23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El actual presidente extremeño ejercerá de coordinador de las listas autonómicas del PSOE pese a las reticencias de su antecesor

La incorporación de Guillermo Fernández Vara al comité electoral de Pedro Sánchez decepciona a Juan Carlos Rodríguez Ibarra

/ Rodríguez Ibarra y Fernández Vara
Guillermo Fernández Vara ha culminado su acercamiento a Pedro Sánchez al aceptar ser el único susanista en incorporarse al comité electoral del PSOE como coordinador de las listas autonómicas del partido. La decisión del presidente extremeño decepciona a su antecesor, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que prometió dejar su partido si Sánchez gobernaba con Podemos o con las fuerzas nacionalistas periféricas.

El expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra sopló hace unos días las velas de su 75 cumpleaños en una fiesta sorpresa a la que acudieron Felipe González, Alfonso Guerra o su delfín, el actual presidente regional Guillermo Fernández Vara

Este acercamiento evidencia que las relaciones entre Rodríguez Ibarra y Fernández Vara se han suavizado pese al enfado del primero con el segundo por haber aceptado ser el único susanista en integrarse en el comité electoral para las urnas de mayo, en este caso como coordinador de las listas autonómicas. 

Fernández Vara ha hecho las paces con Pedro Sánchez, contra el que cargó en las primarias de 2017, para enfado de su antecesor, Rodríguez Ibarra, que fue la persona clave en que se integrase en el PSOE en los años ochenta a pesar de haber militado en Alianza Popular. 

El actual presidente ejerció durante una década como consejero de Rodríguez Ibarra, que gobernó el oeste español entre 1983 y 2007. Ese último año fue el que dejó vía libre a Fernández Vara, que se mostró más dialogante con la oposición que el histórico barón. 

Su derrota en 2011 tras el pacto entre PP e IU provocó que Rodríguez Ibarra le invitase a dejar el liderazgo del partido en Extremadura: "Quien pierde paga. Remover a la dirección actual sin que se remuevan las direcciones regionales y provinciales en todos aquellos sitios donde la responsabilidad política les alcance por haber bajado significativamente los resultados electorales, no sería suficiente para la inmensa tarea que el PSOE tiene por delante", señaló. 

Rodríguez Ibarra y Sánchez

El exdirigente se salió de la versión oficialista el pasado año para pedirle a Sánchez que los indultos gubernamentales a los líderes del procés fuesen votados por la militancia: "Pedro llegó al poder diciendo que quería que hablara la militancia. Lo mejor sería que se hiciera un referéndum, que hace tiempo que no hablan las bases, y en función del resultado que el Ejecutivo tome las decisiones". 

Guillermo Fernández Vara. 

Rodríguez Ibarra se muestra proclive a una 'gran coalición' que conformarían el PSOE y PP (con el ánimo de rebajar la influencia de Unidas Podemos y el nacionalismo periférico). Eso sí, el exdirigente no se mostraba tan alérgico contra el apoyo de Podemos a su delfín Guillermo Fernández Vara, que recuperó en minoría el trono extremeño la pasada legislatura con el apoyo de los morados

Rodríguez Ibarra contra los nacionalistas periféricos

Rodríguez Ibarra está que trina contra el PNV y ERC y dice que "tanto el presidente del País Vasco como el presidente de Cataluña no serían más que unos más en la nómina de presidentes si al presidente del Gobierno de España no le resultara necesaria, para seguir gobernando, la colaboración de los partidos que ambos representan. El lehehdakari y el president no serían nada de nada sin Pedro Sánchez". 

"El día en que PSOE y PP decidan, por fin, ajustar sus votos para que el gobierno del uno no necesite el voto de los desleales y de los traidores, se les acabará el cuento de quienes se creen más que nadie sin que se sepa de qué presumen para tanto como destacan", escribió en Voz Pópuli

En el mismo medio desprecia a los comunistas españoles: "Resultaría chusco si no fuera dramático, que un partido que sufrió en la lucha contra la dictadura después de haber perdido una guerra junto con otros muchos defensores de la II República, haya tenido que esperar cien años para ocupar una cartera ministerial sin apenas competencias y sin presencia significativa en la vida política española".

El 'guerrista' también ha linchado a Arnaldo Otegi, que afirmó sobre las víctimas de ETA que sentían "su dolor. Eso nunca debió ocurrir". Escribe Rodríguez Ibarra que "quienes no han vivido los años de plomo en los que ETA mataba un día sí y otro también puede ser que hayan interpretado esa frase como la pronunciada por un hombre de paz"

Eso sí, el todavía socialista no ha cumplido su palabra dada en 2016: "A Pedro Sánchez no se le podrá ocurrir nunca formar un gobierno con Podemos y con los independentistas. Si eso lo aprobara el Comité Federal y la militancia, yo me iría del partido". 

COMPARTIR: