18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Salen camuflados de los puertos en containers de electrodomésticos usados, entre frigoríficos y lavadoras, y son revendidos por 3.000 euros la pieza

Las mafias trasladan de Canarias a Mauritania motores de pateras para ser reutilizados en el negocio de la inmigración ilegal

Exclusiva Motores de pateras confiscadas.
Motores de pateras confiscadas.
Elcierredigital.com relata el funcionamiento del mercado negro de los motores de cayucos y pateras utilizados por los inmigrantes irregulares para llegar a Canarias desde las costas africanas. La reventa de estos motores se produce desde Gran Canaria por intermediarios, se trasladan por barco, regresan de nuevo a Mauritania y Senegal donde se venden otra vez, multiplicado en miles de euros su valor inicial. Estos motores son reutilizados para continuar con el tráfico ilegal de personas.

La pesadilla del tráfico ilegal de personas, que abandonan sus hogares en Marruecos, Senegal, Mali o Mauritania, para viajar a Canarias, pagando en cada traslado, alrededor de 2.000 euros por persona, a patrones de cayucos y pateras, bajo las mafias o grupos organizados que gestionan esta inmigración irregular, no acaba cuando llegan a las costas canarias.

Salvamento Marítimo remolca estas embarcaciones que transportan a los migrantes de manera ilegal a puertos canarios, como el Muelle de Arguineguín, pero las operaciones mafiosas continúan, tal como destapa en exclusiva Elcierredigital.com. La 'ruta' que siguen los motores de los cayucos y pateras, una vez que Salvamento Marítimo atraca en Arguineguín estas embarcaciones, sin vigilancia por parte de las instituciones, -tal como denunció en este medio, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Arguineguín-, podría señalar una 'reventa ilegal' de estos motores.  Al parecer, "algunas personas arrancan con total impunidad los motores de las pateras, podrían revender estas mercancías por un precio de 300 euros por unidad, aproximadamente, activando un 'mercado negro", informan algunas fuentes marítimas consultadas.

Posteriormente, algunos de estos compradores -de nacionalidad mauritana o senegalesa en algunas ocasiones-, sin control alguno, después de adquirir estos motores a tan bajo precio, mantienen esta 'ruta' de mercadeo, con rumbo hacia África. Los 'traficantes de motores', embarcan estas mercancías en contenedores, mezclados con otros transportes de maquinarias, electrodomésticos u otros enseres, y finalmente, los motores son enviados desde los puertos de Canarias, de vuelta por barco, con destino a Mauritania y Senegal, fundamentalmente.

Un motor dejado en una patera.

Una vez que los motores son trasladados en buques se revenden nuevamente en estos países africanos, pero el valor en este 'mercado negro' africano, se multiplica exponencialmente. En el puerto de origen seleccionado en Canarias, los motores que se vendieron por un coste de 300 euros, en destino, cuando  llegan a Mauritania, son revendidos por un precio final de entre 3.000 a 4.000 euros. Por tanto, el negocio del tráfico ilegal de personas, se retroalimenta con el mercadeo de los motores que se usan para estos transportes ilegales.

Estos motores de reventa, supravalorados en diferentes puntos de esta ruta del 'mercado negro', podrían tener diversos usos, cuando llegan a Mauritania. En algunas ocasiones, los motores son reutilizados para nuevos transportes en pateras y cayucos, de inmigrantes irregulares hacia el archipiélago canario, mientras que otros motores, serían insertados en embarcaciones destinadas para la pesca en las costas africanas, o incluso desguazados.

Control aduanero

El servicio de aduanas, en los puertos de Canarias, ostenta la competencia de la supervisión de las mercancías que son embarcadas en buques para su posterior exportación, así como de las importaciones procedentes de otros lugares del mundo. La declaración de mercancías, el pago de las tasas correspondientes está regulado, y por otra parte, sancionado si se producen irregularidades por mercancías no declaradas. Igualmente, esta competencia en puertos, también la tiene la Guardia Civil.

Fuentes portuarias consultadas, explican que la declaración de mercancías es obligada en exportación e importación. Es necesario acreditar los objetos con las facturas de su adquisición. "El problema que se suscita con detectar motores de pateras, embarcados en contenedores para ser trasladados desde Canarias con destino a Mauritania, es que a veces son introducidos entre electrodomésticos que también tienen otro tipo de motores, por lo que resulta casi imposible de diferenciar", aclaran. 

"Lo que se exporta no siempre se revisa, puesto que los objetos que son transportados por barco vienen descritos en la declaración del responsable de la mercancía, pero si después, exigen a los transportistas la acreditación de sus mercancías, tendrán entonces que demostrar que los artículos que han declarado se encuentran en orden, si no, recaería una sanción administrativa por algún delito de tráfico o evasión de impuestos", explican fuentes aduaneras.

"Es muy difícil la detección del transporte de motores en barco hacia Mauritania porque en Canarias, muchas de las neveras o frigoríficos que se desechan, posteriormente se trasladan a África para uso, venta o desguace... Si en una declaración aduanera aludiendo solamente a electrodomésticos, también transportan motores de cayucos y pateras, pero declaran que el contenedor va lleno de neveras y lavadoras, por ejemplo, los motores de estas embarcaciones, utilizadas por inmigrantes irregulares, pasarían desapercibidas, con lo que sería factible su transporte con destino a las costas africanas sin mayor complicación", añaden.

COMPARTIR: