06 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Actualmente, Estados Unidos vincula a la primera y a la ultima esposa del líder del cártel de Guadalajara en operaciones de narcotráfico

Los grandes amores del mexicano Rafael Caro Quintero, conocido como 'El Narco de Narcos'

Caro Quintero
Caro Quintero "El Narco de Narcos"
En la vida de Caro Quintero, conocido como "El Narco de Narcos", hubieron tres grandes amores. Su primera mujer fue María Elizabeth Elenes Lerma, quien ser convertiría en la madre de sus hijos y socia en muchos de sus negocios, incluidos aquellos que no tenían que ver con tráfico de drogas. A lo largo de su vida conocería a Sara Cosío, quien cometería el error fatal que lo envió a la cárcel. Una vez cumpliendo condena conocería a la que sería su última pareja, la reina de belleza Diana Espinoza.

Rafael Caro Quintero es el fundador del temido Cártel de Guadalajara y uno de los narcotraficantes más famosos en la historia de México. Sus operaciones criminales a lo largo del continente americano y su sangre fría a la hora de ejecutar a aquellos que se interponían en su camino lograron que pasase a la historia con el pseudónimo de “El Narco de Narcos" y su historia fuera retratada por la serie de la plataforma Netflix: 'Narcos de México'

Sus acciones atrajeron la mirada de las autoridades, entre ellas la Agencia Antidroga Estadounidense (DEA) que inició una venganza personal en contra de Quintero por las ejecuciones de dos agentes infiltrados en el Cártel de Guadalajara: Enrique Camarena y Alfredo Zavala.

Rafael Caro Quintero "El Narco de Narcos"

A lo largo de su vida Quintero tuvo varios amores. Entre ellos se encontraba Sara Cosío, la sobrina de Guillermo Cosío Vidaurri, el hombre que llegó a ser Gobernador del Estado mexicano de Jalisco desde 1989, año en el que Quintero sería sentenciado por primera vez, hasta 1992.

Fue precisamente su relación con Sara Cosío la causa de su captura. Cosío realizó una llamada a sus familiares en México mientras se encontraba a la fuga con el narcotraficante en Costa Rica, sin saber que las líneas telefónicas estaban pinchadas por las autoridades. Fue entonces cuando las Fuerzas de Seguridad que seguían sus pasos lograron darle caza.

A día de hoy, Sara Cosío trata de mantenerse al margen de la vida pública debido a sus vínculos con el narcotraficante que ahora se encuentra, presuntamente, trabajando para el Cártel de los Soles que estaría cercano, según la DEA americana, al presidente de Venezuela, Nicolas Maduro, y bajo la protección del Cártel de Sinaloa. Con una recompensa de 20 millones de dólares sobre su cabeza. Sin embargo, no solo la sobrina del exgobernador de Jalisco destaca entre las relaciones pasadas del “Narco de Narcos”. Antes de Cosío, el corazón del narcotraficante pertenecía a la madre de sus hijos: María Elizabeth Elenes Lerma.

El primer amor

María Elizabeth Elenes nació en el Estado mexicano de Sinaloa y de su vida se sabe muy poco. Actualmente es buscada por el Gobierno de Estados Unidos por ser una de las principales socias de Caro Quintero en su red financiera. De esto también se acusa a sus hijos: Héctor Rafael, Roxana Elizabeth, Henoch Emilio y Mario Yibran.

La ex mujer de Caro Quintero ha sido más cuidadosa que quien fuera su marido. No se conocen muchos detalles de su vida y actualmente la mayoría de sus actividades son un misterio. De ella solo circulan dos fotos en internet, y una de ellas no es clara. Se sospecha que la mujer que aparece con Quintero en la foto es María Elizabeth, pero nada ha sido confirmado oficialmente.

La única foto que hay de María Elizabeth Elenes

En junio de 2013 un documento publicado por la Agencia Antidroga Estadounidense (DEA) vinculó a Elenes y a sus hijos a algunas de las propiedades y compañías del famoso “Narco de Narcos” en la ciudad mexicana de Guadalajara. Las propiedades y empresas nombrados en el documento eran: ECA Energéticos, S.A., una compañía de estaciones de servicio; El Baño de María, SRL., una empresa dedicada a productos de baño y cosmética; Pronto Shoes S.A. y la Hacienda Las Limas, S.A., esta útima se trataría de centro de spa cuya titularidad compartíría con su única fémina, Roxana.

Pese a las indagaciones de la DEA, todo parece apuntar a que María Elizabeth mantendría un perfil bajo, para así evitar a la justicia estadounidense. Algunas de las propiedades como la Hacienda Las Limas y El Baño de María ya han sido cerradas, con lo cual es de esperar que Elenes poco a poco se aleje del nombre de su exmarido y el único vínculo que comparta en el futuro con el “Narco de Narcos” sean sus cuatro hijos en común.

La reina de belleza

La más reciente amante de Caro Quintero de la que se tiene conocimiento público es Diana Espinoza. Según diversas fuentes, la que sería reina de belleza dentro de Jalisco fue condenada en 2008 por delitos de narcotráfico junto a su pareja en ese momento. A finales de octubre de 2010 fue coronada reina de belleza de la cárcel de Puente Grande, en el Estado mexicano de Jalisco. El concurso fue retransmitido por televisión y fue la primera vez que el 'Narco de Narcos' vió a la que se convirtió después en su esposa.

Fue la periodista mexicana Anabel Hernández quien se encargó de descubrir como el “Narco de Narcos” y la reina de belleza, entonces presidiaria, establecieron contacto. En una entrevista en 2016 explicó que se habían conocido en la mencionada prisión a través de una presentadora de televisión de un programa musical que se encargaba de llevar grupos musicales a tocar a las cárceles mexicanas.

En la misma entrevista a Diana Espinoza se le hizo una pregunta que dejó a muchos asombrados por su respuesta. A la reina de belleza se le preguntó quién era Caro Quintero, el hombre al que la DEA dio caza por tortura y asesinato de uno de sus agentes, a lo que ella respondió de manera contundente:

“Para mi Rafael Caro Quintero es un caballero. Es un señor…educado. Ha trabajado mucho con ello. Ha trabajado para educarse, para ser un ser humano con principios, para…para formarse mejor. Para encontrarse con su familia, diferente”.

Diana Espinoza, la última conquista de Caro Quintero.

Espinoza salió de prisión en 2011 y siguió visitando a Quintero en su prisión, donde empezaron a hacer planes para formar una familia a la salida de este. Quintero fue liberado por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito en Jalisco, alegando que la condena no fue válida por haber sido juzgado por un Tribunal Federal en lugar de uno estatal, ya que las víctimas no habían sido miembros oficiales del consulado estadounidense ni eran funcionarios diplomáticos. Aun así, Quintero ya había cumplido su condena por narcotráfico.

El 11 de mayo de 2016, EEUU la vinculó a las operaciones de movimiento de dinero B de su marido, una acusación de la cual se actualmemte todavía se defiende. Como consecuencia, el Gobierno estadounidense ordenó congelar cualquier activo financiero que Espinoza tuviese en el país norteamericano y emitió una orden de prohibición que sancionaba a cualquier ciudadano estadounidense que entablara relaciones comerciales con ella.

Diana Espinoza ha negado cualquier vínculo con las operaciones de su marido y explica que se dedica a ser ama de casa mientras vive con una ayuda mensual de su suegra de 30.000 pesos, equivalentes a 1.155 euros. No obstante, desde el año 2017 se encuentra en trámites para registrar el nombre de su marido como una marca de negocio.

COMPARTIR: