24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El periodista que destapó el caso asegura que la mujer de Gamón le contó que fue testigo de cómo su esposo daba cuenta a González de los seguimientos

Ignacio González asegura en el juicio por el caso Espías que él sí fue víctima de espionaje en el año 2008 en Colombia

Ignacio González en una declaración.
Ignacio González en una declaración.
El ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha declarado en el juicio por el caso Espías que no tuvo conocimiento de seguimientos "ilegales" a Manuel Cobo o Alfredo Prada y ha apuntado que él sí fue víctima de espionaje en el año 2008 en Colombia. Francisco Mercado, el periodista que destapó los supuestos espionajes ha testificado en el juicio que los acusados estaban "bajo el silencio del Gobierno de Aguirre".

Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid y la mano derecha de Esperanza Aguirre durante mucho años, ha asegurado que “todo es mentira” en su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid para declarar ese martes como testigo dentro del ‘caso espías’, que lleva ya varios días de vista oral en esta sede judicial madrileña.

Tras el error administrativo de este lunes, día en el que tenía que haber declarado y, por ende, haberse reencontrado con Aguirre, González ha testificado por fin sobre la malversación  de caudales públicos derivada de un presunto caso de espionaje a miembros del Partido Popular de Madrid.

Antes de que comenzaran las preguntas de los magistrados, la presidenta del tribunal María Paz Redondo ha pedido perdón a Ignacio González por el fallo en la citación, a lo que el exdirigente del PP ha querido señalar que, debido a esta información errónea, algunos medios de comunicación le “acosaron” en su trabajo, una situación “bastante lamentable”, ha asegurado.

Respecto a los presuntos seguimientos realizados a miembros de su partido y de los que uno de los acusados le señala como el principal interesado para que se realizaran, González ha asegurado que “ni conocía, ni ordené nada jamás. No he tenido competencias en materia de Justicia, Interior o Seguridad”. Así, ha indicado que todo lo relativo a las ‘órdenes ilegales’ de las que hablaron los acusados José Oreja y Antonio Coronado, “lo conocí por los medios”.

ignacio_gonzale

Ignacio González ha negado tener conocimiento del espionaje a miembros de su partido/Foto: Europa Press

También ha negado tener conocimiento alguno de la malversación o del uso indebido de medios públicos por parte de los acusados para llevar a cabo tareas ajenas a las labores que les encargaron.

Del mismo modo, el que fuera íntimo amigo de Esperanza Aguirre ha negado participar en la comisión interna que se llevó a cabo en la Consejería de Interior para esclarecer los presuntos espionajes. “No he tenido conocimiento de nada en relación a esto”, ha aseverado.

Sin embargo, algo de lo que sí ha asegurado tener conocimiento explícito, y que ha querido recalcar, es que él sí fue víctima de un espionaje. “Yo sí fui espiado en el año 2008 en Colombia y está acreditado en distintos juzgados y medios de comunicación. Es el único espionaje que yo he conocido en la Comunidad de Madrid”, ha manifestado González en relación a un presunto espionaje en el país caribeño. González denunció entonces revelación de secretos por parte de las agencias de detectives Método 3 y Mira, pero el caso finalmente se archivó.  

 Asimismo, Ignacio González ha asegurado no tener constancia de quejas o manifestaciones de algunas de las víctimas del supuesto espionaje, como Manuel Cobo o Alfredo Prada, en referencia a los supuestos seguimientos que les hicieron y que denunciaron en su momento.

La ley del silencio del Gobierno de Aguirre

Otro de los testigos citados este martes ha sido Francisco Mercado, el periodista que destapó en enero de 2009 en el diario El País el caso del espionaje político en el seno del PP de Madrid. En su declaración, ha asegurado que los supuestos 'espías' estaban "bajo la ley del silencio" del "Gobierno de Aguirre", una institución pública que alegaba que eran "contravigilancias legales".

"Si lo hubieran explicado, hoy no habría juicio", ha aseverado Mercado y ha añadido que esta situación se ha provocado por “la opacidad de un gobierno que no protege a sus funcionarios”.

La investigación de Mercado comenzó en enero de 2009, cuando a través del diario El País publicó los partes manuscritos de seguimientos que constataban la existencia de vigilancias a los políticos del PP, como Alfredo Prada y Manuel Cobo. Francisco Mercado recibió los partes por correo y recibió una llamada anónima.

Durante el juicio, el periodista ha contado que dio por buenas las notas de seguimiento después de realizar pruebas caligráficas a los escritos que había en ellas, todo ellos acogiéndose al derecho constitucional de no querer desvelar sus fuentes, las cuales ha afirmado que llegaron a ser “media docena” para poder contrastar la información que le llegó.

Una de estas fuentes sobre la que sí ha querido hablar por ser conocida es Yolanda Laviana, exesposa del exdirector de Seguridad Sergio Gamón y quien tenía que haber declarado este lunes, pero por otro error administrativo no lo hizo, por lo que las partes renunciaron a su testimonio.

“En aquel momento ella me contó que fue testigo de como su esposo daba cuenta a González del seguimiento a objetivos políticos y que, en ocasiones, había perdido el control de esos objetivos”, ha relatado Mercado.

En este sentido, el periodista ha manifestado que durante la investigación que llevó a cabo “nos chocó cuando empezamos a comprobar que los hechos descritos no estaban en las agendas públicas de Prada o Cobo. Eso era espionaje puro, porque es imposible saber con quien cenaba Prada o con quien se había reunido en un lugar privado. Horas, direcciones, cambios de rumbo…”.  

En cuanto a las vigilancias, ha descrito la existencia de dos grupos, uno formado por policías y otro integrado por guardias civiles, donde cada uno reportaba sus actividades a su consejero, ya fuera Ignacio González o Francisco Granados. Los dos han negado que ordenaran nada o que conocieran los hechos objeto del procedimiento.

Sobre estos grupos, Mercado ha manifestado que "altos cargos de la Consejería les dijeron que tenían que aguantar. Los guardias civiles lo hicieron siguiendo órdenes. Ellos no estaban a gusto. No tuve duda de que lo hicieron. Se quejaban de que les obligaban a hacer esto”. Además, ha añadido que "pudo haber malversación, pero yo me centré en saber por qué estos señores estaban ahí".

COMPARTIR: