06 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL ARRESTO EN PALERMO DE MATTEO MESSINA, JEFE DE la banda siciliana, trae al recuerdo OTROS CAPOS ITALIANOS DE LA DROGA QUE SE OCULTAN EN NUESTRO PAÍS

Así opera la mafia italiana en España: De la 'Ndrangheta a la Cosa Nostra, cuyo líder ha sido detenido

El Cierre Digital en Matteo Messina en el momento de su detención.
Matteo Messina en el momento de su detención.
La Policía italiana detuvo el 16 de enero en Palermo a Matteo Messina, líder de la Cosa Nostra. La Justicia italiana le buscaba desde 1993, cuando desapareció tras unas vacaciones en la Toscana. Fue condenado a cadena perpetua por diversos atentados y asesinatos entre los que cabe destacar los cometidos contra los jueces Paolo Borsellino y Giovanii Falcone.

El jefe de la organización criminal Cosa Nostra, Matteo Messina Denaro, ha sido detenido en Palermo. Matteo era prófugo de la justicia desde hace 30 años y el capo de la Mafia más buscado en Italia. El criminal, de 60 años, estaba considerado como el último eslabón de la organización que neutralizó a todo el país en los años 80 y que protagonizó los atentados más macabros.

A primera hora de la mañana del lunes 16 de enero Messina fue arrestado en la clínica privada Maddalena de la ciudad de Palermo, a la cual llevaba acudiendo desde hacía un año bajo la identidad falsa de Andrea Bonafede para recibir sesiones de quimioterapia por el cáncer de colon con metástasis en hígado que padece.

Messina fue autor de cincuenta homicidios en los que se incluyen mujeres embarazadas y niños. Encontrarlo ha sido un quebradero de cabeza para el Estado italiano, en lucha contra las mafias. En 1993 desapareció del mapa tras unas vacaciones en la Toscana cuando tenía a sus espaldas condenas por delitos de atentado, robo, asociación mafiosa, tenencia de explosivos y los homicidios expuestos anteriormente. Por sus crímenes fue juzgado y sentenciado a cadena perpetua.

Quién es Matteo Messina Denaro, “el último padrino” y “capo de capos” que  seguía manejando a Cosa Nostra desde las sombras - Infobae

Matteo Messina Denaro

Entre los crímenes por los que fue condenado se encuentran los asesinatos de los jueces Paolo Borsellino y Giovanni Falcone. También secuestró, torturó y asesinó al hijo de 11 años de un mafioso que se había transformado en testigo y ordenó los atentados bomba mortales cometidos en 1993 en Roma, Milán y Florencia. Cabe destacar que era el protegido de Salvatore Riina, jefe del clan Corleone, que fue arrestado en 1993 tras 23 años prófugo y falleció en 2017. 

Le encantaban las mujeres y era un amante de la viagra, sus oscuros negocios le permitieron acumular 4.000 millones de euros. Messina sufría estrabismo y según las investigaciones fue a Barcelona en 1994 para ser operado en la clínica Barraquer. Era un personaje de la mafia capaz de aparecer y desaparecer sin dejar ningún rastro.

Las mafia italianas en la Península Ibérica


A lo largo de los años han sido muchos los traficantes de la mafia italiana que se han ido asentando dentro de las fronteras españolas. Desde aquí, clanes como la Camorra napolitana, la 'Ndrangheta calabresa, la Stidda siciliana y, en menor medida, la Cosa Nostra controlan los movimientos de cocaína desde países latinoamericanos como Colombia y Venezuela para posteriormente distribuirla por Italia y el resto de Europa. 

La fiscalía italiana y la policía española capturan a Gammino, jefe de 'Stidda'.

La fiscalía italiana y la policía española capturaron a Gammino, jefe de 'Stidda'

Para eludir la justicia de su país, estos capos de la droga se ocultan bajo identidades falsas, consiguiendo pasar desapercibidos durante años. Sin embargo, las investigaciones policiales no cesan hasta que dan con sus paraderos y  se destapa su disfraz. La última de las operaciones de busca y captura, que tuvo lugar en Galapagar (Madrid), ha sido la del jefe de la 'Stidda', Gioacchino Gammino, condenado a cadena perpetua por asesinato. 

La mafia calabresa 'Nrangheta en España

La mafia calabresa 'Nrangheta, que lleva operativa más de 60 años, es conocida como una de las más peligrosas y poderosas. Su zona predominante de acción es Calabria pero sus tentáculos se extienden a otras zonas de Italia y de otros países. Los ingresos de esta organización se estiman entre 35 y 40 mil millones de euros anuales, más del tres por ciento del PIB italiano. Al igual que otras mafias italianas, se caracteriza por seguir vínculos sanguíneos, siendo bastante habitual que hijos y nietos sigan los pasos de sus padres y abuelos en la organización. Actualmente, se estima que hay entre 4.000 y 5.000 miembros, una cohesión mayor que la de otras organizaciones criminales.

En enero de 2021, hasta 350 personas acusadas de formar parte de esta organización criminal y de tráfico de drogas se sentaron en el banquillo, en uno de los juicios más importantes contra la Cosa Nostra italiana de este siglo. Entre los acusados se encontraban personajes públicos muy conocidos que, supuestamente, habrían ayudado a la mafia a prosperar en sus negocios ilícitos, como Giancarlo Pittelli, abogado y exparlamentario del partido de Berlusconi, el empresario Mario Lo Riggio, o Salvatore Rizzo, exalcalde de Nicotera, entre otros.

Insignia de 'Ndrangheta 

El sanguinario clan 'Ndrangheta también dejó huellas de su paso en España. En septiembre de 2021 la Guardia Civil detenía en Barcelona al ciudadano Italiano G.T, de 42 años de edad, natural de Vibo Valentia –Calabria- (Italia) y huido de las autoridades italianas desde 2017 tras ser condenado a una pena de más de 19 años de prisión por delitos relacionados con el tráfico internacional de drogas y pertenencia a la organización criminal.

Las investigaciones llevadas a cabo por los agentes de la Guardia Civil para la localización y detención del prófugo de la justicia italiana, permitieron conocer que se encontraba residiendo en nuestro país desde hacía más de tres años para eludir la acción de la justicia. Vivía en pleno centro de Barcelona, donde pasaba totalmente desapercibido, no manteniendo contacto con los vecinos y sin llamar la atención con su rutina diaria, si bien, en sus desplazamientos, tomaba medidas de seguridad para detectar la posible vigilancia a la que pudiera estar sometido, conocedor de su condición de huido de la justicia.

El italiano G.T., como muchos otros, se mantuvo en la clandestinidad, con documentos de identidad falsificados y llevando una vida discreta, sin grandes lujos que pudieran llamar la atención, para poder dedicarse a su actividad ilícita con funciones más directivas, cediendo las actividades de ejecución a otros miembros de la organización no reclamados. Fue abordado por agentes de la Guardia Civil de Barcelona en las proximidades de la Plaza de la Universidad de la misma ciudad, cuando abandonaba su domicilio.

COMPARTIR: