15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presupuesto de catering ha ido a manos de empresas privadas, que han reducido la calidad y cantidad de los alimentos

Una asociación militar pide explicaciones a Defensa por la comida mohosa y las raciones escasas en el Ejército

Efectivos del Ejército en un comedor militar.
Efectivos del Ejército en un comedor militar.
Poca comida, bajo nivel nutricional, productos en mal estado y reasignación de tareas a los cocineros son algunas de las denuncias sobre el funcionamiento de los comedores y cantinas en los cuarteles del ejército. La Asociación Militar Profesional #45SinDespidos exige respuestas al Ministerio de Defensa sobre la gestión de la hostelería en el Ejército a través de un comunicado.

La asociación explica a elcierredigital.com que desde el año 2000 el Ministerio de Defensa ha prescindido del servicio de los oficiales con experiencia en hostelería y en su lugar ha contratado empresas de cátering privadas que no cumplen las necesidades nutricionales de los efectivos del Ejército. Denuncian que han puesto como limite a prestar el servicio los 45 años, pero que luego contratan a empresas cuyos empleados pueden superar ampliamente esa edad.

Jenner López, portavoz de la asociación Militar Profesional #45SinDespidos, ha indicado que la contratación progresiva de empresas privadas genera distintos problemas en los cuarteles. Primero, se ha perdido el valor y la formación de los oficiales formados en el área de hostelería, en tanto, ocupan puestos que no aprovechan su potencial. “He conocido a una chica con formación en hostelería y la tenían contando tornillos en un almacén, mientras la cantina del cuartel estaba cerrada”, comenta López.

Un militar comiendo.

En segundo lugar, explicó que también las instalaciones pueden quedar vacías, ya que muchas empresas de catering disponen de servicio de entrega en neveras y, por tanto, se desconoce la fecha de preparación y los equipos y espacios de cocina quedan inutilizados. Se desconoce la cantidad exacta de cantinas y comedores que permanecen inutilizados para cocinar, por eso la asociación ha solicitado información al Ministerio de Defensa sobre cuántas cocinas se encuentran cerradas por finalización del contrato o por haberse visto afectadas por concurso de acreedores.

Por último, la contrata de terceros ha derivado en segmentación del presupuesto de alimentación de los cuarteles. En 2018 y según información al que ha tenido acceso la asociación militar, el gasto en catering del Ministerio ascendió a 23.975.000 euros. En estos términos, Jenner López expone que existe un presupuesto diario de alimentación por persona. A su juicio, el problema es la distribución del presupuesto: "No es lo mismo que te ofrezcan, por ejemplo, diez euros para que comas tú a que se los des a una empresa que presta un servicio y tendrá que ganar algo. Al final, estas reduciendo la inversión real en la comida y el resultado es lo que vemos día a día”.

Carta de la asociación #45SinDespidos.

López denuncia que existen cuarteles en los que ha cerrado el servicio de comida por fallos con la empresa contratista y se han dispuesto máquinas de bocadillos y de café, mientras la cocina no opera. Ante esto, la organización de Jenner ha realizado una solicitud de información al Ministerio para saber con exactitud todos los datos sobre contrataciones y adjudicaciones a empresas privadas y la situación de los comedores y cantinas.

Esta semana, Alberto Chicote, dio voz en su programa ¿Te lo vas a comer? a varios miembros del ejército que denunciaban no recibir buena alimentación, entre las quejas había comida mohosa, gusanos o frutas pasadas. Por otra parte, el chef indicaba que la mayoría de los menús que había leído no cumplían con las necesidades nutricionales de los efectivos.

Los gastos, compartidos entre Defensa y los soldados

Los efectivos en los cuarteles tienen dos opciones; o bien comer en la cantina o llevarse ellos comida preparada. En el primer caso, los gastos se comparten entre el presupuesto de Defensa y los militares. Normalmente, el precio oscila entre 2 y 3 euros, hasta 5 euros por el menú del día completo. Por lo tanto, los oficiales que se encuentran con algún problema en los menús, igual tienen que pagar por ellos.

La asociación de Jenner López aseguró que, aunque los sueldos de cada uno de los Generales, oficiales, suboficiales, personal civil y tropa profesional son acordes al papel que desempeñan en el ejército; los precios de la comida son iguales para todos, independientemente de la tabla salarial, lo que genera desbarajustes y desigualdas en los que cobran menos.

López también informa que de las situaciones más llamativas están en los ejercicios y maniobras que implican desplazamiento. En estos casos, los equipos no tienen oportunidad de adquirir alimento fuera del cuartel, y en muchos casos recurren a complementos de comida de máquinas dispensadoras. También indica que el personal con necesidades alérgicas recibe recomendación de no consumir los alimentos y pide llevar comida a nivel particular.

COMPARTIR: