18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Fiscal mantiene la petición de prisión para los seis hijos del dueño de Rumasa por no pagar los trece millones pendientes por la compra de un hotel

Los hermanos Ruiz-Mateos sin coartada: La víctima de su estafa dice que su padre "Don José María nunca lo hubiera hecho"

José María Ruiz-Mateos rodeado de sus hijos varones.
José María Ruiz-Mateos rodeado de sus hijos varones.
Francisco Miralles, el dueño del grupo empresarial que vendió el hotel Eurocalas a la familia Ruiz-Mateos desmontó toda la coartada de los seis hijos varones de la saga, que culpaban de toda la operación a su fallecido padre "Don José María", muerto en 2015. El fiscal ha decidido, tras escuchar varios testimonios, mantener la petición de seis años de prisión por estafa para todos los hijos del clan Ruiz-Mateos.

La coartada esgrimida durante todo el juicio en la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca por los hermanos Ruiz-Mateos de echar la culpa a su padre de la estafa de la que están acusados, quedó desmontada tras la declaración de la víctima, el denunciante Francisco Miralles. Este negó haber negociado nunca con el patriarca José María Ruiz-Mateos Jiménez de Tejada, fallecido en 2015. De esta manera, los hijos de Ruiz-Mateos no podrán eludir su responsabilidad.

Además Miralles, propietario del grupo que lleva su nombre, fue muy explícito y concreto al decir que “yo realmente con quien negociaba era con Pablo y con Javier (Ruiz Mateos) que eran quienes llevaban el peso de las conversaciones".

El hotelero puso la denuncia tras dejar de percibir catorce millones de euros de los 23 pactados por la venta del hotel Eurocalas. Miralles explicó que vendió el establecimiento a la familia Ruiz-Mateos por confianza en el grupo Nueva Rumasa: "Cuando estuve en Jerez me dieron una apariencia de solvencia brutal y al cabo de unos meses toqué con las manos que no era así" y además añadió que José María Ruiz-Mateos le dijo que "toda la familia estaba enterada de todo y que todos estaban de acuerdo con esta operación y encantados con ella".

Francisco Miralles, presidente de THB Group / mallorcadiario.com

El hijo de Francisco Miralles, que también declaró como testigo respaldó la declaración de su padre. "Siempre hablamos con los hijos. El padre, visto ahora a posteriori, creo que era la figura que utilizaban ellos para dar cobertura a todo el asunto", dijo. "Cuando yo estuve en Somosaguas (Madrid), el padre venía para saludarte y despedirte, pero no intervenía para nada", ha añadido. Durante muchos años el chalet de Somosaguas fue la residencia oficial y cuartel de los negocios de la familia Ruiz-Mateos.

El hotelero mallorquín explicó que cuando visitaba al empresario en Madrid: "Se notaba que vivían montados en el dólar porque había seguridad, tres o cuatro que te recibían… Allí se veían criadas con cofia, porteros y chóferes..., se veía abundancia a tope", relató ante la Audiencia Provincial de Palma.

El fiscal mantiene la petición de seis años por estafa

El Ministerio Fiscal mantuvo su petición de seis años de cárcel para los seis hermanos Ruiz-Mateos: Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Francisco Javier y Álvaro, durante el juicio por esta presunta estafa en la compra del hotel Eurocalas en Mallorca, que se celebró durante toda la semana.

Además, el fiscal Juan Carrau retiró la acusación contra el supuesto testaferro y primo de los Ruiz-Mateos, Zoilo Jiménez Pazos, que también estaba investigado en este juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Baleares.

En octubre de 2018, el Tribunal Supremo ya condenó a los seis hermanos a dos años y medio de prisión por otra estafa agravada, en relación a la compra de dos hoteles, uno en Mallorca y otro en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) por lo que están internos en la madrileña cárcel de Aranjuez. 

Juan Carrau, fiscal mallorquín.

El fiscal ha incidido en que respecto a José María Ruiz-Mateos padre, ya fallecido, no considera que fuera el responsable de todas las decisiones que se tomaban en las empresas de la familia, extremo sostenido por la defensa. Carrau ha afirmado que ya en 2012 se expuso que tenía "un estado de salud tan crítico que no podía viajar". "¿Esta era la persona que tomaba todas las decisiones?", planteó.

 

COMPARTIR: