20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sergio García es técnico en Artes Aplicadas a la Escultura y pertenecía al sector "errejonista" en las primarias de 2019 de Podemos

Escándalo de los sueldos públicos: El director de Derechos Animales cobra 80.000 euros

Sergio García Torres.
Sergio García Torres.
El nombramiento de Sergio García Torres como Director General de los Derechos de los Animales en enero de 2020 levanta ahora ampollas entre taurinos, cazadores y veterinarios. Le acusan de cobrar un sueldo de casi 80.000 euros, excesivo para alguien sin experiencia ni preparación en cuestiones relacionadas con los animales, ya que es Técnico Superior en Artes Aplicadas a la Escultura en plenos recortes por la situación económica de la pandemia.

El Director General de Derechos de los Animales, técnico superior en Artes Aplicadas a la Escultura de formación, gana unos 80 mil euros anuales brutos, un sueldo estimado ya que sus emolumentos no se publicarán en el Portal de Transparencia hasta el primer trimestre de 2021 y ahora solo puede hacerse un cálculo aproximado de su sueldo. Existe una variable -un complemento de productividad- que decide el ministro de quien depende esa dirección general, en este caso Pablo Iglesias, que además de vicepresidente es ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Ser Director General en España es un chollo, porque es un puesto excelentemente pagado, solo por detrás de los sueldos de Secretarios  y Subsecretarios de Estado, mejor pagado incluso que el sueldo de un ministro. Las 24 Direcciones Generales en España son la última escala de puestos de libre designación (en contra del espíritu de la Ley), por debajo de ellos ya se precisa ser funcionario de carrera para obtener, por ejemplo, el cargo de subdirector general que suelen ser los técnicos en la materia que maneje el ministerio. Por encima de ellos, los subdirectores raramente saben algo del tema que se trata y Sergio García Torres no es una excepción.

La Ley del Régimen Jurídico del Sector Público regula quienes ocupan los altos cargos dentro de la Administración General y según la misma, las direcciones generales deberian ser ocupadas por funcionarios de carrera. Sin embargo, en uno de sus puntos se establece que si no se encuentra a nadie idóneo en la Administración General puede elegirse una persona que no sea funcionaria. A este punto se agarran los ministros para elegir a dedo, como el caso del director general de Derechos de los Animales, Sergio García Torres, que no pertenece al Cuerpo Nacional Veterinario.

Sergio García Torres / El Español

García Torres no es el único alto cargo que ocupa un puesto que no tiene nada que ver con lo que ha estudiado, técnico superior en Artes Aplicadas a la Escultura, ni tampoco el más escandaloso. Por ejemplo, el presidente de Enusa, la Empresa Nacional de Uranio, José Vicente Berlanga Arona, es licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación y tampoco hay un gran debate sobre ese asunto.

Para calcular el sueldo de García Torres es necesario acudir al Boletín Oficial del Estado de 22 de enero de 2020, donde se publicaron los sueldos de los directores generales recogidos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), 14.235 euros brutos más el complemento de destino, que asciende a 14.991 euros y el complemento específico de 25.936 euros. Además, las pagas extraordinarias de junio y diciembre incluyen, junto con la cuantía mensual del complemento de destino, 813 euros. Hablamos de una cantidad que ronda los 60.000  euros a los que se les incluye el complemento de productividad que lo concede quién les nombra. En el caso de los funcionarios de carrera también se añaden los trienios de antigüedad, pero García Torres no lo es.

Sin embargo, el sueldo exacto de Sergio García Torres no será conocido hasta el el primer trimestre de 2021, cuando el Portal de la Transparencia del Gobierno acostumbra a actualizar los ingresos de los altos cargos del Gobierno, un año después. Normalmente el dato que ofrece el Portal es un bruto total, por ejemplo 80.000 euros, y en ese caso hay que deducir el complemento de productividad, que serían unos 20 mil euros, pero este dato siempre es opaco y solo se obtiene por deducción porque los ministerios no lo ofrecen.

Respecto a la donación al partido que tendrá que hacer García Torres la dirección de Podemos ya propuso eliminar el límite salarial que tenían fijados todos los cargos públicos, una medida que no resultó muy publicitada respecto a la anterior que consistía en que no se podía cobrar más que el tope de tres salarios mínimos como sueldo anual.

La última vez que Pablo Iglesias revalidó su puesto en la secretaría general de Podemos ya presentó esta medida: “El SMI deja de ser un marco de referencia válido para la limitación salarial de nuestra organización. A partir de ahora, las donaciones serán realizadas mediante porcentajes del salario percibido en función de las responsabilidades asumidas”.

Técnico en Artes Aplicadas

Sergio Antonio García Torres nació en julio de 1979 y es técnico superior en Artes Aplicadas a la Escultura por Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos La Palma. Es el menor de dos hermanos y se crió en la casa familiar de sus padres (Manuel y María del Mar) en El Álamo, una pequeña localidad ubicada a 37 kilómetros al suroeste de la capital, en la frontera con Toledo.

Milita en Podemos desde su fundación. García Torres también tiene la titulación homologada de la Comunidad de Madrid como formador en posicionamiento y manejo de redes sociales, expedida por la federación Regional de Enseñanza de CCOO. 

En las primarias de 2019 de Podemos iba en la lista de Errejón y detallaba en una entrevista que “desde muy joven he sido activista por los derechos sociales y ambientales, y he trabajado en todos los empleos imaginables, como mucha gente de mi generación (como escultor y pintor artístico, camarero, encuestador, marchante de arte, auxiliar de arqueología, dirigiendo equipos de comunicación de ONG…). En la actualidad soy coordinador técnico de la Oficina Municipalista de Podemos en la Comunidad de Madrid, espacio de asesoramiento y acompañamiento de las Candidaturas de Unidad Popular de la Comunidad de Madrid”. Pero ir en la lista  de Errejón no le pasó factura al contrario que a otros.

        Otras imagen de García Torres.

El director general de Derechos Animales también ha sido responsable de Relaciones Institucionales de ONG internacionales y coordinador de varias plataformas estatales de ONG de derechos animales y portavoz estatal de Podemos Animalista. Durante el 15M era representante de la plataforma antitauromaquia La Tortura no es Cultura, que formó parte de la elaboración de propuestas electorales en las candidaturas de unidad popular surgidas de aquel movimiento. Después empezó a trabajar con diversos ayuntamientos para poner en marcha diversas propuestas relacionadas con los derechos de los animales, como por ejemplo las actividades de San Antón, patrón de los animales con el Ayuntamiento de Madrid y ordenanzas municipales como las que acabaron con la exhibición de animales en los circos.

García Torres también fue candidato de Podemos por Madrid al Senado y dejó claro que su lucha consistía en desarrollar una Ley Marco de Protección Animal, para endurecer las penas y sanciones por maltrato y unificar las normativas de todo el Estado. Con su nuevo cargo, no se sabe si está ley se llevará a cabo, pero sí habrá una Ley de Bienestar Animal, tal y como pactaron Podemos y PSOE en su acuerdo de cara a la formación del Gobierno de coalición.

García Torres no logró el escaño al Senado y mientras tanto, regentaba un bar vegano en el barrio madrileño de La Latina llamado “Pura Vida”. Dos extrabajadoras del local le acusaron en Facebook de haberlas despedido durante una baja médica, acogiéndose a la reforma laboral de 2012, aprobada por el Partido Popular.

En junio de 2018 García Torres afirmó que beber la “leche no es necesaria” y que los humanos “somos el único mamífero que roba leche a otra especie”. Fue en un mensaje publicado en Twitter, pero ante la polémica creada lo borró después. Torres decía que consumir leche “solo supone un maltrato animal, para que haya leche tienen que quitársela a un ternero”.   

La Dirección General de Derechos de los Animales que ahora ocupa es una departamento de nueva creación y es, según su propia web oficial, un órgano directivo de la Subsecretaría del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Se encarga de las políticas del Gobierno en lo relacionado con los derechos de los animales y su bienestar, sin perjuicio de las competencias atribuidas a otros departamentos, como el Ministerio de Cultura y Deporte, que posee las funciones relativas a la tauromaquia y otras actividades taurinas.  

Según el Real Decreto 452/2020 de 10 de marzo su departamento tiene las siguientes funciones: "La formulación de políticas en materia de protección de los animales; impulsar las medidas necesarias para incluir la protección de los derechos de los animales en el ordenamiento jurídico actual; el desarrollo de las medidas de difusión necesarias para que la sociedad conozca y respeto los derechos de los animales y su protección".

Entre sus obligaciones también están la "coordinación con las comunidades autónomas y entidades locales, la Fiscalía General del Estado, las administraciones públicas y el resto de entes públicos, como los agentes sociales para que se reconozcan los derechos y la protección de los animales; y la cooperación con las restantes entidades públicas y privadas, nacionales e internacionales, en materia de derechos de los animales y su protección, sin perjuicio de las funciones de dirección y coordinación de la Subsecretaría del Departamento en el ámbito de la cooperación internacional". 

COMPARTIR: