25 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sumario de la Operación Kitchen: En el registro de la casa del excomisario se incautaron varios discos duros donde guardaba recibos y conversaciones

Las facturas de Sergio Ríos, exchófer de Bárcenas, que cobró hasta 53.000 euros por espiar para Villarejo

El excomisario Villarejo junto a algunas de las facturas que tenía guardadas.
El excomisario Villarejo junto a algunas de las facturas que tenía guardadas.
El comisario Enrique García Castaño recibió de la UCAO (Unidad Central de Apoyo Operativo) de Policía Nacional 56.905,82 euros entre julio de 2014 y mayo de 2015. Sin embargo, Sergio García cobró 53.000 euros por gastos que incluyeron comidas, taxis y un sueldo mensual de 2.000 euros que recibía por espiar en casa de Bárcenas. Entre esos gastos algunos tan curiosos como la compra de una pistola Glock por 700 euros.

El excomisario principal de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de Policía Nacional, Enrique García Castaño, apodado "el gordo" por sus compañeros, recibió casi 57.000 euros en mano "para sufragar gastos reservados por actividades operativas y/o informativas de esta Unidad" entre julio de 2014 y mayo de 2015. Esos gastos no precisaban de justificación alguna, sólo la firma del comisario principal que quedó plasmada en nueve documentos y supuestamente se relacionan con los cobros recibidos por Sergio Javier Ríos, chófer de Bárcenas, que espiaba para el excomisario Villarejo.

El primero de estos recibos, adjuntado al sumario de la causa Kitchen por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía que investigó toda la causa lleva fecha de 1 de julio de 2014 y el importe es de 8.000 euros. A partir de ahí el siguiente es de septiembre por 5.000 euros, otro de octubre por 10.000, diciembre con 4.500 euros, etc... así hasta 50.000 euros, en números redondos, hasta mayo de 2015. Al final de este anexo documental de 8 folios también figura como una retirada extra un documento bautizado como "pago operaciones" por importe de 6.905,82 euros (desglosado en cuatro conceptos, uno de ellos "700 euros, compra pistola para cocinero") con fecha manuscrita 10-12-2013 y firma de Comisario Principal Enrique García Castaño, en la que se advierten otras anotaciones manuscritas como "he recibido 6905,82 extraordinadio, UCAO (CCA.INF) y Extra UAO (7000)". La compra de la pistola se justificó con la factura número 0198 de Armería San Humberto, de fecha 4 de diciembre de 2013, a nombre del comisario García Castaño, en concepto de pistola Glock, por importe de 700 euros.

           Un recibo firmado por Sergio Ríos.

Supuestamente este dinero era usado para pagar a Sergio Javier Ríos Esgueva, identificado en los recibos como SJRE. Por ese motivo los investigadores realizaron un cuadro comparativo de lo que recibía el comisario principal y daba a su vez al excomisario José Manuel Villarejo y el dinero que recibía el confidente de mano del policía jubilado ahora en prisión. Claro, los números no cuadran.

Cuadro que realizaron los investigadores sobre la retirada de dinero y los cobros de Sergio Ríos.

El confidente de Villarejo infiltrado entre los Bárcenas y apodado "el cocinero" -de ahí el nombre de operación Kitchen- Sergio Javier Ríos, cobró según las investigaciones 47.517,22 euros entre julio de 2013 y abril de 2015. Llama la atención que los gastos del confidente estén perfectamente identificados, ya que Ríos pasaba incluso las facturas de sus comidas, taxis y parking.

Además, cobraba 2.000 euros por el concepto "gastos contraídos con ocasión de las gestiones y/o asesoramiento en materia de prevención, seguridad y otras, efectuadas durante el mes de curso". Estas gestiones realizadas, por ejemplo, en octubre de 2014, resultaron ser una comida para tres personas en el Restaurante La Torcaz, de la madrileña calle Laguna. Esa invitación a cargo de los presupuestos generales del Estado costó 159 euros, pero es que solo en concepto de comidas Ríos gastó ese mes 559 euros, 42,85 en parkings y 10 euros en u  taxi, en total cobró ese mes de octubre 2.611,85 euros.

         Factura de la compra de una pistola.

Entre los trabajos que Villarejo encargaba a Ríos, tal y como consta en las grabaciones realizadas por el propio excomisario, a quien el confidente conocía como Tony o Tomy. El interés de Villarejo queda claro desde la primeras conversaciones con Sergio, encontrar las grabaciones que Bárcenas supuestamente guardaba y que serían comprometedoras para altos cargos del PP como Javier Arenas, María Dolores de Cospedal o Mariano Rajoy: "Lo único de este tipo de conversaciones, macho, en ese pendrive, es algo que de alguna manera hay que darle al tarro para, para encontrarlo, macho", dice el propio Villarejo que insiste "por eso te digo coño que todo lo que sea recuperar esas grabaciones tal y cual, recuperar los discos duros y tal". 

Conseguir los números de teléfono

Villarejo también pagaba porque Sergio obtuviese números de teléfonos de Bárcenas y toda la familia: "Y los números esos, macho, ¿cómo podemos conseguir los números esos (...) a ver si, coño, te puedes eh, podemos conseguir los números esos de teléfono". Según las mismas grabaciones, todo era conocido por otro informador conocido como Andy, "que estaría vinculada tanto a la Policía como a la entonces secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal (" y por qué ese enfrentamiento con la jefa de, del Andy, macho, con la Cospe", pregunta Villarejo", según recoge el sumario. Andy es el mote de Andrés Gómez Gordo, policía en excedencia que fue contratado como asesor por María Dolores de Cospedal cuando era secretaria general del Partido Popular.

 Los gastos de Sergio Ríos.

Villarejo no esconde elogios para Sergio Ríos, a quien dice "yo tengo macho la mejor opinión sobre ti, que además te lo estoy transmitiendo, me parece que eres un tío que aprende con una rapidez que te cagas" y Ríos, a quien en los seguimientos policiales le apodaban "moro", "machaca" y "gitano", entre otros apodos, responde "hombre, yo se lo dije a Andy, es cuestión de aprender y me dice, claro, joder tú no te agobies, que tampoco te pueden pedir peras al olmo", recoge el sumario de Kitchen.

          Ríos pasaba hasta los tickets de restaurantes, parkings, etc...

La conversaciones son intensas y largas e incluso en ellas se habla de política y de conocidos periodistas y medios de comunicación: Villarejo, en una reunión con Ríos, habla de que "el problema es que alguien, yo creo que Pedro J, que tiene una gran ascendencia sobre Aznar le han, le han convencido a Aznar de que provoque un congreso extraordinario como el que hubo en su día". "Sí, el de Valencia, yo estuve en ese", asegura el confidente. Luego continúa Villarejo opinando: "Estaba todo previsto así. ¿Qué ocurre? Que alguien le debió de tirar de la oreja a Aznar y decirle, tío que aquí no nos vamos a callar y esa es la única y ahora al final se ha dado cuenta que tanto Aznar como Zaplana que también estaba en la movida".

 Retirada de dinero por parte del comisario García Castaño.

En otra conversación Sergio Ríos le comunica a Villarejo que "le he dicho a Andy que salen en un vídeo ¿eso lo podéis recuperar vosotros? En El Mundo" y Villarejo se interesa: "¿En El Mundo, un vídeo qué?" y Sergio apunta "¿Los comensales cuando le grabaron al Mundo la exclusiva eh comiendo en un restaurante de París?" Otra de las grabaciones hace referencia a unos "teléfonos rojos" por los que se interesa Villarejo y Ríos le dice que "ya no se utilizan" y añade que "de hecho hay uno que es el de Pedro J (donde llamaba el periodista) y no se sabe el pin y por eso está el otro como un hijo puta y ésta dice llamaba tanto y ya no es cargo ni nada que claro y me manda un mensaje y...", pero Villarejo insiste, "ya macho pero ¿cómo podemos conseguir los números esos?".

Ambos también hablan de un supuesto inhibidor que llevaba Bárcenas encima siempre y que los periodistas de La Sexta habrían detectado, Dice Sergio en referencia al extesorero del PP que "era muy.. y en la cazadora, que los de la Sexta siempre le decían, cuando bajaba con la chaqueta llevaba el inhibidor puesto". Villarejo pregunta si en la cazadora, a lo que Ríos responde: "No, en el maletín, en el maletín, que siempre sale en todas las imágenes, ahí llevaba un inhibidor que lo tengo yo en casa".

Elcierredigital.com continuará publicando datos del sumario Kitchen durante los próximos días.

COMPARTIR: