14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

por el juzgado número 2 que sí que acusa al excomisario Villarejo

La otra vida del Pequeño Nicolás tras esquivar de nuevo a la Justicia por revelación de secretos

Francisco Nicolás a la salida de los juzgados de Madrid.
Francisco Nicolás a la salida de los juzgados de Madrid.
Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como “el Pequeño Nicolás” ha quedado fuera de la causa que ha instruido el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid y que sí ha transformado en procedimiento abreviado contra José Manuel Villarejo, su esposa la periodista Gema Isabel Alcalá y un periodista de un medio digital dirigido por ésta. Pero aun "Fran" tendrá que hacer frente a otras causas penales abiertas, a pesar de que ahora intenta pasar desapercibido e iniciar una nueva vida.

En esta ocasión se ha librado, pero Francisco Nicolás Gómez Iglesias tiene causas todavía pendientes en el juzgado número 2. Por ejemplo, un procedimiento por fingir ser representante de la Vicepresidencia del Gobierno, Soraya Sainz de Santamaría, y hasta del propio servicio secreto español, el CNI. Como también otro por falsificar la identidad de un compañero en el examen de selectividad, además de realizar por un viaje por la localidad gallega de Ribadeo usando un coche de la Policía Municipal de Madrid, para hacerse pasar por un alto cargo ante empresarios y políticos.

Lo cierto es que el "Pequeño Nicolás” parece haber cambiado. Ahora pide perdón a sus víctimas y sus abogados alegan trastorno de personalidad siempre que tiene que comparecer judicialmente. La última vez fue el pasado mes de abril, en el Juzgado de Primera Instancia número 16 de Madrid, donde tuvo que declarar por injurias al Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Este organismo se querelló contra el joven hace cuatro años, después de que dijese en dos entrevistas que el CNI le tenía el teléfono pinchado ilegalmente durante dos meses tanto a él como a uno de los periodistas que le estaba entrevistando en ese momento. Gómez Iglesias alegó trastorno de personalidad y el "Pequeño Nicolás" se libró de una condena.

En este nuevo juicio, tras escuchar el contundente alegato de la abogacía del Estado en defensa de las instituciones públicas, el acusado pidió perdón: "Vengo de familia militar por parte de madre. Me han inculcado el respeto a las instituciones y, si alguna vez he dicho algo que haya podido injuriar, pido perdón y me retracto. Lo último que quisiera hacer es injuriar a los organismos españoles. No tengo problema en retractarme", dijo. No obstante, en la primera sesión de este juicio la defensa del "Pequeño Nicolás" alegó trastornos mentales y reclamó su “no imputabilidad”. La verdad es que la madre de Fran, Carmen, era bedel en el Museo del Romanticismo y su padre, tras ser despedido en un ERE como tantos españoles, creó la empresa Spain Investment Forum, que cedió a su cuñado en 2013.

Durante el mismo juicio, los forenses nombrados por el juzgado determinaron entonces que Francisco Nicolás sufría un trastorno de personalidad narcisista de carácter grave, algo que a su juicio “distorsionaba la realidad y su capacidad para comprender las acciones que lleva a cabo”. 

El "pequeño Nicolás" durante uno de los juicios a los que ha asistido.

 Después de aquello, la vida de Francisco Nicolás Gómez Iglesias parece haber dado un giro definitivo. Entró en GH VIP, como concursante y tras probar suerte como empresario en Las Palmas, regresó a Madrid con 22 años, donde vive de nuevo con su abuela, y está centrado en sus estudios universitarios, en un grado en Derecho. "Empecé la carrera de Administración y Dirección de Empresas, pero no me gustaba porque había demasiadas matemáticas, así que me he pasado a Derecho y Estudios Financieros", aseguró él mismo durante la presentación de la película "La Llamada" en Madrid.

En Canarias las cosas no le fueron nada bien. Los negocios, concretamente, en una productora de televisión , un restaurante y hasta la comercialización de aceite y una ginebra premium, no tuvieron éxito. Nicolás vivía en un lujoso apartamento en el edificio Woermann de Las Palmas de Gran Canaria, por el que pagaba 2.800 euros al mes: "Gané mucho dinero en los medios de comunicación y he sabido invertirlo. Reconozco que vivo muy bien", decía entonces. En su paso por GH VIP ganó 228.000 euros, que tuvo que pagar a sus abogados por diferentes deudas.

El 25 de julio de 2017 fue nombrado consejero delegado de la empresa Mealrocks, dedicado a “agencias de publicidad y similar”, que no ha depositado todavía cuentas, según consta en el Registro Mercantil. Ahora el pequeño Nicolás sólo quiere que su historia quede en el pasado. En Canarias no lo consiguió: “La gente me conoce, es una isla pequeña. Voy los domingos a misa y la gente se hace fotos conmigo, me quieren mucho". De momento, el pequeño Nicolás ha esquivado el último encuentro con la Justicia, aunque aún le quedan otros.

COMPARTIR: