22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil reune cada vez más pruebas y se encuentra cerca de señalar al responsable del atropello y fallecimiento de la vecina de Traspinedo

Caso Esther López: Todas las pistas llevan a un amigo de la joven como principal sospechoso de su muerte

El Cierre Digital en
/ Esther López, la joven vecina de Traspinedo fallecida tras un atropello.
La Guardia Civil pisa el acelerador para reunir las pruebas que permitan señalar sin lugar a dudas a uno de los amigos de Esther López como responsable del atropello y muerte de la vecina de Traspinedo en Valladolid. El ADN, la pintura de su coche, la aparente grieta de su vehículo, y sus contradicciones en las declaraciones como testigo, son las pistas que acaban confluyendo en la misma dirección.

La muestra de ADN que la Guardia Civil recogió con esfuerzo del interior del maletero del coche de Óscar, era tan mínima que obligaba a elegir a los especialistas entre dos opciones antes de consumirla por completo durante el análisis. O determinaban a quién pertenecía ese ADN o gastaban la muestra para revelar si el ADN provenía de una mancha de sangre, saliva u otro fluido. Los Guardias optaron por la opción de mayor peso, y descubrieron que el ADN del maletero del coche todoterreno de Óscar pertenecía a su amiga Esther.

Una prueba relevante, pero no suficiente porque no pueden determinar si se trataba de una muestra de saliva, o de sangre. Sin embargo, al hallarse en el maletero, no deja de ser llamativo y se ha convertido en la nueva razón para llamar a Óscar a declarar.

Los investigadores le citaron el martes para que fuera a contar su versión, no lo hizo espontáneamente, y el día siguiente le volvieron a citar para que entregara su ropa. Este viernes iniciaron una nueva ronda de registros en el pueblo de Traspinedo, también de toma de declaraciones a los amigos de los principales implicados en el caso, según ha podido saber elcierredigital.com.

Tres amigos de Esther investigados por su muerte

Implicados en plural, porque son tres los hombres que mantienen la condición de investigados sobre la desaparición, atropello y muerte de Esther López la madrugada del pasado 13 de enero. Ramón, “Carolo” y Óscar, los tres amigos de Esther. Y aunque el primero llegó a estar detenido durante unos días y su casa registrada a fondo de los guardias, tanto Ramón como “Carolo” se van alejando cada vez más del foco de la investigación. No han salido del todo porque todavía quedan por analizar un puñado de muestras recogidas durante el registro de su domicilio, que quedaron pendientes porque se ha dado prioridad a las recogidas en el coche de Óscar.

Ahora, Óscar se ha convertido en el principal investigado. Él fue el último que vio con vida a Esther la madrugada de su desaparición. Entonces contó que Esther se bajó de su coche y se marchó sola caminando de madrugada. Las declaraciones de Óscar como testigo fueron variando con el tiempo, y poco a poco fue tomando protagonismo en la investigación.

Esther López.

El hallazgo del cuerpo de Esther marcó un hito en la investigación, con el cadáver en su poder, sólo es cuestión de tiempo que la Guardia Civil resuelva el caso. El análisis del cadáver determinó que había sufrido con toda probabilidad un atropello a poca velocidad, y que por la altura del golpe tenía que ser un vehículo todocamino, similar al que conduce Óscar.

Las cámaras de una estación de servicio le grabaron limpiando el coche el día posterior a la desaparición de Esther. Los restos de pintura, un conjunto imperceptible de escamas que los expertos en criminalística de la Guardia Civil rasparon de las ropas de Esther, apuntaban también en la misma dirección y el mismo vehículo. El ADN de Esther que los guardias ha recogido del maletero del coche de Oscar tampoco le ayuda a sortear las sospechas, y los técnicos han descubierto una ligera hendidura en la carrocería de su coche que vuelve a situarle bajo la lupa.

Se acumulan los indicios

Y a pesar de que los indicios para resolver el caso se acumulan, y muchos en la misma dirección, hasta ahora ninguno es del todo determinante para quebrar la presunción de inocencia del sospechoso. Es por esto que la Guardia Civil está pisando el acelerador de la investigación y llevando a cabo una nueva ronda de testimonios. Los investigadores tienen una hipótesis clara que explicaría la muerte de Esther López, pero todavía  muchas lagunas sin resolver.

El que los teléfonos de los tres investigados estuvieran en todo momento bajo el mismo repetidor junto a la víctima tampoco ayuda demasiado, ya que la cobertura del mismo es demasiado amplia y dificulta averiguar en qué momento estuvo cada uno y dónde. Aunque sospechan que Óscar no estuvo donde dijo que había estado esa madrugada.

El coche circulaba a poco más de 40 km/h

Así las cosas, la hipótesis actual de los guardias a expensas de nuevos avances en la investigación, es que Esther López fue atropellada esa misma madrugada por un coche a baja velocidad que no superaba los 45km/h. Aún no tienen pruebas que puedan determinar si fue accidental o a propósito. El choque, según la autopsia, le produjo un latigazo cervical y una fractura de cadera que hizo que comenzara a desangrase.

El que lo hizo pudo salvarle la vida, pero la dejó morir en la carretera. Los guardias aún desconocen el lugar exacto donde se produjo el atropello, porque junto a la cuneta donde se encontró el cadáver de Esther casi un mes después de su desaparición, no hay trazas de frenada ni de ningún tipo de accidente.

Tampoco están seguros de si el autor movió el cadáver. Los forenses no se ponen de acuerdo en este aspecto, y apuntan que quizá se pudo mover el cadáver pero sólo en las horas siguientes al atropello. De hecho, la posición del cuerpo en la cuneta no parece natural. El ADN de Esther en el maletero del coche de Oscar podría aclarar algo el asunto, pero no es suficiente para llegar a una conclusión.

Piensan que lo más probable es que movieran el cuerpo del arcén a la cuneta minutos después del atropello, o quizá un poco más tarde y desde un lugar cercano, porque el lugar del atropello podría comprometer al autor. La resolución de la muerte del caso de Esther López tendrá que esperar un poco más, a pesar del dolor que día a día vive su familia, pendiente de conocer quién y cómo intervino en la muerte de la joven.

COMPARTIR: