01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los internos de la prisión Madrid V están asustados ante la falta de protocolos dentro del centro y el rumor de que dos compañeros tienen Covid-19

Coronavirus en las cárceles españolas: Se prepara un posible motín en Soto del Real por el miedo de los presos al virus

Exclusiva Prisión de Soto del Real (Madrid).
Prisión de Soto del Real (Madrid).
Las cárceles españolas no están viviendo aisladas de la sociedad la crisis del Covid-19. Sin embargo, según datos oficiales de Instituciones Penitenciarias actualmente el Coronavirus no estaría atacando especialmente a los presos españoles. Esto sirve de poco para los internos de Soto del Real, ya que los presos temen al contagio y creen que dos de sus compañeros ya han dado positivo en Coronavirus. El rumor entre los propios presos sobre un posible motín en la cárcel madrileña crece cada día.

Si hay ciudadanos que saben de confinamientos esos son los que forman la población reclusa en España. Las cárceles, lógicamente, no están viviendo aisladas de la sociedad la crisis del Covid-19. Sin embargo, según datos oficiales de Instituciones Penitenciarias actualmente el Coronavirus no estaría marcando especialmente a los presos españoles. Reconocen tres casos que afectan a dos presos en el Centro Penitenciario de Álava y a uno en el Centro Penitenciario de Estremera. También hay dos casos en estudio, que se encuentran en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Según ha podido saber elcierredigital.com en Madrid V (Soto del Real) los presos están convencidos de que dos de sus compañeros están aislados en enfermería tras dar positivo en Covid-19. Un rumor que ha alterado el día a día de la prisión generando miedo y malestar entre los reclusos que no pueden guardar la distancia de seguridad y no hay mascarillas ni guantes para los trabajadores de la prisión.

Hay presos que han solicitado aislarse del resto de sus compañeros. El pánico ha crecido especialmente en el módulo 12 (de máximo respeto), donde hay muchos hombres mayores de sesenta años.

El runrun entre presos es que se está preparando un motín en prisión para presionar a los funcionarios de presiones para que se adapten a los protocolos. En el módulo 12, de respeto donde no suele haber presos conflictivos, el pasado viernes se vivieron momentos de tensión entre un recluso y un trabajador.

La situación de los más de mil presos de Madrid V también ha sido denunciada por Marta Ruiz Méndez en un vídeo al que ha tenido acceso este periódico. Marta ya narró a Elcierredigital.com la historia particular de su marido que cumple condena en esta cárcel madrileña.

Motines por todo el país

No sería la primera vez que en lo últimos días las cárceles españolas sufren un motín por el miedo a esta pandemia. Hace unos días la sección sindical en el Centro Penitenciario de Tahiche de ACAIP (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) comunicó que se había producido un motín en el módulo 3 de esta prisión ubicada en Lanzarote.

Los hechos tuvieron lugar en el módulo tres durante este pasado domingo al mediodía, cuando dos internos agredieron a un tercero. Debido a ello fueron separados por los funcionarios de servicio en el módulo y cuando iban a ser trasladados al módulo de aislamiento, uno de ellos se negó y comenzó a amenazar a los trabajadores mediante cabezazos a todos aquellos que se acercasen.

Varios internos del módulo rodearon a los funcionarios increpándoles y amenazándoles con golpearlos si no dejan tranquilo al interno agresor, así como empujando a algunos de ellos. La situación estuvo a punto de salirse de control y solamente la buena actuación de los trabajadores penitenciarios evitó que la situación fuese mucho más grave. Finalmente fueron cinco los internos que tuvieron que ser trasladados al módulo de aislamiento para calmar la situación.

Prisión de Tahiche en Lanzarote.

Las quejas de los internos eran que los trabajadores penitenciarios vinieran del exterior mientras que sus familias no podían desplazarse hasta los centros para visitarlos. No entendían que sus visitas hubieran sido suspendidas, así como que los funcionarios no portasen guantes ni mascarillas. Los internos denunciaban que los funcionarios podían ser transmisores del COVID19 (coronavirus) y no aceptaban las medidas tomadas por RD463/20, por el que se restringe el movimiento de personas.

Otras fuentes penitenciarias indicaron a elcierredigital.com, que tambien se han producido conatos de intentos de motines en las cárceles de Fontcalent (Alicante), Albolote (Granada) y Castellón, además del señalado en la prisión de Lanzarote.

Los presos en tercer grado confinados en su casa

Lo que sí ha hecho Instituciones Penitenciarias es dictar una orden por la que facilita que los presos en semilibertad por estar clasificados en tercer grado o aquellos a los que se aplica el régimen de flexibilidad del artículo 100.2 puedan permanecer en sus casas sin necesidad de volver a los centros penitenciarios para dormir, según han informado fuentes de esta institución.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha remitido un oficio que desarrolla el real decreto del estado de alarma para que sean las juntas de tratamiento de las prisiones o de los centros de inserción social (CIS) las que estudien "individualmente" esta posibilidad, que ya se venía aplicando antes, usando el control telefónico desde el domicilio si no hubiera pulseras telemáticas suficientes.

Iñaki Urdangarin. 

Entre los presos con el 100.2 se encuentran los líderes del 1-O condenados por el Tribunal Supremo. El pasado lunes se informó desde las prisiones catalanas que, por el estado de alarma, los políticos independentistas se habían confinado en sus respectivos centros penitenciarios y no saldrían a trabajar ni a ejercer voluntariado pese a que no se habían suspendido las salidas en virtud del régimen de flexibilidad del que disfrutan todos.

Son las Juntas de Tratamiento las que tienen la facultad de potenciar el uso del artículo 86.4 del Reglamento Penitenciario, que permite recurrir a las pulseras telemáticas. Si no se dispone de estas pulseras, se puede utilizar el control telefónico para comprobar que el interno se encuentra en su domicilio, según precisan las fuentes penitenciarias. Uno de los presos que se beneficiará de esto es Iñaki Urdangarin.

COMPARTIR: