21 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Convoca una rueda de prensa con motivo del 20 cumpleaños del niño cuyo paradero se perdió en la localidad canaria de Vecindario

La familia de Yeremi Vargas anuncia nuevas pistas y la reapertura del caso del menor desaparecido hace doce años

Ithaisa Suárez, madre de Yeremi Vargas.
Ithaisa Suárez, madre de Yeremi Vargas.
El caso del niño Yeremi Vargas, que en 2019 cumplirá 20 años y desapareció cuando solo era un niño, en 2007, puede dar un giro al anunciar la familia la reapertura de su caso, gracias a "la revisión del procedimiento con un nuevo equipo jurídico, abogado y nuevos peritos". Yeremi tenía siete años cuando se le perdió la pista cerca de su casa, en Santa Lucía de Tirajana, localidad de Vecindario.

La nota enviada por Ithaisa Suárez, madre de Yeremi Vargas, a los medios comienza con un "estimados amigos de prensa". En la convocatoria a una rueda de prensa dicen que "con motivo del cumpleaños de Yeremi Vargas hemos tomado la decisión de convocarles para la celebración de una rueda de prensa en la cual expondremos entre otros puntos lo siguiente: En estos días, se ha efectuado una revisión del procedimiento con un nuevo equipo jurídico, abogado y nuevos peritos, los cuales han confirmado que es posible proceder a la reapertura del mismo por errores de extrema gravedad en la tramitación y pruebas sin practicar".

La convocatoria está hecha para el día 18 de julio a las 12 de la mañana en el salón de actos de un conocido y turístico hotel de Vecindario y está firmada por su madre Ithaisa Suárez Santana.

El 12 de mayo de 2019 elcierredigital.com publicó una extensa entrevista con la madre de Yeremi en la que lanzaba un grito de impotencia para pedir justicia para su hijo y exigía la reapertura del caso.  La madre de Yeremi Vargas, pedía ayuda entonces para resolver la desaparición de su hijo el 10 de marzo de 2007, cuando jugaba en un descampado cerca de su casa en Vecindario, en la localidad grancanaria de Santa Lucía de Tirajana.

Yeremi Vargas en una foto cedida por la familia.

La investigación iniciada por la Guardia Civil desde apuntó indiciariamente a Juan Antonio Ojeda Bordón, alias "el Rubio", por su posible implicación. Ojeda incluso acudió a la Guardia Civil para ofrecerse como testigo y decir que había visto a una mujer introducir al niño en un vehículo. La pista resultó falsa, aunque "el Rubio" continuó acusando a una de las tías de Yéremi de llevarse al menor cuando tenía siete años.

Lo cierto es que después de doce años de investigación de la Guardia Civil el único sospechoso sigue siendo "el Rubio", Rubén Ojeda, pero nunca confesó su culpabilidad ante las autoridades. Durante un tiempo hubo un nuevo impulso a la investigación "gracias a la labor de la Guardia Civil, que encontró testigos importantes, pero se encontraron maltratados y si tuvieran que volver a declarar se lo pensarían", recuerda Ithaisa.

El más importante testigo de cargo es un niño de 12 años, que vio un coche blanco con la pegatina de una palmera, pero se cometió el error de buscar un vehículo de la marca Opel, cuando en realidad el coche era de la marca Renault. Un error nimio, que en cualquier otra investigación habría pasado desapercibido, pero tras pasar seis jueces por el juzgado de San Bartolomé de Tirajana logró que el proceso continúe estancado, a pesar de que todos los dedos señalan a "el Rubio".

Varios testigos sitúan a Ojeda en el lugar de los hechos y "aunque hay numerosos indicios no podemos llevarlo al juzgado porque las pruebas no son concluyentes, pero no hay otro sospechoso y nunca se llegó a buscar en un vertedero cercano", explicaba entonces a elcierredigital.com la madre del menor.

La investigación se retomó cuando dos presos, excompañeros de celda de "el Rubio" en la cárcel de Málaga y Algeciras, declararon ante la Guardia Civil que Ojeda les había facilitado detalles de Yéremi, que solo podía conocer tras haber tenido contacto con el niño: "En uno de los casos, le contó que Yéremi se puso de color azul y esto solo lo sabíamos familiares cercanos porque el niño tenía un problema respiratorio relacionado con su nacimiento prematuro y un enfermedad relacionada con problemas respiratorios, incluso comiendo se quedaba azul a veces. Al segundo preso le dijo que "se me fue de las manos", en referencia al caso de Yéremi", recuerda su madre.

Juan Antonio Ojeda, alias el Rubio.

Juan Antonio Ojeda, "el Rubio" fue condenado a en 2015 a cinco años de prisión por una agresión sexual a un niño de 10 años en 2012, pero a finales de 2016 confesó a un compañero de cárcel su implicación en el caso Yeremi y aquello reactivó la investigación. El 13 de julio del mismo año Ojeda compareció ante el juez, aunque se acogió a su derecho a no declarar y a ofrecer muestras de ADN.

Entonces, el juez actual, Juan Manuel Hermo Castoya, titular del juzgado de Primera Instancia número 2 de San Bartolomé de Tirajana, de Gran Canaria, decidió archivar el caso por falta de pruebas, algo que no sentó muy bien a los familiares de Yéremi, pero tampoco a los investigadores de la UCO de la Guardia Civil, que interrogaron a numerosos testigos, siguieron la pista de 600 llamadas e investigaron a 195 pederastas durante doce incansables años.

Sin embargo, todo ese trabajo cayó en saco roto al archivar las investigaciones en octubre de 2017, decisión que fue ratificada en marzo de 2018 por la Audiencia de Las Palmas. Ahora, quizás la familia de Yéremi haya encontrado nuevas vías de investigación y aseguran que Ojeda saldrá a la calle en 2020. Avisan de que "yo no sé cómo va a reaccionar la familia si nos cruzamos por la calle al Rubio".

COMPARTIR: