16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presunto narcotráficante era amigo íntímo de Chávez y ocupó varios cargos de Inteligencia militar y Seguridad durante su gobierno

La Audiencia Nacional decidirá este jueves si entrega al exgeneral chavista Hugo Carvajal a Estados Unidos

Hugo Carvajal pasó de amigo a enemigo de Maduro después de asegurar que delataría a otros funcionarios.
Hugo Carvajal pasó de amigo a enemigo de Maduro después de asegurar que delataría a otros funcionarios.
La extradicción del exjerarca chavista, Hugo Carvajal, cercano a Hugo Chávez, fue pedida por las autoridades de Estados Unidos debido a una investigación sobre narcotráfico en la que está imputado. La solicitud se hizo varios meses atrás pero Carvajal fue detenido en Madrid el pasado mes de abril y, por tanto,no será extraditado hasta que la Audiencia Nacional decida si procede o no la solicitud de las autoridades norteamericanas.

El exgeneral de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) Hugo Carvajal tiene una carrera militar de más de 30 años y fue jefe de la Inteligencia militar de Venezuela. Ganó notoriedad el pasado 21 de febrero por grabar un vídeo en el que reconocía como "presidente encargado" al líder opositor Juan Guaidó.

Tras su detención en el aeropuerto de Madrid-Barajas, pasó a disposición del juez de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Alejandro Abascal, a quien explicó que salió de Venezuela en barco, rumbo de República Dominicana y allí tomó un vuelo a España, justo un mes después de que su familia abandonase el país y se estableciera en Madrid.

Llegó a España en un vuelo comercial. Alegaba así que tenía arraigo, pero el juez consideró que existía riesgo de fuga y ordenó su ingreso en prisión provisional. En aquella comparecencia afirmó además que podía aportar información que vincularía al gobierno de Nicolás Maduro con el partido-milicia libanés Hezbolá y las guerrillas colombianas de FARC y ELN, entre otros grupos terroristas, así que el instructor decidió abrir unas diligencias aparte y escucharle en declaración.

La Audiencia Nacional dictó en abril la orden de detención contra Carvajal.

Sin embargo, cuando fue citado atendiendo a su petición de acudir voluntariamente, Carvajal se personó en la Audiencia Nacional acompañado de un nuevo abogado, el mismo que viene representando al comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo, y solicitó suspender la comparecencia hasta que el letrado se preparase la causa.

A continuación, el abogado difundió a los medios de comunicación un escrito en el que Carvajal exponía su voluntad de "seguir cooperando a fin de impulsar la transición en Venezuela, con las autoridades y los organismos adecuados a fin de facilitar, por los cauces pertinentes, información de calidad, precisa y útil para alcanzar este objetivo".

Abascal, por su parte, decidió archivar las diligencias previas incoadas y entre tanto, seguía su curso el procedimiento de extradición, según informaron fuentes jurídicas. Estados Unidos había lanzado la orden internacional que motivó en abril la detención de Carvajal y quiere enjuiciarle acusado precisamente de tener vínculos con el narcotráfico y la guerrilla colombiana de las FARC, cargos que el ex general siempre ha negado.

Carvajal junto a Hugo Chávez.

Ahora, el ex general, que ha vuelto a cambiar de abogado, de acuerdo a las mismas fuentes, se sentará frente a la Sección Tercera de la Audiencia Nacional en la vista que decidirá si permanece en España o es entregado a las autoridades estadounidenses.

El amigo de Chávez que hace temblar a Maduro

Hugo Carvajal es militar de profesión. Se graduó en 1981 de la Académica Militar de Venezuela como licenciado en Ciencias y Artes Militares. Durante sus estudios, el extinto presidente Hugo Chávez fue su instructor, después de su graduación, ambos entablaron una gran amistad que perduraría en el tiempo. Tan fuertes eran sus lazos, que Carvajal participó en el intento de golpe de Estado protagonizado por Chávez en 1992. Aunque su paso por la cárcel militar pudo suponer el final de su carrera, la historia le sonrió.

Hugo Chávez llegó al poder en 1999 y días después, Carvajal fue nombrado comandante del Batallón de Armamento “Capitán Manuel Toro”. En menos de un año, Chávez le asignó el puesto de jefe de investigación de la inteligencia militar, cuatro años después, se convirtió en el director general de la inteligencia militar (DGIM).

El organismo que dirigió Carvajal reconoce miles de asesinatos y la ONU ha pedido su disolución.

Carvajal ha dicho varias veces que cooperará con las investigaciones. No obstante, sigue siendo la cara visible del periodo de trasformación del gobierno de Chávez en un régimen autoritario.  Desde su retiro en 2012, dirigió la Oficina Nacional Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo.

En 2013 regresó de su retiro para participar en labores de Inteligencia del gobierno de Nicolás Maduro. Además, emprendió una carrera política de la mano del Partido Socialista, siendo diputado electo en 2015. Durante su periodo de mayor relación política con el régimen comenzaron a surgir las primeras denuncias por narcotráfico y actividades ilegales.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos lo acusó a Carvajal de tener relación con las FARC. Según los investigadores, el exjerarca chavista se encargaba de asegurar el paso de drogas de Colombia a Venezuela y proveía a los grupos insurgentes de armamento. Además, se comprobó relaciones con algunos cárteles mexicanos a quien Hugo Carvajal, alias “el pollo” hacía favores.

Desde su detención en Madrid en abril de 2019 ha sido acusado por el régimen de Maduro de “traidor”, ya que el mismo Carvajal ha dicho que está dispuesto a colaborar con la justicia en cuestiones de narcotráfico y crimen organizado que afecta a otros miembros del gobierno venezolano.

COMPARTIR: