13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata de grupos organizados de Europa del Este que actúan de forma indiscriminada, sin cuidar la forma ni su peligrosidad en la recolección

Temporada de setas, temporada de ilegales: los desmanes en la recolección de los hongos llegan con el otoño

En España se recolectan cerca de 50.000 kilos de setas anualmente
En España se recolectan cerca de 50.000 kilos de setas anualmente
El día martes 22 de octubre, Agentes del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil informaron que un camión que circulaba por la autovía cargado de 390 kilos de setas fue detenido en la localidad de Catalayud (Zaragoza). Ninguno de los nueve tripulantes, todos de nacionalidad rumana, aportaron documentos que autorizasen el transporte. El hobby de recoger boletus se está convirtiendo en una actividad propia de contrabandistas y la Guardia Civil pone el ojo en ellos.

Está claro que el mundo de la micología es tan adictivo como impredecible. El secretismo de cada recolector y lo imprevisible de las condiciones climáticas hacen de esta práctica un hobby de centenares de personas por toda España.

No obstante, algunas personas ven en la actividad algo más que un pasatiempo para entretenerse las frescas mañanas del otoño. Con la recolección de setas se puede obtener hasta 50 euros por kilo, esta cifra, que pasan por alto la mayoría de quienes lo hacen por entretenimiento, la conocen bien micólogos expertos y mafias de recolección ilegal.

Se trata de  grupos de Europa del Este que están actuando de forma indiscriminada. No cuidan la forma en la que realizan la recolección. Solo actúan “cegados por la ambición. Saben lo que pueden conseguir económicamente hablando” comenta a Elcierredigital.com un aficionado a la recolección micológica.

Parte del cargmento decomisado el viernes pasado.

El dato de los 390 kilogramos incautados esta semana es hasta pobre en comparación con los 2.500 kilos de níscalos que fueron incautados en 2018 por la Guardia Civil  al haber sido recolectados de manera irregular en el Parque Natural de la Sierra de Baza, en Granada. En aquella oportunidad fueron detenidas 78 personas.  

Las condiciones climáticas son otra amenaza para las temporadas de recolección. Isaac Petrás, recolector, explica al portal culinario Directo al Paladar que “Es un año que pinta mal, porque vamos más tarde que lo habitual, pero son todo especulaciones, puede cambiar en un minuto”. Esta situación sumada a las cuadrillas de hombres que sin ningún tipo de control arrasan la superficie del bosque para recolectar el botín, ponen en riesgo la producción española de hongos.

En el año 2012, se recolectaron en España 50.000 kilos de hongos; en 2019, algunas comunidades con Andalucía han limitado la recolecta. Tal es el caso de Almería, la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha impuesto varias restricciones para evitar “el descontrol”.

Entre las nuevas limitaciones está en que las personas sin autorización, solo podrán recoger cantidades pequeñas de hongo. No podrán exceder los 5 kilos por persona y día, ya que debe ser solo para autoconsumo.

La detención de la semana

Esta semana se supo de una intervención de la policía contra las mafias de las setas. Tuvo lugar sobre las 23.00 horas del pasado viernes 18 de octubre, agentes del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Calatayud, identificaron una furgoneta sospechosa que circulaba por el kilómetro 237 de la A2, dirección Zaragoza. 

Durante la identificación de dicho vehículo, ocupado por nueve personas de nacionalidad rumana, los agentes observaron cómo en la parte trasera se transportaban numerosas cajas y bolsas de rafia que contenían setas (boletus), no aportando los ocupantes ningún documento que acreditase dicho transporte.

Los agentes de Tráfico dieron aviso a especialistas del SEPRONA para verificar el estado de la mercancía y una vez en dependencias oficiales de la Guardia Civil de Calatayud se procedió a inspeccionar la misma para comprobar su procedencia y el estado en el que se transportaba.

Cargamento decomisado

En el interior de la furgoneta se encontraron 51 cajas y nueve bolsas de rafia que contenían un total de 390 kilos de setas (boletus), que no guardaban las condiciones higiénicas y sanitarias para el transporte de alimentos, por lo que se avisó al Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno de Aragón para que se personase un Inspector Técnico, quien determinó que la mercancía no era apta para consumo humano y debía destruirse.

Los nueve ocupantes del vehículo fueron denunciados por una infracción a la Ley de Montes por aprovechamiento micológico sin la correspondiente autorización, así como el transporte de la mercancía, supuestamente para proceder a su venta, sin la correspondiente documentación que acreditase su trazabilidad.

COMPARTIR: