23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los encargados son la Unidad Orgánica de Policía Judicial y el Servicio de Criminalística de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante

Investigan a 16 militares por la muerte del legionario Alejandro Jiménez en unas maniobras en Alicante en 2018

Alejandro Jiménez.
Alejandro Jiménez.
El Juzgado Togado Militar Territorial número 23 de Almería investiga a 16 personas -dos oficiales, un suboficial y distinto personal de tropa-, por la muerte Alejandro Jiménez, el legionario de 22 años que falleció de un disparo cuando participaba en unos ejercicios de adiestramiento con fuego real en un campo alicantino de maniobras de Agost en marzo de 2019.

Así lo han trasladado fuentes Tribunal Militar Central, apuntando que el procedimiento se inició por un posible delito contra la eficacia del servicio con resultado de muerte del artículo 77 del Código Penal Militar, aunque no se descarta la ampliación a otros delitos militares conforme vaya avanzando la instrucción del caso.

Además, las fuentes consultadas han señalado que por el momento no se ha acordado el ingreso en prisión preventiva de ninguno de los investigados, si bien el presunto autor material del disparo que acabó con la vida del legionario sí que tiene la obligación de comparecer "apud acta" ante el juez los días 1 y 15 de cada mes, habiéndole retirado también el pasaporte.

Sobre posibles responsabilidades por negligencias, falta de seguimiento de protocolos o similares, se ha precisado que "la investigación en curso tiene precisamente esa finalidad, no constando que al margen del presente proceso se hayan incoado expedientes disciplinarios ni otro tipo de procedimiento para depurar otras posibles responsabilidades".

Jenner López Escudero, presidente de la Asociación Militar Profesional "Plataforma 45 Sin Despidos" comenta para elcierredigital.com que “es intolerable que sigan ocurriendo estas cosas cuando la normativa dice que si hay maniobras con fuego real tiene que ir personal sanitario”.

Campo de tiro de Agost, en Alicante.

Para López, la culpa de que Alejandro Jiménez falleciera en las maniobras “en todo caso sería, o bien del jefe de unidad por permitir que se vaya sin médico a las maniobras, o bien del jefe de la línea de tiro por permitir que se realizaran las maniobras sin tener placas el chaleco del militar fallecido” y añade que “por desgracia, estas deficiencias están totalmente normalizadas. Hay una clara falta de médicos y un claro déficit de material. Esto no tenía que haber ocurrido”.

Además, asegura que “en cuanto esté la sentencia en firme preguntaremos al Ministerio de Defensa por el déficit de material y si está revisado y cumple con la normativa”.

La investigación ha sido realizada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante y por el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil y desde el 18 de julio de 2019 se encuentra levantado el secreto sobre el sumario.

Según ha indicado el Tribunal Militar Central, a partir de septiembre se tiene previsto recibir nuevas declaraciones "una vez que las partes han podido acceder a la totalidad de diligencias practicadas hasta la fecha".

Otra imagen del campo de Agost.

El legionario murió el pasado 25 de marzo como consecuencia de un impacto de proyectil del calibre 5,56 milímetros disparado con un fusil de asalto HK G36 durante un ejercicio de tiro con fuego real en el campo de tiro de Agost durante una salida Alfa de la compañía.

Por otro lado, fuentes cercanas a la investigación han apuntado que, al menos parte de los participantes en este ejercicio no portaban chaleco antibalas completo pues "no disponían de la placa metálica correspondiente" y que la ambulancia que asistía al ejercicio de tiro sólo contaba con un chófer pero no personal sanitario especializado.

El Tercio Don Juan de Austria 3º, al que pertenecía la víctima mortal, está desplegado en la base Álvarez de Sotomayor en Viator (Almería), sede de la Brigada Rey Alfonso XIII de La Legión.

El legionario era de Palma de Mallorca y le fue impuesta la medalla al mérito militar con distintivo amarillo por haber fallecido en acto de servicio.

Alejandro Jiménez falleció en marzo del pasado año a causa de las heridas provocadas por disparo fortuito durante unas maniobras militares en el campo de Agost, en Alicante. Aunque llevaba puesto el chaleco antifragmentos, el joven legionario recibió el disparo accidental del calibre 5,56 de un fusil HK en la axila.

Alejandro, de 22 años y natural de Palma de Mallorca, se había incorporado a la unidad el pasado noviembre de 2018 y ha fallecido al recibir el disparo durante una salida Alfa de la compañía para realizar y todavía se encontraba en su compromiso inicial con las Fuerzas Armadas. 

En mayo de 2018 murió otro legionario en el mismo campo de pruebas. Eduardo García Molinero, de 27 años, falleció al ser atropellado por un vehículo blindado mientras participaba en un ejercicio de adiestramiento en el campo de maniobras y el mismo campo de tiro de Agost.

COMPARTIR: