19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Ejecutivo de Pedro Sánchez lo admite en una respuesta a una pregunta escrita de los diputados del PP Álvarez Fanjul y Merino

El Gobierno logra el apoyo del PNV a los presupuestos a cambio de reconocer a la selección de fútbol de Euskadi

Campo del futbol.
Campo del futbol.
El Gobierno de Pedro Sánchez se ha descubierto por escrito al responder una pregunta del Grupo Popular. Los nacionalistas prestarán su apoyo a los presupuestos de Sánchez a cambio de que el Gobierno impulse el reconocimiento de Euskadi con selección propia a nivel deportivo y no habrá mejor escaparate que la próxima Eurocopa con sede en Bilbao.

El gobierno de Pedro Sánchez ha reconocido por escrito en una respuesta parlamentaria que ayudará a que Euskadi tenga reconocimiento a nivel deportivo en competiciones. La respuesta entró en el registro general del Congreso el pasado 8 de septiembre a las 13.06 horas.

La pregunta escrita fue planteada por los diputados del Grupo Popular Beatriz Álvarez Fanjul y Javier Merino Martínez. Ahora el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha respondido que  “cabe señalar que el Gobierno, en el marco del Acuerdo suscrito con EAJ-PNV para la investidura, cumplirá con el compromiso de ‘abrir cauces para promover la representación internacional de Euskadi en el ámbito deportivo y cultural’». Y con ese fin “se explorarán las herramientas que posibiliten el cumplimiento del objetivo, con seguridad jurídica, y en coordinación y colaboración con los agentes implicados”.

La respuesta del Gobierno a los populares.

Es decir, que el Gobierno se compromete a buscar las fórmula para que Euskadi tenga representación internacional a nivel deportivo, algo que puede funcionar de manera oficiosa pero nunca de manera oficial, como quedó acreditado después de que Cataluña intentara inscribir algunas de sus selecciones en organismos deportivos internacionales.

De este modo, el PSOE se asegura del apoyo del PNV a los próximos presupuestos generales del Estado.

La Eurocopa del pasado verano que fue aplazada con motivo del coronavirus tiene como sede de la selección española la ciudad de Bilbao, un escaparate ideal para los separatistas vascos que pretenden exigir una selección propia.

Pedro Sánchez y el líder del PNV, Andoni Ortuzar, firmaron el acuerdo de investidura del actual presidente con una serie de condiciones. Una de ellas apelaba directamente al avance hacia el reconocimiento de una selección de fútbol del País Vasco. El punto acordado entre socialistas y separatistas reclamaba, en concreto, “abrir cauces para promover la representación internacional de Euskadi en el ámbito deportivo y cultural”.

La plasmación práctica de este punto no es otra que la de esa selección de fútbol regional, que no disputa competiciones oficiales, convertida en una selección nacional. El PSOE y el PNV acordaron igualmente en ese documento el traspaso de las competencias de tráfico a la Comunidad Foral de Navarra, algo que provocó una agria polémica en el seno de la Guardia Civil de Navarra puesto que sus efectivos deben ser destinados a otros puntos de la geografía española tras dejar de prestar servicio en Navarra.

De esta manera el Gobierno paga el apoyo de los separatistas vascos del PNV. A cambio, el País Vasco disfrutará de un margen extra de déficit del 2,6% y una deuda pública del 15,9% en 2020. Es decir, que el Gobierno de Urkullu ha logrado, en pleno Covid, más de 1.700 millones extra por año.

COMPARTIR: