01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La defensa del único encausado presenta un escrito pidiendo su absolución y desvelando las irregularidades cometidas en la instrucción del crimen

Desmontadas las acusaciones contra Miguel López, el yerno de la viuda de la CAM: está casado en separación de bienes, no puede heredar y en el lavadero nunca hubo cámaras de vídeo

María del Carmen Martínez y Miguel Ángel López, su yerno.
María del Carmen Martínez y Miguel Ángel López, su yerno.
El abogado defensor de Miguel López, único encausado por el asesinato de María del Carmen Martínez -viuda de Vicente Sala, ex presidente de la CAM- ha desmontado las principales acusaciones que pesaban sobre su cliente, el yerno de la fallecida. El supuesto móvil, la herencia familiar, ha quedado descartado puesto que el matrimonio está casado en separación de bienes y las cámaras que supuestamente no funcionaban en el lavadero donde asesinaron a la mujer nunca existieron.

María del Carmen Martínez fue asesinada el 9 de diciembre de 2016 de dos disparos a bocajarro efectuados en la cabeza en un lavadero de coches de Alicante, Novocar, propiedad de su yerno Miguel López, mientras se encontraba dentro de su vehículo, un Porsche Cayenne.

El titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Alicante se hizo cargo entonces de la investigación. El único encausado fue Miguel López, yerno de María del Carmen, que quedó en libertad bajo fianza a la espera de que se decretase la apertura de juicio oral o se archivase la causa contra él. Miguel Ángel López fue detenido el 8 de febrero de 2017 y permaneció en prisión preventiva 39 días, hasta que quedó libre tras pagar una fianza de 150.000 euros.

La investigación del crimen encausó a Miguel Ángel López, casado con Fuensanta (Fani) -hija de María del Carmen Martínez y Vicente Sala-,  como único sospechoso. Lo acusó de querer acceder a la herencia de su esposa asesinando a su suegra. Ese habría sido el supuesto móvil del crimen, según los investigadores. Pero ahora la defensa explica en sus conclusiones que el matrimonio está casado en régimen de separación de bienes desde hace 20 años y que, por tanto, López nunca pudo ni podrá acceder a las propiedades de su esposa. Además, durante la instrucción, la asesora de las empresas familiares, Ana Martínez Caro, declaró que Miguel nunca había acudido a ninguna de las reuniones empresariales, consejos o juntas ni tomaba decisiones.

La Fiscalía también había acusado a López de saber que “las cámaras de videovigilancia de ese lugar (el lavadero) no funcionaban” y, por eso, el acusado habría elegido ese lugar para cometer el asesinato. Lo cierto es que nunca han existido cámaras de vídeo. El lavadero Novocar nunca ha tenido cámaras en ninguna de sus instalaciones, sólo hay detectores de movimiento como las alarmas que existen en cualquier vivienda particular. Para ello, ha presentado un informe de la empresa Protección Máxima S.L., que acredita que las instalaciones de Novocar nunca han dispuesto de cámara de vídeovigilancia.

Informe de la empresa Protemax, que certifica que nunca hubo cámaras en Novocar.

 

El abogado defensor presenta un escrito de conclusiones demoledor

La defensa de López se negó en un primer momento a facilitar a los investigadores las claves de acceso del móvil y tablet del acusado, por “los errores sustanciales cometidos”, auque finalmente la Policía pudo acceder a los mismos a través de una herramienta usada por el FBI, sin encontrar nada importante para la causa.

Es ahora, como ya adelantó El Cierre Digital, cuando el abogado de la defensa, el prestigioso catedrático de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid, Javier Sánchez-Vera, ha presentado en el juzgado un escrito de conclusiones en el que pide el sobreseimiento de la causa por falta de pruebas en contra del criterio fiscal, que pide 24 años y seis meses de prisión para López por el asesinato de su suegra, María del Carmen Martínez.

El teniente fiscal de la Audiencia de Alicante, José Llor, atribuye a Miguel López un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas y reclama que se abra juicio contra él.

La Policía analiza el lavadero donde se produjo el crimen (Agencia)

Este crimen sembró el desconcierto y el miedo en la alta sociedad alicantina y acaparó titulares de prensa durante dos años. La investigación destapó las desavenencias familiares por hacerse con una llamada “acción de oro”, que daría la llave para el manejo de todas las empresas al poseedor y que era manejada por la viuda del banquero. Los herederos del difunto Vicente Sala, son sus hijos Vicente, Fuensanta (Fani), Mar y Tania.

La realidad es que la tensión familiar se disparó en los meses anteriores a la muerte de la matriarca, como quedó de manifiesto en dos juntas de accionistas celebradas durante el verano de 2016, antes del crimen. Eso, en teoría, habría sido el desencadenante el famoso homicidio.

Ahora, el magistrado José Luis de la Fuente tendrá que celebrar una pequeña vista y decidir si archiva el caso o lo remite a la Audiencia Provincial de Alicante para que López sea juzgado ante un Jurado Popular. En el caso de que el Juez instructor decrete la apertura de juicio oral emplazará a las partes para que se personen en la Audiencia Provincial.

Se procederá a una previa selección de los jurados y, posteriormente, se iniciarán las sesiones del juicio oral. Al estar en libertad el acusado y, por tanto, no es una causa preferente, todo indica que el juicio dará comienzo en los primeros meses del año 2019,  en caso de que las peticiones de Miguel López no sean atendidas.

Según fuentes consultadas por El Cierre Digital, la defensa se encuentra muy satisfecha con el informe jurídico presentado, donde descifran de una a una a lo largo de más de 20 páginas cada una de las supuestas irregularidades cometidas en este crimen. Un suceso que acaparó el desconcierto en la alta sociedad alicantina y donde, a día de hoy, no hay todavía un culpable definido. Una investigación basada solamente en indicios.

COMPARTIR: