22 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La información sustraída en lo que llevamos de año duplica ya el total lo obtenido en 2017

El robo de datos a Google y Facebook hace temer que se disparen los ciberataques en las próximas semanas

Los datos robados podrían ser usados de forma masiva para averiguar claves de correo electrónico, datos bancarios o acceder a tiendas online entre muchas otras posibilidades

Google y Facebook, dos de las mayores empresas de Internet se han visto obligados a reconocer la existencia de dos brechas de seguridad por las que cibercriminales han podido sustraer millones de datos. En Google, un fallo en su software habría permitido el robo de datos de su red social Google+. En el caso de Facebook, los hackers se aprovecharon de una debilidad en el código introducida en julio de 2017 en una nueva funcionalidad de vídeo para hacerse con las llaves (token) de 50 millones de cuentas.

Estos robos suponen una parte de los 4.500 millones de registros de datos comprometidos como consecuencias de problemas de seguridad, más del doble que los contabilizados en todo 2017.

Malos hábitos del usuario que agravan la situación

El principal problema de estos robos es que en muchas situaciones los hackers tienen gran facilidad para hacer uso de la información robada. Por ejemplo, dejamos trazabilidad de tiendas online o entidades financieras en las que trabajamos, pero no es el único fallo. El más grave es que usamos la misma contraseña para acceder a todos o la mayoría de los servicios, por lo que, accediendo los ciberdenlincuentes a una clave, se da la “llave” para entrar en otros de mayor importancia como pueden ser los datos financieros.

Los expertos temen que esta filtración masiva de datos pueda generar una nueva oleada de ciberataques a nivel global, como campañas de suplantación de identidad (phishing) o secuestro de datos (ransomware) mucho más personalizadas, al basarse en estos datos, y, por lo tanto, más efectivas al poder engañar con más facilidad a los usuarios.

COMPARTIR: