14 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL DETENIDO GASPAR RIVERA HA DECLARADO ANTE LA JUEZA QUE ANTONIO CABA, SOSPECHOSO DE AMBOS CASOS, LE PIDIÓ AYUDA PARA DESHACERSE DEL CADÁVER DE JUAN

Las claves del crimen de Juan Miguel Isla que podrían resolver el caso del desaparecido González Borrajo

Jesús María González Borrajo, Juan Miguel Isla Fernández y el detenido Antonio Caba. La UCO registrando el pozo en cuestión.
Jesús María González Borrajo, Juan Miguel Isla Fernández y el detenido Antonio Caba. La UCO registrando el pozo en cuestión.
Juan Miguel Isla desapareció el pasado 22 de julio de 2022. Isla se había desplazado desde San Juan, Alicante, donde reside junto a su familia, hasta Manzanares para hacer unas gestiones de unas fincas con Antonio Caba. El pasado 14 de marzo se encontraron los restos humanos de Juan Miguel Isla en una finca en Valdepeñas que pertenecía a Antonio Caba, que confesó no ser "el autor material del crimen". Gaspar Rivera, el segundo detenido, declaró que fue Antonio quien asesinó a Isla.

Este 16 de marzo, el análisis biológico de los huellos hallados en el pozo de la finca de Antonio Caba en Valdepeñas, confirmaba que pertenecían al desaparecido Juan Miguel Isla Fernández. El pasado miércoles se decretó prisión provisional comunicada y sin fianza para Gaspar Rivera, acusado de un presunto delito de homicidio o asesinato tras confesar su participación en el crimen. El segundo detenido, Antonio Caba, actualmente se encuentra bajo custodia de la Guardia Civil.

Tras estos hallazgos por parte de la Guardia Civil, Gaspar Rivera solicitó declarar durante la tarde del 15 de marzo ante la jueza instructora para dar detalles sobre lo ocurrido el 22 de julio de 2022. En sus declaraciones, Gaspar ha acusado a Antonio Caba, amigo suyo, de asesinar a Juan Miguel Isla, explicando que tras acabar con la vida de Isla le pidió ayuda para trasladar el cadáver hasta el pozo en el que fue encontrado. Según narra Gaspar, se subió "a un Renault Clio de Isla y lo llevó hasta un descampado en Albacete", lugar donde fue encontrado el vehículo en enero. 

En la tarde del 16 de marzo la Guardia Civil registró el domicilio de Gaspar. Además, también registraron un domicilio y una finca en Manzanares. Está previsto que el 17 de marzo Antonio Caba pase a disposición judicial. Además, de la investigación ha trascendido que podría haber un tercer implicado en los hechos. Ahora los investigadores de la UCO tratan de conocer el móvil del crimen y la forma en que murió Juan Miguel Isla.

Gracias a la triangulación del teléfono móvil de Isla, los investigadores de la UCO han reconstruido sus últimos pasos. Salió de Alicante alrededor de las 16.00 horas del 21 de julio, sobre las 22.30 horas llegó a su finca La Torre en el Paraje el Hondo. A las ocho de la mañana del 22 de julio había quedado con Antonio Caba, salió de su finca sobre las 07.25 horas y finalmente una cámara grabó la última imagen de Juan Miguel Isla con vida, que se encontraba junto Antonio Caba en el mercadillo de Manzanares. Su mujer le mandó varios mensajes que nunca llegó a leer. 

Los negocios de Antonio Caba con los desaparecidos


Tras los hallazgos del pasado 14 de marzo en el marco de la investigación sobre la desaparición de Juan Miguel Isla Fernández, se está analizando la vinculación de los detenidos con la desaparición de Jesús María González Borrajo. Antonio Caba actuó como mediador en los negocios de Isla y Borrajo. Con ambos actuó como una especie de comisionista que percibía ciertas cantidades económicas por la compraventa y las gestiones. En el caso de Isla, Antonio era el intermediario entre Juan Miguel y un señor muy conocido, que le iba a pagar 50.000 euros en metálico debido a una deuda. Antonio fue el último en ver a Isla con vida.  

Respecto a Jesús González Borrajo, se le perdió la pista el 19 de junio de 2019 tras haber vendido dos vehículos de alta gama, marca Mercedes, por 28.000 euros en total y quería cobrar una deuda de 24.000 euros. En esta cita, Antonio Caba hizo de intermediario y tras cerrar el negocio, ni Jesús ni su teléfono volvieron a dar señales de vida. Al día siguiente de su desaparición, Borrajo debía tomar un vuelo de negocios rumbo a Paraguay, pero nunca llegó a embarcar en el avión.

Actualmente se esta investigando la relación de Antonio con el caso de un hombre que cayó misteriosamente en un pozo hace casi una década, que fue considerado un suicidio. Antonio tenía relación con esta persona y también fue el intermediario de una transacción económica de este fallecido. Todos los casos siguen el mismo patrón: una transacción comercial de una cantidad considerable donde media un intermediario y, posteriormente, los receptores del dinero desaparecen. Cabe remarcar que los tres individuos eran de Manzanares, Ciudad Real.

El Corredor se codeaba con gente influyente


Antonio Caba, conocido como 'el Corredor', tenía una inmobiliaria y estaba sufriendo ciertos problemas, por lo que económicamente estaba en mala situación. El otro detenido se dedicaba también al sector inmobiliario en la localidad de Daimiel. Fuentes cercanas al caso explican a Elcierredigital.com que "Antonio se arruinó por malos vicios, además el segundo detenido tuvo en su día una inmobiliaria". 

También era un hombre de negocios con gran influencia en Manzanares que se dedicaba a la compraventa de terrenos rurales. Caba se codeaba con empresarios y políticos de Manzanares, además, fue miembro de la Ejecutiva del Partido Popular en Manzanares en 2017 junto a Rebeca Sánchez Maroto y tenía relación con los mandos de la Guardia Civil en Manzanares. 

A nivel empresarial figura como administrador único de Agraria Vázquez, Mantenimientos Industriales Vazan, Suministros Industriales Buenasmañas y Vasca Industrial. Cabe destacar que Caba es seguidor de la División Azul, que son las tropas españolas enviadas para apoyar al ejército nazi en la II Guerra Mundial.

COMPARTIR: