08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fue involucrado en la operación “Edén”, la mayor que se hizo en España contra el narcotráfico y está en la cárcel por la muerte de cinco chicas

De nuevo a la calle: Miguel Ángel Flores, de gogó a responsable de cinco muertes en el Madrid Arena

Miguel Ángel Flores ha sido un afamado empresario de la noche madrileña
Miguel Ángel Flores ha sido un afamado empresario de la noche madrileña
Miguel Ángel Flores empezó desde abajo como gogó y luego como relaciones públicas. Empezó repartiendo “flyers” durante la década de los años 80 hasta ser uno de los promotores más conocidos de la Comunidad de Madrid. Su ambición por el dinero y meter más personas de las debidas en sus conocidas fiestas fue su perdición. En 2012 vendió más entradas de las permitidas para el “Thriller Music Park” del Madrid Arena, algo que, tras una avalancha de la multitud, costó la vida a cinco chicas jóvenes.

Está a punto de salir a la calle gracias al tercer grado. Puede ser ya esta Navidad.  El empresario de la noche madrileña, Miguel Ángel Flores, saldrá de la cárcel después de ser condenado en septiembre de 2016 a cuatro años de prisión como autor de cinco homicidios por imprudencia en la madrugada del 1 de noviembre de 2012. Este promotor vendió más entradas de las permitidas para la fiesta “Thriller Music Park” celebrada en el recinto Madrid Arena, en la Casa de Campo de Madrid, donde pinchó el famoso DJ estadounidense Steve Aoki.

Debido al poco espacio que había y al exceso de personas dentro de este pabellón municipal se produjo una avalancha que le costó la vida a cinco mujeres jóvenes: Belén Langdon (17 años), Cristina Arce (18), Rocío Oña (18), Katia Esteban (18) y María Teresa Alonso (21). Flores a través de su empresa Diviertt S.L. vendió al menos 16.695 entradas, frente al aforo máximo permitido para ese espacio multiusos, de 10.620.

La sentencia le culpó de “ser el principal responsable de los hechos al crear la situación de riesgo provocada por el sobreaforo para conseguir un mayor beneficio económico; así como de tener un dispositivo de seguridad bajo mínimos y abrir dos de las tres salidas de emergencia para que entrara más público cuando la pista central estaba colapsada”.

Miguel_Angel_Flores_2

Miguel Ángel Flores sentado en el banquillo.

Considerado como un recluso modelo, desde que ingresara en la prisión de Segovia de Perogordo el 23 de marzo de 2018, después de que el Tribunal Supremo ratificara su condena, ha disfrutado ya de varios permisos para salir de prisión, los cuales comenzaron en mayo de este mismo año. Ahora está apunto de conseguir el tercer grado que le llevará de nuevo a la calle.

De gogó a empresario de la noche madrileña

La avaricia fue la perdición de Miguel Ángel Flores (conocido como MAF), un empresario que, antes de que ocurriera lo del Madrid Arena, se jactaba de haber metido a 25.000 personas en este mismo pabellón, con motivo de la Nochevieja de 2008, y que incluso aseguró que en la de 2009 llegaría a 30.000.

Su fama en el mundo discotequero le precede, ya que, antes de ser condenado, dirigía el FMS Group, con siete salas y tres importantes festivales de música (Space, Klubbers e Infinita Gay Week).

Flores, al más puro estilo peliculero de la historia americana, empezó desde abajo como gogó en los años ochenta, algo que compaginaba a pie de calle repartiendo “flyers” en salas como “Aire”, lugar que más tarde cambió de nombre en contadas ocasiones ("2Épsilon” o “Gran Hermano Bar").

Miguel_Angel_Flores_3

Miguel Ángel Flores con el conocido DJ español, Wally López

Este empresario inició en los años noventa la apertura de un “afterhours” gigante en la parte trasera de la Estación de Chamartín: la sala “Macumba”, ahora conocida como “LAB Madrid”. Aquello fue el inicio de su ascenso. Cosas del destino, la sala “Alcalá 20” (actualmente “Mondo Disko”), donde en 1983 murieron 81 personas, fue también reabierta por MAF, como se le conoce en el mundo de la noche, después de realizar una inversión de cinco millones.

Las escuchas llevadas a cabo con motivo de la operación “Edén”, la mayor que se hizo contra el narcotráfico en España, con unos 150 implicados y 300 kilos de cocaína incautados, señalaron que Flores pudo estar muy bien situado en el ámbito municipal. En las grabaciones se escucha a uno de sus empleados hablar del contacto de Flores en el Ayuntamiento, que le permitía quitar el limitador de sonido en sus locales. Además, entre sus clientes VIP´s se encontraban varios políticos del equipo de gobierno del PP.

El escándalo del Madrid Arena hizo que MAF se desprendiera de sus negocios más emblemáticos. Sin embargo, el empresario volvió con un nuevo local de ocio con el valenciano “Grupo Alonso”. Flores, hasta su ingreso en prisión, gestionaba un proyecto bautizado como Madrid Exposiciones y Eventos Urbanos (MEEU), con pabellones multiusos y de exposiciones, auditorios, un centro de negocios, club social, restaurantes y terrazas.

Un reo modelo

Durante su estancia en la prisión de Segovia, el estado de ánimo de Miguel Ángel Flores ha sido bueno o al menos así lo ha demostrado. Aprovechó los primeros meses para operarse de la cadera, una intervención que tenía pendiente y que decidió aplazar, hábilmente, para cuando estuviera entre rejas.

Todo ello hizo que cuando recibió el alta hospitalaria pasara los tres primeros meses privado de libertad en la enfermería. Durante un tiempo recibió la visita de un fisioterapeuta que acudía al penal periódicamente para que Flores hiciera rehabilitación.

Miguel_Angel_Flores_4

Miguel Ángel Flores escoltado por la Guardia Civil 

En prisión, Flores coincidió con un exempleado suyo de una discoteca, lo que le facilitó las cosas dentro del centro y le sirvió de apoyo. Por ello no ha tenido problemas de adaptación. Se habituó enseguida a la vida carcelaria.

El condenado por la tragedia del Madrid Arena solicitó enseguida su traslado al módulo de respeto, en base a su buen comportamiento y a su colaboración con funcionarios y presos. Lo logró. Ahí están los reclusos con un bajo perfil delincuencial que se encargan de autogestionar el recinto. Hay unos 50 internos. Flores está ahí con su antiguo empleado y ahora amigo.

En ese módulo hacen una vida más normalizada que el resto de reclusos. Se dividen las tareas de limpieza, mantenimiento y las de apoyo, así como las actividades por grupos, en función de los criterios marcados por psicólogos, educadores y trabajadores sociales. Siguen un programa personalizado destinado a suplir las carencias individuales del recluso.

Cada grupo tiene un interno responsable, papel que ha recaído muchas veces en Flores, en base a la decisión del personal del centro. Este se encarga de repartir los quehaceres, representar a los miembros de su "equipo" y servir de apoyo y mediador de sus compañeros.

Miguel_Angel_Flores_5

Miguel Ángel Flores saliendo de la Audiencia Provincial

El empresario condenado goza de gran ascendencia sobre el resto de reclusos y está muy bien valorado por los funcionarios. Por ello ha sido y sigue siendo el encargado y coordinador del módulo. Flores lee, hace deporte, acude a los talleres, ve la televisión, sale al patio... Así mata el tiempo libre. Su rutina, como la del resto, es levantarse a las ocho de la mañana, comer a la una y volver a la celda a las ocho y media de la tarde.

Ahora pronto cambiará este régimen por el de semilibertad, pasando más tiempo en la calle que en un centro de reinserción. Un hecho que no gusta en absoluto a las familias  de las cinco jóvenes muertas en Madrid Arena que ya no volverán a la vida.

COMPARTIR: