23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El eurodiputado valenciano se desquita así de la 'traición' de Mariano Rajoy que le apartó de ser ministro en 2011, y ahora moverá los hilos en Génova

Esteban González Pons regresa a Madrid para regir en los despachos el nuevo PP de Núñez Feijóo

/ Alberto Núñez Feijóo y Esteban González Pons.
El eurodiputado del PP, Esteban González Pons, regresa a Madrid para regir en los despachos el nuevo PP de Núñez Feijóo. Ha sido nombrado presidente del comité organizador del Congreso Extraordinario del Partido Popular que certificará el salto a la sede de Génova de Alberto Núñez Feijóo, íntimo amigo del veterano político valenciano que ya sonó como ministro del Gobierno de Mariano Rajoy en 2011. Se desquita así de la 'traición' de Rajoy.

El Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular ha elegido a Esteban González Pons como presidente del comité organizador del Congreso Extraordinario de la formación conservadora, que previsiblemente certificará el relevo de Pablo Casado por Alberto Núñez Feijóo.

Este nombramiento hace pensar a los expertos que el eurodiputado valenciano no será finalmente el secretario general del PP o número dos del presidente de la Xunta, que ya lo eligió para este cargo cuando meditó enfrentarse a Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Pablo Casado en las primarias de 2018.

Aunque todas las quinielas dan por seguro que González Pons estará muy próximo al líder gallego y que moverá en los despachos los hilos del nuevo PP de Núñez Feijóo, íntimo amigo del veterano político valenciano que ya sonó como ministro del Gobierno de Mariano Rajoy en 2011. 

Las siete vidas de González Pons

El valenciano Esteban González Pons saltó a la fama política como portavoz estatal del PP en el Senado, entre 1999 y 2003, en los tiempos de poder de José María Aznar. Pero aquel año, Francisco Camps, que relevaba a Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat valenciana, lo reclamó para convertirse en conseller de su primer Govern.

El íntimo de Feijóo ocupó tres carteras diferentes durante esta legislatura y se vio salpicado por algunas acusaciones que no se fundamentaron jurídicamente. Una de ellas la recibió de Álvaro Pérez 'El Bigotes', que lo acusó de haber influido para que su empresa obtuviera contratos irregulares de la Fórmula 1.

González Pons. 

No es la única sombra que persigue a González Pons, que tampoco pudo entregar ninguna copia de su tesis doctoral cuando saltó este tema a la opinión pública. Una tesis doctoral también dirigida por el polémico exdirector del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), el ya fallecido catedrático Enrique Álvarez Conde, investigado y señalado en el caso del máster de Cristina Cifuentes y de Pablo Casado.

El eurodiputado, y a su vez vicepresidente del PP europeo, también recibió en su día críticas por haber formalizado el pacto que firmó el Partido Popular en 2013 con el Partido Comunista de China. Cuatro años después visitó China y aseguró que "el mundo ha evolucionado y es ahora multipolar. Los grandes actores internacionales no son solo ya EEUU, Rusia y algunos países europeos, sino que han emergido otros como China con los que debemos contar".

Su nueva vida

González Pons se ha dedicado en los últimos tiempos a publicar algunos libros y ser objeto de los photocalls junto a su mujer, Piluca Bertolín, por ejemplo, en Vanity Fair. Fue en esta revista donde cultivó el perfil centrista que llevaba buscando mucho tiempo, llegando a desmarcarse del PP en asuntos relacionados con los derechos del colectivo LGBTI) y reconociendo los graves errores del PP valenciano de su amigo Francisco Camps con "los compañeros" de la Gürtel.

El dirigente, que ha defendido la inocencia de Francisco Camps, del que dice que "no se llevó un euro que no le correspondiera", sin embargo sí ha reconocido que se equivocaron en algunos asuntos. Así, se sinceró afirmando que "para mí, fuimos demasiado lejos en la política de grandes eventos y de obras monumentales. Hubo un momento en el que al PP valenciano le importó más la imagen pública de la Comunidad que la vida particular de los ciudadanos. Debimos haber construido menos Ciudad de las Ciencias y atender más a la sanidad, la educación y los servicios sociales. Nos preocupamos tanto por la mística que olvidamos la ética".

Fue en el año 2007 cuando González Pons se convirtió en portavoz del Govern valenciano y solo un año después, cuando Mariano Rajoy echó de Génova a los aznaristas Ángel Acebes y Eduardo Zaplana para formar 'su equipo', lo fichó como vicesecretario de Comunicación.

En la segunda legislatura de Zapatero se convirtió en unas de las voces más autorizadas del PP, pero cuando el partido alcanzó la mayoría en 2011, precisamente Rajoy lo apartó y no lo eligió como ministro: "Nadie me lo ha explicado. Esperaba ser ministro, sí. No obstante, mi amistad con Mariano desde aquella vez no ha hecho más que crecer", afirma.

González Pons, que decía hace unos meses sentirse "muy vinculado" con el proyecto de Pablo Casado, se marchó a Bruselas en 2014 en una lista que lideraba Miguel Arias Cañete. Quizá por eso, en 2018 rechazó la oferta de Mariano Rajoy para ser el candidato del PP a la alcaldía de la ciudad de Valencia en las elecciones de 2019.

Piluca Bertolín y González Pons, en Vanity Fair. 

En ese año de 2018 estuvo a punto de volver a Madrid para hacer campaña a favor de Alberto Nuñez Feijóo de cara a la presidencia del PP estatal, al que ahora previsiblemente acompañará en un puesto de máxima responsabilidad.

Palos a Vox

González Pons no ha dudado en afirmar que el PP debe alejarse de Vox porque es un partido "nacionalista español". Y el órgano mediático oficioso del partido de Abascal, La Gaceta, le ha devuelto con creces los 'piropos': "Una de las figuras que mejor explica tanto la degradación de la Unión Europea como el interminable viaje del PP al centro de la nada es Esteban González Pons. El hombre fuerte del PP en Bruselas lleva tiempo destapándose como un entusiasta del globalismo, del fin de las soberanías e identidades nacionales y la imposición del modelo chino en occidente, uno de los grandes objetivos de las élites europeas".

"Con esta hoja de servicios no extraña tampoco que sus mejores socios en el Parlamento Europeo sean el liberal Luis Garicano y el socialista Javier Moreno, que acudieron a la presentación de su novela y con quienes participó en un reportaje en El Español «contra la dinámica del guerracivilismo» en el que desvelaban la «cordialidad y el consenso» de la relación que les une frente a la crispación del Congreso de los Diputados. Nuevamente España (nosotros) es el problema y Europa (ellos), la solución", le replicaron.

Ahora, aunque a algunos les pese, el eurodiputado del PP, Esteban González Pons, regresa a Madrid para regir en los despachos el nuevo PP de Núñez Feijóo.

COMPARTIR: