04 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Gregorio XVIII protagonizó el último escándalo de la Iglesia Palmariana cuando visitó el 'Vaticano Chico' lo que acabó en una reyerta con arma blanca

La esperpéntica historia del Palmar de Troya (II): Un Papa afiliado al PP que renuncia por amor y acaba condenado

Ginés convetido en el Papa Gregorio XVIII.
Ginés convetido en el Papa Gregorio XVIII.
En 2005 falleció Gregorio XVII y le sucedió su amigo Manuel Alonso bajo el nombre de Pedro II porque anunció que el propio San Pedro le había dicho en una aparición que él tenía que ser el siguiente. Su Papado fue un periodo de decadencia. En 2011 uno de los sacerdotes, Sergio María, de nombre real Ginés Jesús Hernández, ascendió al papado bajo el nombre de Gregorio XVIII. La historia de El Palmar de Troya sumaba un nuevo y complicado capítulo.

Nacido en un pueblo de Murcia, Ginés intentó ser sacerdote en el seminario de Valencia, pero fue expulsado por sus problemas psicológicos y de conducta. Estuvo 27 años como sacerdote palmariano y se llevó consigo a sus padres separándolos del resto de la familia. De hecho, sus progenitores siguen enterrados en los muros de la fortaleza.

Su papado coincidió con un momento de resurgir de la organización tras la inyección de capital económico llegado desde Alemania e Irlanda, donde empieza a extender sus redes la fe palmariana. Este Papa se presentaba como un reformador. Intentó atajar el sexo dentro de los muros. En especial los contactos homosexuales. Para compensar, permitió el uso de pantalones vaqueros, de teléfonos móviles y fumar.

Sin embargo, pronto una mujer lo pondría todo patas arriba. Conocería a Nieves Treviño, una funcionaria de Granada que se autodenomina “Mata Hari” de El Palmar de Troya, porque, según ella, ayudó a parar una trama contra el Papa urdida por varios frailes.

Boda del penúltimo papa de El Palmar de Troya. 

Por amor, o no, Ginés abdicó en 2016 y salió de la Iglesia Palmariana. Según él, sólo se llevó 1000 euros y el “Papamóvil”, un BMW x6 blanco. Según el Pontífice que le sucedió, Pedro III un hombre de origen suizo, se llevó 2 millones de euros en joyas. Unos meses más tarde la basílica sufrió un incendio fortuito que destruyó parte del archivo. Aún se desconoce quién lo provocó, pero desde El Palmar apuntan que fue Ginés, quien ya se había convertido en un personaje mediático vendiendo un desnudo junto a su novia en Interviú, su posterior boda y varias entrevistas en televisión. Además, pidió una pensión no contributiva al Estado y se afilió al PP.

Su polémica última visita al 'Vaticano Chico'

10 de junio de 2018, Ginés Hernández y su pareja llegaron hasta la basílica de la Iglesia Cristiana Palmariana según consta en el acto del Fiscal "guiados por el ánimo de hacerse con el dinero proveniente de la recaudación de la orden", a la que había pertenecido el primero, y mediante una escalera telescópica superaron el muro perimetral del recinto antes de despuntar el alba.

Ya dentro del recinto, permanecieron "ocultos" hasta que sobre las 16,30 o las 17,00 horas de aquella jornada, "sabedores de que la puerta que da acceso a las dependencias del monasterio permanecería abierta, se introdujeron en la zona en la que se ubica la imprenta y las habitaciones de los superiores", vistiendo ropas negras, con sus rostros ocultos con pasamontañas y portando efectos como una navaja, dos caretas de payaso, bridas, cinta americana, dos alicates y una palanqueta.

Una vez en la estancia de la imprenta, según la Fiscalía, fueron sorprendidos por el conocido como "padre Silvestre", identificado como A.R.M.G. y también encausado, "momento en el que Ginés Hernández, esgrimiendo la navaja y con el ánimo de menoscabar su integridad física, se dirigió al mismo iniciándose un forcejeo entre ambos en el que A.R.M.G. resultó herido en el costado y extremidades", según continúa el relato del Ministerio Público.

Los muros del 'Vaticano Chico' temblaron de nuevo tras este escándalo pero ha vuelto el oscurantismo. 

La pareja de Ginés Hernández, añade la Fiscalía, "se unió a la agresión esgrimiendo un martillo que encontró y con el que alcanzó en la cabeza" al "padre Silvestre", quién "en el transcurso de la disputa, ante la objetividad del peligro que su vida corría dada la patente inferioridad en la que el empleo de armas y objetos contundentes contra él dirigidos le situaba, temiendo por su vida y tras lograr arrebatarle la navaja a Ginés, le asestó una puñalada" a la mujer en el costado, "golpeándole acto seguido en la cabeza".

El sacerdote, según el escrito, logró después "accionar la alarma de la estancia", con lo que acudieron a la misma varios religiosos, entre ellos el "padre José María", siendo éste atacado y agredido por ambos intrusos, tras lo cual el "padre Silvestre", "temeroso por ello de la vida y la integridad física" de su compañero, "se hizo con la navaja que se hallaba en el suelo y asestó una puñalada a Ginés Hernández, alcanzándole en el costado y propinándole varios puñetazos para neutralizar la posibilidad de nuevas agresiones".

"Venían a por enseres personales"

Finalmente, el Juzgado de lo Penal número 10 de Sevilla lo condenó a seis años de cárcel. En concreto, el Juez ha condenó a Ginés Hernández a dos años de cárcel por un robo con violencia e intimidación en casa habitada en grado de tentativa en el concurre la circunstancia agravante de disfraz, así como a cuatro años por dos delitos de lesiones producidas a dos sacerdotes. Su pareja fue condena  cinco años. Además, aproximarse a menos de 300 metros de la Basílica palmariana durante un período de diez años. 

Ginés Hernández durante su juicio. 

De otra parte, el abogado del ex papa, Manuel Martínez, se mostró satisfecho con esta condena y con que se haya suspendido la ejecución de la misma por un período de cinco años.

En declaraciones a los periodistas, indicó que el día de los hechos, Ginés Hernández y su pareja, de los que ha dicho que ya no están vinculados a la iglesia palmariana, "no tenían intención" de robar y que fueron a la basílica a buscar enseres personales. Cierto o no, por el momento, el 'Papa reformista' de El Palmar de Troya no acabó cumpliendo uno de los mayores miedos de su sucesor: contar los secretos más oscuros y poner luz sobre la financiación de un fenómeno pseudoreligioso único en Europa. 

COMPARTIR: