10 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ASADEDH confía en que el lider de Podemos "hará todo lo que esté en sus manos para que los tres activistas vuelvan al seno de sus familias"

Una asociación saharaui pide a Pablo Iglesias que interceda por los tres blogueros detenidos por el Polisario

Mulay Abba Buzaid, uno de los críticos con el Polisario.
Mulay Abba Buzaid, uno de los críticos con el Polisario.
La Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH) ha dirigido una carta abierta al Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, en la que solicita su mediación para lograr la liberación de los tres blogueros opositores detenidos por el Frente Polisario. Los tres activistas fueron arrestados a mediados de junio en los campamentos de refugiados de Tinduf y trasladados a un lugar desconocido para sus familiares y amigos.

El documento que ha hecho público ASADEDH pone de manifiesto la “tristeza” y el “honor” de dirigirse al líder de la formación morada a quien informan de las detenciones de tres blogueros y activistas de Derechos Humanos los días 17 y 18 de junio “a manos de la llamada seguridad militar del Polisario”.

La carta hace público que "hasta el momento nadie, ni sus propias familias, saben de su paradero". Los detenidos son el activista Mulay Abba Buzaid, el bloguero Mahmud Zeidany y Fadel Breika, este último de nacionalidad española. Elcierredigital.com ya publicó los vídeos de la detención de Mulay por fuerzas de seguridad saharauis.

Fadel Breika en una foto antigua.

"Lo único que se supo de ellos después de su detención arbitraria, y gracias a las movilizaciones de sus familiares y compañeros en los campamentos de Tinduf, fue a través de un escueto comunicado del Polisario que reconocía que los tres activistas en cuestión se encontraban en manos de la llamada gendarmería y sometidos a interrogatorios", denuncia la organización. A Mulay su primo puedo verlo el pasado fin de semana durante quince minutos, pero la madre de Fadel, español de nacionalidad, no ha tenido noticias de él ni sabe de qué se le acusa.

ASADEDH alerta de que "llevan quince días" detenidos y creen que "han podido haber sido víctimas de vejaciones y de duras sesiones de torturas en la temible prisión secreta de Rachid". La carta concluye un llamamiento al líder político: "Compañero, Sr. Iglesias, ante lo expuesto, le hacemos un llamamiento a intervenir para esclarecer el paradero de nuestros compatriotas y que sean puestos en libertad inmediata y sin condiciones".

Otra imagen de Mulay Abba Buzaid.

A juicio de ASADEDH, "el único delito que han podido cometer es hacer uso de la libertad de expresión y denunciar pacíficamente la corrupción de algunos dirigentes y tener una opinión política diferente a la clase dirigente del Polisario". "Le recordamos que algunos de los cuales están investigados por el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional por crímenes de lesa humanidad", añaden.

La asociación muestra su "total confianza" en que Iglesias hará "todo lo que esté en sus manos para que los tres activistas vuelvan al seno de sus familias, muestre su solidaridad con las víctimas y repruebe estas acciones".

En 2014, Pablo Iglesias aseguró que "haría suyas" las reivindicaciones de los saharauis y señaló que "más del 90% de los españoles están a favor de la independencia del Sahara Occidental", mientras que responsabilizó al gobierno de españa de estar a favor "de una minoría". 

La colonia española del Sáhara fue ocupada en 1975 por Marruecos y Mauritania tras los Acuerdos Tripartitos, firmados el 14 de noviembre de 1975, que cedían la soberanía del Sáhara español a estos dos países.

En 1991, se firmó un alto el fuego entre ambas partes, que se comprometían a la celebración de un referéndum de autodeterminación organizado por la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental, pero desde entonces las disputas sobre el censo para la votación --Marruecos quiere que voten los colonos marroquíes-- han impedido la consulta. Ahora 140.000 refugiados saharauis viven en los campamentos de Tinduf, Argelia.

 

COMPARTIR: