18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

España ha recibido hasta ahora 56.480 migrantes, más del doble que en 2017, y 769 murieron en el trayecto

El Mediterráneo sigue siendo la ruta migratoria con más muertes: 2.242 personas han fallecido este año intentando cruzarlo

Migrantes en las costas mediterráneas
Migrantes en las costas mediterráneas
El cierre de fronteras y el rechazo a la inmigración del Gobierno italiano y de su ministro de Interior, el ultraderechista Matteo salvini, ha provocado que el flujo migratorio se derive hacia otros destinos y aumente en países mediterráneos de llegada como España, Grecia, Malta y Chipre.

Los migrantes siguen muriendo en el Mediterráneo. El azul del mar se tiñe de rojo con  cada vida que se cobra. Y aunque desde 2017 se ha producido un relevante descenso del flujo migratorio en la ruta del Mediterráneo, este continúa siendo el itinerario en el que se producen más muertes y desapariciones en comparación con las del resto del mundo. No por menos es  la más transcurrida.

 A través de esta ruta, los migrantes se distribuyen por varias travesías que cruzan la zona central del Mediterráneo (Italia), la parte oriental (Grecia y Chipre) y la occidental (España). En nuestros país, es la zona sur la que recibe casi la totalidad de los migrantes de esta ruta.Y dentro de ella, Almería es una de las provincias elegidas como destino de las pateras.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones(OIM) , en este año 2018, 113.145 migrantes han llegado a Europa a través del Mediterráneo, mientras que otros 2.242 han muerto en el intento. En 2017, las llegadas se elevaron a 168.258 y las muertes 3.136.

Uno de los rescates de pateras en el Mediterráneo 

Los datos de la OIM para España 

En cuanto a España, en 2018, un total de 56.480 migrantes alcanzaron nuestras costas frente a los 769 que murieron.

Estos números contrastan con los de 2017 que ofrece el organismo de Naciones Unidas, según los cuales, 20.043 personas entraron en España a través del mar y 223 perecieron en el intento. Esto significa que este año, las llegadas de migrantes han supuesto más del doble con respecto al año pasado. Esto, según los analistas,  es en parte debido al cambio en las políticas de inmigración aplicadas por el nuevo Gobierno italiano, en el que el Ministro del Interior, Matteo Salvini, del partido ultraderechista Liga Norte, ha sido tajante en su rechazo a la llegada de migrantes a costas italianas.

Este cambio en la actitud de Italia en cuanto a la inmigración se refleja en las cifras: en 2017 llegaron a sus costas 118.914 personas y 2.852 murieron. En 2018, solo 23.126 migrantes alcanzaron territorio italiano, mientras que 769 fallecieron sin lograrlo.  

Ese cierre de fronteras en Italia ha hecho que el flujo migratorio se derive hacia otros destinos y aumente en países mediterráneos de llegada como España, Grecia, Malta y Chipre.

Focos de origen de la migración desde África

En cuanto a los puntos de origen de los migrantes, el continente africano tiene tres principales focos desde los cuales se inician las rutas migratorias. Los migrantes que salen de África del Norte y que realizan la ruta del Mediterráneo proceden, sobre todo, de Libia, aunque también inician la travesía desde Marruecos, Túnez o Argelia.

Desde África Subsahariana confluyen distintos flujos migratorios, uno dirigido hacia el norte del continente y otro hacia el sur. Una de las travesías dirigidas al norte es la que cruza el desierto del Sáhara para llegar hasta Argelia y alcanzar la costa. Otra de las rutas migratorias es la que empieza en el Cuerno de África. Aquí, el destino es principalmente Italia y Malta. Uganda, Somalia, Etiopía, Kenia o Yibuti son algunos de los países  de origen de los migrantes que se dirigen a la Península Arábiga atravesando el Mar Rojo o el Golfo de Adén.

Un grupo de mujeres migrantes a su llegada a las costas españolas

El problema va en aumento y la solución no parece estar clara en ningún país. A menudo, muchos como Italia ahora, recurren a cerrar sus fronteras, pero la cuestión sigue ahí. Los migrantes siguen necesitando soluciones.

Este mes, se aprobó en la Conferencia de Marrakech, el Pacto Mundial sobre Migración. Se trata del primer marco mundial que se ha negociado para la adopción de un enfoque común sobre la migración internacional en todas sus dimensiones. Y aunque no es legalmente vinculante, el Pacto es el producto de un intenso proceso de negociaciones que dotan de una sólida plataforma para la cooperación en la esfera de la migración ahora y en el futuro. Todo ello, partiendo de buenas prácticas y del derecho internacional con el objetivo de hacer que la migración sea algo seguro y positivo para todos.  Son propuestas y objetivos, ahora cada país debe poner de su parte.

 

COMPARTIR: