24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Rocío Martínez acaba de ser juzgada en Arganda del Rey por estampar una bandeja de metal a una interna en la prisión de Estremera

La "carrera" de 'La Golosina', presunta asesina de Denisa: 44 partes por incidentes en la cárcel

Rocío Martínez, La Golosina.
Rocío Martínez, La Golosina.
Rocío Martínez Santamaría, “La Golosina”, acusada del crimen de Denisa María Dragan en Alcorcón en noviembre de 2018, no abandona los juzgados. En esta ocasión ha sido por agredir a una interna en la cárcel de Estremera con una bandeja metálica en el comedor. "La Golosina" tuvo que enfrentarse a un juicio rápido en los juzgados de Arganda del Rey por este motivo. Tiene 44 partes abiertos por Instituciones Penitenciarias y sigue sumando.

Debe pensar Rocío Martínez Santamaría, alias "La Golosina", en prisión preventiva por matar apuñalando a Denisa María Dragan, de 17 años, que su comportamiento en prisión preventiva no va a tener consecuencias una vez que ya está en la cárcel, sin saber que cualquier incidente agrava la pena que vaya a cumplir y se va a acumular a la condena que tenga por el asesinato de Denisa.

De hecho, Rocío acumula 44 partes abiertos por Instituciones Penitenciarias en poco más de dos años de prisión preventiva. La última vez que ha tenido que acudir al Juzgado ha sido hace unos días por una pelea con una interna en Estremera. "La Golosina" va de módulo en módulo, de prisión en prisión y, a pesar de su juventud, 21 años, lleva camino de convertirse en "carne de presidio".

A consecuencia de los problemas de violencia y descontrol de la ira que sufre Rocío Martínez, ha sido trasladada en varias ocasiones de prisión. Desde su ingreso inicial en Estremera fue trasladada a Brieva (Ávila), luego fue a Topas, en Salamanca y en octubre del año pasado llegó a la prisión de Alcalá de Henares. La interna ya acumula sanciones disciplinarias en todas ellas. Desde Instituciones Penitenciarias explican que los presos conflictivos “son trasladados de centro cada poco tiempo por los problemas ocasionados”.

El comienzo de sus problemas se remonta al 25 de noviembre de 2018. Aquel día Denisa María Dragan, de solo 17 años, era apuñalada por, supuestamente, "La Golosina". La joven estaba en casa de su novio hablando por teléfono cuando alguien llamó a la puerta. Nada más abrir, recibió la agresión mortal sin mediar palabra.

Poco después fue detenida Rocío Martínez, de entonces 19 años, en el municipio de Las Ventas de Retamosa, en Toledo, donde vivía con sus padres. En sus primera declaración usó a Mario Tabanera, su entonces pareja, como coartada alegando que el día del crimen estuvo con él toda la noche en el coche.

Ahora Rocío lleva 800 días en prisión, pero nunca se ha adaptado a la vida en la cárcel. En Topas estuvo en el módulo 1 de mujeres y no participó en ningún programa de reinserción ni en otras actividades. “La Golosina” también ha provocado numerosos altercados autolesionándose con cortes. “Debe padecer alguna enfermedad y cuando la sancionaban no la podían aislar como se hace con otros presos”, dicen fuentes sindicales de Prisiones.

En total, lleva acumulados 44 expedientes disciplinarios por agresiones a otras internas y funcionarias. “La Golosina”, que se ha intentado suicidar varias veces y le han aplicado el Protocolo de Prevención de Suicidio (PPS), no se relaciona apenas con nadie y solo sale de su celda durante los tiempos obligados para comprar productos básicos en el economato, como tabaco que consume frecuentemente.

Mario Tabanera y Rocío Martínez.

Ahora, que lleva tres meses en la cárcel de Alcalá ha vuelto a protagonizar un nuevo incidente al pelearse con otra interna. Fuera, solo tiene contacto con su madre y las mismas fuentes aseguran que son frecuentes las llamadas de su madre para protestar por las condiciones en las que se encuentra su hija. “La Golosina” llegó a Alcalá en octubre porque tenía que declarar el día 19 de ese mes en los juzgados de Alcorcón que instruyen el asesinato de Denisa. En su declaración involucró a su exnovio Mario Tabanera, también exnovio de la víctima e incluso lo acusó de escribir las amenazas a Denisa desde su móvil.

Rocío Martínez también acusó de inductor a Mario y de haberle proporcionado la cocaína a la que era adicta y que la indujo a cometer el crimen. Todo sucedió la noche del 25 de noviembre de 2018. Tras haber estado dos días de fiesta y quedarse a dormir en casa de su novio (Rocío vivía en Las Ventas de Retamosa), la pareja se fue al McAuto del McDonalds del Ensanche Sur, donde comenzó, dentro del coche, una discusión tras descubrir una conversación de WhatsApp entre Denisa y Mario, que había tenido una relación con la joven. Entonces Rocío habría pedido a Mario que la llevase hasta donde residía Denisa con el fatal desenlace.

Última declaración de Rocío

La última comparecencia para este caso tuvo lugar el 19 de octubre de 2020. Mario Tabanera compareció a las 10.30 horas y Rocío Martínez pidió hacerlo también presencialmente, aunque estaba previsto que lo hiciese desde la cárcel de Topas (Salamanca) donde se encontraba internada, pero ella pidió venir a Alcorcón para escuchar en persona a la Fiscalía y al abogado de la acusación particular y popular y por eso estaba internada en Alcalá de Henares.

La declaración de Rocío fue demoledora contra Mario Tabanera. Tras la declaración de Rocío, la acusación particular, ejercida por Marcos García Montes en representación de la familia de Denisa, pidió que ambos acusados -Mario y Rocío- fueran juzgados por asesinato con alevosía, amenazas continuadas y maltrato, acoso y, en el caso de Mario Tabanera, tráfico de drogas. También pidió el ingreso de Tabanera en prisión ante las manifestaciones realizadas por "La Golosina".

La acusación particular siempre ha defendido la teoría de que Mario incluso sujetó a Denisa mientras era apuñalada por Rocío Martínez y que por tanto, su participación fue activa como coautor del asesinato.

  Mario Tabanera, en el centro.

Mario tuvo que estar presente  en esta comparecencia después de que el Juzgado de Violencia de Género de Alcorcón lo imputase por el asesinato de  Denisa Dragan, tras la decisión de la Audiencia Provincial, que ve indicios de delito en su participación en el crimen de su exnovia. Durante los dos años de instrucción, Tabanera fue acusado y desimputado varias veces. Ahora se espera la celebración de  juicio oral.

Denisa, que hablaba por su teléfono móvil con su amiga Silvia cuando sucedieron los hechos llegó a dar el nombre de su presunta asesina antes de morir. Tras el crimen Mario y Rocío se refugiaron en la vivienda de los tíos del primero hasta su detención horas después. Mario admitió en un principio que llevó en su coche a la presunta asesina hasta la casa de la víctima , pero luego lo negó siempre. Sus tíos contaron que el joven les había dicho que estaba presente durante el crimen. Esta declaración fue fundamental para terminar de imputarlo.

La joven Denisa Dragan.

El pasado 28 de septiembre la jueza Nuria Eva Pérez Astudillo ya había dictado un auto por el que iniciaba el procedimiento de apertura de juicio oral por jurado popular contra Rocío Martínez Santamaría y Mario Tabanera Mambrilla "como copartícipes de la muerte de Denisa María Dragan". El último estado de Whatsapp del teléfono de Denisa fue casi premonitorio: “Hasta en lo más oscuro sigue brillando la luna” y fue la frase que sus padres eligieron como epitafio en la lápida de su tumba en el cementerio de Alcorcón. Sin duda hasta que no se celebre el juicio por el crimen, sus padres no podrán mirar de nuevo la luna.

COMPARTIR: