23 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia CIvil continúa investigando la presencia de un dron y su propietario, avistado por tres pilotos, en el aeródromo madrileño el pasado lunes

Barajas no dispone del Escudo Global Antidrones que opera en Moncloa, la Zarzuela, el Congreso y el Senado

Un dron obligó a cerrar Barajas al tráfico aéreo.
Un dron obligó a cerrar Barajas al tráfico aéreo.
La Guardia Civil no ha encontrado el dron ni a la persona que interrumpieron las operaciones de vuelo en Barajas el pasado lunes, pero no dudan del testimonio de tres pilotos de vuelos comerciales que advirtieron a la torre de control de la presencia de un aparato no tripulado cerca de las pistas de operaciones. Barajas, a diferencia de otras instalaciones, no dispone del escudo Global antidrones que costó 290.000 euros el pasado año.

La Guardia Civil de Tres Cantos, en Madrid, no duda de que el motivo para interrumpir la navegación aérea del pasado día 3 de febrero en el aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas de Madrid fuese un dron.

Se apoyan en el testimonio de tres pilotos de diferentes vuelos que advirtieron advirtieron a la torre de control del aeropuerto poco antes de las 12.40 de aquel día de que en las inmediaciones de las pistas había un aparato no tripulado. Fuentes de la Guardia Civil creen improbable que tres pilotos de vuelos comerciales pudiesen confundirse en tan corto espacio de tiempo. Esos avisos provocaron que el aeropuerto, siguiendo el protocolo, decidiese interrumpir todas las operaciones y cerrar el espacio aéreo a las 12.40 horas de ese día.

La restricción al tráfico aéreo se mantuvo hasta las 14.20 horas, obligando a desviar 27 vuelos y provocando retrasos en varias decenas más. Es cierto que la posterior búsqueda del aparato y su piloto por parte del equipo Pegaso de la Guardia Civil no tuvo éxito, pero eso no significa que el incidente no ocurriese. De hecho, se continúa investigando el suceso y se sospecha de aficionados que intentan grabar los despegues y aterrizajes de vuelos comerciales para luego subirlos a Youtube.

El sistema ARMS de Indra.

En Barajas, al contrario de lo que sucede en el Palacio de la Moncloa y el Palacio de la Zarzuela no existe un escudo antidrones capaz de derribar influyendo en su frecuencia cualquier aparato aéreo no tripulado que se acerque a pocos kilómetros. Esos equipos fueron adquiridos por la Guardia Civil, tal y como contamos en elcierredigital.com tras un incidente acaecido en el aeropuerto británico de Gatwick en 2018.

En agosto de 2019 el Consejo de Ministros acordó contratar un sistema de protección contra drones que "amenacen edificios de altas instituciones del Estado" como el Congreso, el Senado, el Palacio de la Zarzuela o la Moncloa, así como "zonas de navegación aérea" por 290.000 euros. Se desconoce si algún otro sistema se llegó a activar el pasado lunes en Barajas.

El sistema ARMS (Anti RPAS Multisensor System), diseñado por Indra, consiste en un escudo antidrón diseñado para detectar y neutralizar cualquier posible amenaza generada por estos equipos, desde microdrones como el DJI Phantom hasta los grandes UAS. El ARMS de Indra consigue aunar las tres tecnologías, ATM, UTM y C- UAS y es capaz de distinguir una nave amiga de una enemiga. Se desconoce si este sistema, presentado en julio de 2019, fue el adquirido por el Gobierno español para proteger sus instalaciones "sensibles". Pero sí se conoce el nombre dado a esa red de escudos antidrones, escudo Global.

"Volar drones en las proximidades de un aeropuerto es una infracción grave y las sanciones pueden alcanzar los 90.000 euros", recuerda Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) este lunes. Si usted tiene uno de estos aparatos que le regalaron en su cumpleaños debe saber que no puede volarlo tampoco en una ciudad, tras la puesta de sol, en un espacio aéreo controlado o más allá de su alcance visual, aunque la aeronave lleve una cámara incorporada.

Certificados médicos para pilotar drones

De hecho, el Real Decreto 1036/2017 recoge todas las dudas respecto al uso de aeronaves civiles pilotadas por control remota (Rpas). Esa norma obliga a sacar licencia de piloto de drones solo si va a usar el aparato con fines profesionales o comerciales, tendrán que pasar un examen y aportar un certificado médico con la aptitud necesaria.

Existen infinidad de academias donde expiden estos títulos, pero al final todos tienen que ser validados por Aesa, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea que depende del Ministerio de Fomento. Todo esto y un seguro de responsabilidad civil facultan a los profesionales que usan drones.

Un dron transportando un paquete.

Ahora, si usted tiene un dron en su casa y sólo quiere usarlo en el campo o con fines recreativos, debe tener en cuenta algunas precauciones, como encontrarse a una distancia mínima de 8 kilómetros de un aeropuerto o aeródromo, 15 kilómetros en el caso concreto de Barajas, volar fuera del espacio aéreo controlado, no sobrepasar los 120 metros de altura o el obstáculo más alto situado dentro de un radio de 150 metros de la aeronave, usar el aparato de día y en buenas condiciones meteorológicas. Si la aeronave pesa menos de 2 kilogramos están permitidos los vuelos nocturnos, siempre que no se superen los 50 metros de altura.

Multa por sobrevolar el Wanda

Una medida de seguridad importante es que los vuelos siempre se realicen dentro del alcance visual del piloto (VLOS). Si la nave que pilota peso menos de 250 gramos podrá volar en ciudad y sobre aglomeraciones de personas y edificios siempre que no superen los 20 metros de altura. La primera multa por violar la legislación se puso en 2018.

La Guardia Civil multó por primera vez a un hombre que manejaba un dron que sobrevoló el estadio del Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano, cuando se celebraba la final de la Copa del Rey que disputaron el FC Barcelona y el Sevilla, en abril de 2018. La multa fue de 35.000 euros por incumplir de manera grave la normativa. En este caso la multa puede llegar a los 90.000 euros.

Pese a que ésta es la primera vez que se multa a alguien por manejar un dron, la Guardia Civil ya advirtió en su momento del aumento exponencial en el uso de estas naves pilotadas por control remoto, muchas de ellas sin la autorización necesaria. La proliferación de este tipo de aeronaves ha provocado numerosos incidentes con la operativa aérea tradicional, confirmando así una mayor asunción de riesgo. No se conoce todavía su la Guardia Civil ha realizado alguna detención por el parón de Barajas del lunes.

La problemática, según explicaron en la Guardia Civil, viene dada por dos factores, la falta de concienciación del peligro por parte del usuario y el desconocimiento de las reglas de circulación vigentes. Ante esta situación, La Guardia Civil dispone del equipo Pegaso, que controla el uso de drones y que ya dispone del material necesario para detectar, identificar e inhibir la señal de los mismos. En la Policía Nacional el grupo Perseo dispone de unos inhibidores portátiles de frecuencia que devuelven el dron al lugar de donde despegaron.

Los aparatos que usa la Guardia Civil para "cazar" drones.

Las infracciones más comunes son la falta de documentación, la ausencia de placas identificativas o un pilotaje inadecuado en lugares u horas no permitidas. Aunque no es obligatorio para el uso recreativo, sí es muy recomendable contar con un seguro de responsabilidad civil. Además, todas las aeronaves deben tener una placa de identificación ignífuga con el nombre del fabricante, el tipo, modelo, número de serie y los datos del operador.

 

 

COMPARTIR: