21 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Más de mil antidisturbios cobrarán setenta euros de dieta al día más alojamiento

Un millón de euros nos cuesta la final de la Copa Libertadores ideada por Pedro Sánchez, Florentino Pérez y Luis Rubiales

La celebración de la Copa Libertadores es el acontecimiento deportivo del momento. desde hace días no se habla de otra cosa en España y el mundo. De lo que no se habla tanto, es del coste que tendrá para los ciudadanos españoles la celebración de este partido, calificado de alto riesgo, en cuanto a medidas de seguridad se refiere.

Los incidentes hace dos semanas en Buenos Aires que impidieron la celebración de la final de la Copa Libertadores que enfrentaba al Boca y al River, eternos rivales del balompié argentino, podrían trasladarse este domingo a la capital de España. Se ha asumido con toda naturalidad, lo cual no deja de ser peligroso, que este partido conlleva sus riesgos por su propia naturaleza. Pedro Sánchez y Florentino Pérez, presidente del Gobierno y del Real Madrid, respectivamente, están encantados de albergar esta final. Para el presidente socialista no deja de ser una exhibición de músculo, para el líder merengue un gran negocio. ¿Y para los españoles? Pues una sangría económica: en torno al millón de euros nos costará la seguridad del partido de marras.

Los números que fuentes de la Policía trasladan a Elcierredigital.com son claros. El sueldo de un agente ronda los 1800 euros y habrá unos 1400. A esto hay que sumar todos agentes que vendrán de fuera y que por dietas cobrarán 72,15 euros al día. Este operativo empezó el pasado miércoles y se terminará el lunes 10 por la mañana. A estos gastos hay que añadir  el traslado de estos agentes cada día ya que Madrid tiene el máximo de ocupación hotelera, el puente de la Constitución es el favorito de la gente para visitar la capital de España, los agentes desplazados se tienen que alojar en ciudades alejadas de la capital como Torrejón de Ardoz o Alcalá de Henares.

Agentes antidisturbios movilizados y ultras del Legia Varsovia polaco

El coste de un partido de alto riesgo habitualmente es de 600.000 euros, pero en este caso el operativo durará casi una semana por lo cual puede que ronde el millón de euros” asegura el Subinspector de Policía Nacional Alfredo Perdiguero a este periódico.

A estas cantidades habrá que sumar otras distintas como el coste en el SAMUR, control del subsuelo de la zona, etc…

“Lo peor es que hemos sido los últimos en ser consultados. La preparación de un partido de alto riesgo se hace con mes y medio o dos meses de preparación y para este no hemos tenido más que una semana para prepararlo todo cuando este supera a todos los demás”, explica Perdiguero.

Respecto a la peligrosidad real que conlleva esta final añade que “el problema no es controlar a los ultras que lleguen a Barajas, lo de verdad complicado son los que están llegando a Francia, Mónaco o Portugal y entran en España por carretera. Esos no se pueden controlar”. El Suinspector Perdiguero está convencido de que el peor momento puede darse en el postpartido: “Se va a retener a los perdedores en el estadio todo lo que se pueda, pero no eternamente. Los ultras de cada equipo sienten odio visceral, por el contrario. Esto no es un Madrid-Barça”. 

Además, a esto hay que sumar las conexiones de las Barras Bravas con grupos ultras españoles como los Bukaneros del Rayo Vallecano o los Biris del Sevilla. “La Brigada de Información no les está perdiendo de vista” informa Perdiguero.

Por si faltase algún flanco por cubrir, España sigue en Nivel 4 respecto a las amenazas terroristas. “Hay puntos fijos de protección que no se pueden abandonar ni por un partido ni por nada. Un evento de estas características es muy potente para según que grupos terroristas” explica el Subinspector Perdiguero.

Imagen de la ida de la final en La Bombonera

Números aparte, Pedro Sánchez ha confirmado su presencia al partido. Según el resultado de seguridad, el Jefe de Gobierno se pondrá una medalla o no. Casa Real no ha confirmado la presencia de los Reyes. Tampoco se sabe si acudirá el presidente argentino Mauricio Macri, que tiene el patio político de su país lo suficientemente revuelto como para no acudir a Madrid. Previsiblemente, tampoco lo hará la alcaldesa de la capital Manuela Carmena a la que según fuerte cercanas “no le hace mucha gracia los costes de este evento”. Los costes de seguridad no parecen importar mucho en plena efervescencia de la celebración de la final de la Copa de Libertadores. Mientras la pelota rueda, nadie se preocupa de unos problemas, que, desde los Cuerpos de Seguridad del Estado, intentarán que se queden en nada.

COMPARTIR: