18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Muchos problemas en las custodias compartidas surgen cuando es necesaria la autorización de ambos progenitores para la intervención médica de un menor

El conflicto entre Rocío Carrasco y Antonio David por la operación de su hijo: Estos son los detalles

Rocío Carrasco con la imagen de su hijo detrás./ Mediaset.
Rocío Carrasco con la imagen de su hijo detrás./ Mediaset.
En la serie documental de Rocío Carrasco se habló del problema entre ella y su exmarido, Antonio David Flores, por el permiso para intervenir médicamente al hijo menor de ambos. El abogado de familia Alberto García Cebrián da algunas claves para entender la polémica suscitada.

Rocío Carrasco relató un incidente con su exmarido Antonio David Flores en el que, a colación de una operación médica del hijo común, el padre acaba demandando a la madre para pedir la autorización judicial y Antonio David pierde el pleito dejando constancia en la sentencia que se le imponían las costas procesales por litigar con temeridad.

Se relató que el padre remitió al abogado de Rocío Carrasco por fax la petición de la autorización materna para la realización de la operación, petición que según manifestó Rocío Carrasco firmó después de haberse informado de la situación médica y conveniencia de la intervención que al parecer no era grave, sino meramente conveniente para el bienestar y salud del hijo común, pero sin que existiera urgencia.

¿Por qué mintió Antonio David pidiendo autorización judicial para suplir la  materna si la madre ya había firmado la autorización previamente?

En el documental se vino a indicar que Antonio David pretendía sacar provecho de cuestiones familiares pues el día del juicio estaban los medios de comunicación esperando y de estas cuestiones se beneficiaba el padre al cobrar por intervenciones en los medios de comunicación.

Después el padre recurrió a la Audiencia Provincial y al Tribunal Supremo recibiendo en ambos casos desestimación de sus pretensiones. Al parecer, meses después de que el Juzgado de Primera Instancia hubiera desestimado la demanda de Antonio David, éste, en un programa de televisión al ser preguntado por dicha cuestión, dijo que estaba pendiente de resolverse.

Rocío Carrasco./ Telecinco.

Pues bien, una vez más nos encontramos ante una situación familiar dantesca en la que en el contexto de una ruptura traumática, acaba resolviéndose en proceso judicial cuestiones que deberían de haberse limitado a mediación, pues según han manifestado ambos progenitores ambos estaban de acuerdo en la operación médica.

¿Cuál era el problema entonces?

¿Fue Antonio David el que inició el proceso de autorización judicial a pesar de haber recibido la autorización de Rocío? Esto sería coherente con la desestimación de la demanda del padre en la que se expresa que ha litigado con temeridad.

¿Fue la madre la que no remitió la autorización al padre? Según el documental la madre no indica cómo hizo llegar al padre dicha autorización. Además, para entender correctamente lo ocurrido habría que leer la sentencia entera, pues cabe la desestimación de la demanda por múltiples razones, como son, por ejemplo: Que la vía por la que se presentó la demanda fuera inadecuada, que no hubiera aportado petición de firma de la autorización a Rocío, que Rocío hubiera presentado el justificante de haber remitido al padre o al Hospital autorización… etc.

Por desgracia es frecuente en familias separadas en las que no existe buena relación, que se produzcan numerosos malentendidos con relación a las comunicaciones. Que el padre pudiera alegar que no recibió la autorización y no sea cierto, que el padre realmente no tuviera conocimiento de la autorización por no haberla recibido correctamente, que la autorización se haya presentado en el Hospital y que haya existido un problema de coordinación al respecto… etc etc.

Antonio David Flores.

Mi opinión es que ni unos son tan malos ni otros son tan buenos. Durante años el padre habló de las relaciones familiares con una versión que dejaba en mal lugar a la madre, mientras que ahora es justamente al revés, la madre es la que habla de las relaciones familiares con una versión que deja en mal lugar al padre.

Cuestiones favorables a Antonio David Flores:

Es cierto que Antonio David pide la autorización extrajudicial a la madre para la operación del hijo común (así lo reconoce la madre).

En las manifestaciones en televisión del padre de meses más tarde de la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, Antonio David manifiesta que aún está pendiente de resolverse la cuestión. Pues bien, según se quiera interpretar, puede ser cierto o incierto. Si bien es cierto que ya existía una sentencia de primera instancia en la que se desestimaba la demanda del padre con imposición de costas por temeridad procesal, también es cierto que Antonio David había recurrido y a fecha de las manifestaciones estaría pendiente de resolver el Recurso de Apelación ante la Audiencia Provincial o el recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

En el documental parece darse a entender que Antonio David perdió el proceso en el Juzgado de Primera Instancia, en la Audiencia Provincial y en el Tribunal Supremo. Pues bien, en las dos primeras instancias es correcto, pero según la propia imagen de la resolución del Tribunal Supremo, no es que Antonio David perdiera el recurso de casación por haber analizado el caso y considerar que no tenía la razón. Lo que ocurre, como en multitud de recursos de casación, es que no se admite a trámite por no tener el recurso interés casacional. 

Cuestiones favorables a Rocío Carrasco:

La madre, según su relato, se preocupa diligentemente de informarse sobre la situación médica de su hijo.

La madre firma la autorización, eso es exactamente lo que hay que hacer en este tipo de procesos.

Indiscutiblemente Rocío tiene una sentencia que le da la razón en este incidente y que además es confirmada por la Audiencia Provincial. En este tipo de procesos es habitual que a la parte que pierda el juicio se le impongan las costas, lo que no es tan frecuente es que se impongan haciendo constar expresamente que la representación procesal de Antonio David ha interpuesto este proceso con temeridad. Esto quiere decir jurídicamente que la demanda no se basaba en una cuestión razonable, pues se entiende que la representación procesal del padre defendía una petición que no tenía razón de ser ya sea por su objeto o por la formulación de su petición.

COMPARTIR: