen con sus familias, voces que son ignoradas por el Gobierno español y el Gobierno marroquí, que dan sensación de coacción hacia los menores y les lleva a rebelarse contra las instituciones y contra los vecinos con reacciones violentas, fomentando la inseguridad ciudadana y alterando la pacífica convivencia", argumentan.

"No se respeta su derecho a vivir en condiciones de bienestar y de sano desarrollo,  se refugian en lugares ruinosos e insalubres, cometen delitos al no tener figuras institucionales que les pongan límites, un hecho que influye en su salud física y mental".

Lugar donde duermen algunos menas.

"Esta situación de absoluto desamparo empuja a los menas a una vida oscura, pero también pone en peligro el bienestar de los menores lugareños, que son el principal objetivo de estos grupos de menas. La intimidación, la violencia y el abuso son pautas cotidianas ejercidas por los menas que asaltan a los niños de la zona, tal como consta en diferentes denuncias. Por lo que denunciamos que el Gobierno de Canarias, tutor de los menas, no cumple con sus deberes de velar por estos menores en situación irregular", apostillan desde este colectivo.

COMPARTIR: