14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

De vendedor ambulante a capo: la oscura trayectoria de Assi Moosh, el proxeneta israelí detenido en Portugal que captaba a sus víctimas en Colombia

Auge y caída del Demonio de Taganga o El Intocable, el mayor traficante internacional de menores y prostitutas

Moosh durante su detención en 2017
Moosh durante su detención en 2017
Tras décadas de organización y actividad delictiva, el miércoles 23 de mayo de 2019, fue detenido el mayor capo de trata de menores de edad de Colombia. Assi Moosh Ben Moosh, conocido como Demonio de Taganga y El Intocable fue localizado en Portugal por la Guardia Civil que había seguido su pista por Ibiza y Barcelona y avisó a sus compañeros portugueses, que lo detuvieron siguiendo una orden de Interpol. Destacó en Colombia en 2009, pero su historial delictivo comenzó mucho antes.

Assi Moosh Ben Mush, 45 años, nació en  Kiryat Atta, una pequeña población israelí a 20 kilómetros de Nazaret. Como todo ciudadano del país mediterráneo cumplió con el servicio militar obligatorio de dos años y ocho meses. Después de prestar el servicio Moosh decidió recorrer el mundo; sin embargo, la policía israelí ya le hacía seguimientos por sus presuntas actividades delictivas.

Su primera parada fue Japón, ahí se popularizó por montar una red de venta ambulante en las calles de Tokyo. Moosh y sus cómplices forzaban a los mochileros a trabajar para ellos, atacando y amedrentando a cualquiera que quisiese trabajar por su cuenta. Según informó la policía de Israel, Assi decidió saltar al negocio de las drogas para agrandar su negocio. Durante esos años,  recorrió varios lugares del mundo. Finalmente, tuvo que dejar Japón tras entrar en conflicto con la mafia japonesa, la Yakuza.

Con casi 30 años de edad se mudó a España, desde aquí recuperó sus actividades de tráfico de drogas. La policía israelí tenía indicios de que Moosh compraba éxtasis en Holanda y lo llevaba desde España hasta Asia. Aunque en su momento, según indica la prensa israelí, las autoridades españolas no dieron mayor relevancia a los datos de Israel, en 2003 Assis fue detenido cuando llegaba a Holanda. En esta época la inteligencia israelí también sospechaba del inicio de vínculos con países de Sudamérica para posible tráfico de cocaína.

Assi Moosh con dos compañeros en Santa Marta (Colombia)

Se volvió a obtener su pista en marzo de 2009 cuando entró a Colombia, procedente de Sao Paulo (Brasil). Se estableció en Taganga, un pequeño poblado costero del departamento de Magadalena, al norte de Colombia. En esta población, de escasos 3.000 habitantes, el traficante creó un complejo hotelero, dedicado principalmente a turistas israelíes. En sus años en Colombia, no pasó desapercibido para sus vecinos, ni para las autoridades: la opulencia y su fama de derrochador fueron características conocidas en la región.

El complejo turístico se convirtió en un centro de venta de sustancias ilícitas y de prostitución. La policía colombiana indicó que muchos jóvenes, entre ellos, menores de edad, prestaban servicios sexuales en las propiedades de Moosh. También compró casas en Bogotá, Cartagena, Medellín, entre otras ciudades del país sudamericano.

La Policía Nacional de Colombia indicó recientemente que el israelí entabló relaciones con otras organizaciones dedicadas al crimen organizado como “El Clan Jerusalén” y “La Oficina” de Envigado, esta última se conoció por prestas servicios al ya extinto cártel de Medellín. Durante su estancia en Colombia, se produjeron denuncias en medios de comunicación colombianos sobre la supuesta compra de autoridades policiales y políticas en la localidad de Taganga y el municipio de Santa Marta, esto le valió el apodo de “El Intocable”.

La opulencia fue el factor que determinó su detención

Su “inmunidad” se perdió el 14 de enero de 2017 cuando organizó una fiesta de música electrónica masiva Playaca Beach Club Social S.A., una de sus propiedades. El evento había sido autorizado por la policía como “actividad cultural”. Pero las fotos donde se observó la presencia de drogas, sexo y descontrol circularon por varios medios colombianos. Finalmente, en noviembre de ese año, fue detenido cuando realizaba gestiones para naturalizarse colombiano.

Fotos de la fiesta organizada.

Assi fue deportado a España para posteriormente ser trasladado a Israel, algo calificado por los habitantes de Taganga como un “alivio”. Sin embargo, la policía colombiana determinó que las redes de tráfico y prostitución del “Demonio de Taganga” continuaban operativas bajo su mando y a través de ocho testaferros. Con esta información, la policía ordenó en 2018 una alerta para capturarlo.

La Guardia Civil intervino ante la sospecha de que “El Intocable” estaba desarrollando una organización criminal en España similar a la que maneja en Colombia. Se informó que el traficante estuvo escondido en Ibiza, Barcelona y finalmente en el pequeño pueblo de Oeiras, cerca de Lisboa (Portugal). En esa localidad fue detenido por una operación conjunta de la Guardia Civil, Policía Judiciaria de Portugal y la Policía Nacional de Colombia. "El Intocable" ya ha dejado de serlo.

COMPARTIR: