04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA GARGANTA, situada ENTRE EL PARQUE NATURAL DEL VALLE DE ALCUDIA Y SIERRA MADRONA, CUENTA CON 15.000 HECTÁREAS QUE OCUPAN MÁS ESPACIO QUE BARCELONA

Penúltimo ataque de Corinna Larsen: Así es la finca donde se conocieron el Rey Emérito y la exprincesa alemana

El Cierre Digital en
El lugar donde se conocieron Corinna Larsen y el Rey Juan Carlos en el año 2004 vuelve a estar de actualidad. La exprincesa narra, a través de ocho capítulos con todo lujo de detalles, desde los inicios de su relación sentimental hasta su ruptura. A partir del 7 de noviembre saldrán a la luz los momentos más desconocidos y polémicos de su relación con el Rey Emérito: “Me llamaba probablemente diez veces al día y todos los días me mandaba flores y cartas”, cuenta sobre los inicios de su romance.

Corinna Larsen ha decidido participar en un podcast de ocho capítulos donde se narra con detalle la relación amorosa que mantuvo con el Rey Juan Carlos I. La examante del actual rey emérito relata su relación al completo: desde los inicios de su aventura sentimental hasta la ruptura definitiva tras Botsuana. El lanzamiento del ya famoso podcast coincidirá, además, con el inicio judicial del recurso presentado ante las Cortes de Londres por los letrados de don Juan Carlos a la demanda que puso Corinna Larsen tanto a él y como al CNI.

Precisamente ese día se podrán escuchar los dos primeros capítulos que llevarán por título “Corinna y el Rey” y en los que Corinna describe cómo arrancó su polémico romance. Cuenta que el monarca “era muy acogedor y amable” y asegura que “me llamaba probablemente diez veces al día y todos los días me mandaba flores y cartas”. A pesar de este apasionado comienzo, Corinna confiesa que “con el tiempo” se fue dando cuenta de que el actual emérito “no solo estaba llevando una doble vida sino una vida quíntuple”. 

portada-corinna-juan-carlos

El rey Juan Carlos y Corinna.

Del matrimonio con doña Sofía Corinna comparte las confesiones que le hizo el rey, entre ellas, que era un matrimonio para mantener la “imagen”. “Es un matrimonio sólo en imagen y hacía tiempo que habían dejado de pasar tiempo juntos cuando no estaban en público. Su relación había comenzando con un coqueteo entre primos en un yate”, apunta la exprincesa alemana. 

La relación entre Corinna y Juan Carlos se fue deteriorando con el paso del tiempo: “Creo que era una cuestión de pura supervivencia”, y pide que se haga un ejercicio de empatía: “Imagina que la persona que dice amar a tus hijos y que eres el amor de su vida te involucra en una investigación criminal”.

Cuenta que asegura haber pasado miedo tras finalizar la relación y que fue en ese momento cuando el monarca le exigió que devolviera la cantidad de aproximadamente 65 millones que le había transferido desde sus cuentas ocultas en Suiza. En relación a la operación que pusieron en marcha los Servicios de Inteligencia españoles para atemorizarla y presionarla con el fin de que devolviera dicha cantidad de dinero y que ha denunciado, relata el episodio: “Me despierto de madrugada y siento que hay alguien de pie, junto a mi cama, en mi propia habitación de hotel, que me dice: si no obedeces estas instrucciones, podrás morir en un túnel como la Princesa Diana”, cuenta que le trasladaron unos emisarios en nombre del monarca.

Volviendo al principio, el escenario principal donde comenzó toda la relación fue la finca La Garganta, en Almodóvar del Campo, Ciudad Real. Era el año 2004 cuando la alemana y el monarca se conocieron en una cacería. Por aquel entonces, Corinna aún usaba con todo derecho el nombre de Corinna zu Sayn-Wittgenstein ya que estaba unida en matrimonio al príncipe alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein, con el que contrajo matrimonio civil en el año 2000 y con el que tuvo a su hijo Alexander en el 2002. Entonces el matrimonio no pasaba su mejor momento y anunciaron su divorcio un año más tarde, en 2005.

La Garganta del Duque de Westminster 

La finca sigue siendo un lugar de caza habitual de las casas reales europeas, además de uno de los iconos en calidad de trofeos por el pasto y la privilegiada situación que tiene. Posee 15.000 hectáreas que ocupan el Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona en el término municipal de Almodóvar del Campo, en Ciudad Real. La finca cuenta también con un hospital de primeros auxilios y una iglesia. 

El dueño es Hugh Grosvenor, un joven de 29 años, considerado uno de los aristócratas más influyentes de Reino Unido y a su vez, uno de los padrinos de George de Cambridge, el hijo mayor los príncipes y bisnieto de la Reina Isabel II. Grosvenor heredó la finca de su padre, Gerald Cavendish Grosvenorduque de Westminster, quien la adquirió en 1999 por 100 millones de euros a los diferentes dueños, a través de Grosvenor Estate, un grupo inmobiliario que controlaba las propiedades del noble, quien fue considerado en 2013 el hombre más rico de Reino Unido por Forbes.

hug

Hugh Grosvenor

Hugh Grosvenor, séptimo duque de Westminster, es considerado uno de los solteros de oro de Europa. En enero, el diario The Times incluyó su nombre en la lista de las diez personas que más impuestos pagaron en 2019 en Reino Unido, casi setenta millones de libras en impuestos en 2019, es decir, unos ochenta y dos millones de euros.

Esta cantidad sorprende, pero conviene aclarar que Grosvenor es considerado el hombre más rico de su país y su fortuna se estima en diez mil millones de libras. Sin embargo, esta publicación llegó después de que Jeremy Corbyn, el candidato laborista a primer ministro del Reino Unido, señalara a Grosvenor como una de las fortunas a las que subiría los impuestos de llegar su partido a ocupar del número 10 de Downing Street.

Grosvenor mantiene desde hace cinco años un peculiar romance con Harriet Tomlison, hija de un empresario de cortinas. La joven trabaja como consultora en la City de Londres. Nadie sabe con exactitud si siguen saliendo juntos o si sólo son amigos ya que la relación ha pasado por épocas de alejamiento entre ellos. Al joven duque no se le han conocido más relaciones.

En 2016, a la muerte de su padre, heredó su patrimonio. Es el mayor terrateniente de su país y uno de los mayores de Europa. En España tiene propiedades en Ciudad Real, Madrid o Córdoba. La Garganta la han visitado miembros de casas reales como los Grimaldi de Mónaco, los Orange de Holanda o los Borbones españoles. También han acudido políticos como Esperanza Aguirre, Álvarez Cascos o Federico Trillo. Sin embargo, su relación más estrecha es con los miembros más jóvenes de la realeza británica. Tanto William como Harry han cazado en estos pagos como en su día lo hiciera Carlos de Inglaterra.

Sin embargo, hoy William de Cambridge intenta no aparecer en público cazando ni que se sepa de su afición cinegética debido a las críticas que despertó la publicación de unas fotografías suyas con escopeta después de haber realizado una campaña en contra del tráfico de cuernos de marfil.

Por otro lado, Hugh Grosvenor también se ha visto afectado por la compleja relación de los hijos de Lady Di después de que Harry anunciara que junto a su esposa, la actriz Meghan Markle, abandonaba la Casa Real. Según la prensa inglesa, el duque habría intentado mediar sin éxito entre los dos hermanos y hoy no cuenta con los favores de Kate de Cambridge.

Problemas con los ecologistas y los vecinos

La impresionante finca le ha dado varios dolores de cabeza al duque inglés. Ecologistas en Acción lleva años denunciando que las actitudes del noble inglés dejan mucho que desear. En varias ocasiones han puesto sobre la mesa el cierre de rutas que deberían ser de acceso público o el hecho de que se cultiven tierras para beneficiarse de las subvenciones de la Unión Europea. Según Ecologistas en Acción cultivan “miles de hectáreas que luego no recogen, pero sí reciben las ayudas que le llueven de Europa”, aseguran.

1532284494_532284487-859559-2-1

Protestas de los vecinos

También se han quejado del trato que dan a los animales que habitan en su finca: “Están acabando con los depredadores; si quieren que sus tierras estén llenas de conejos, los encargados ponen trampas contra las águilas. Así acaban con depredadores como linces, lobos o zorros”. A los tribunales intentaron llevar el cierre con pinchos que supone un peligro para los animales.

Por si fuera poco, Ecologistas en Acción junto con CODA salieron en defensa de los vecinos de El Horcajo que quedaron aislados debido a que el casco urbano de la localidad queda en medio de La Garganta. El cierre de caminos ha sido denunciado constantemente, entre ellos el Camino Real de la Plata que da a la Minas del Horcajo. Denunciaron en 2013 y 2014 que guardas de la finca, armados, impedían el paso a los vecinos. Las protestas y denuncias se han sucedido durante años sin que se produjera sentencia alguna que afecte a una finca que sirvió de escenario para el primer encuentro entre Corinna y Don Juan Carlos. 

COMPARTIR: