22 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las aplicaciones de pago en internet sin "el canastillo" consiguieron que varias parroquias españolas aumentaran sus donativos hasta el 25 por ciento

El 'cepillo digital' se hace popular: La Iglesia hace caja con la tecnología 'contactless' y frena la caída en las donaciones

'Cepillo digital'./ Bernardo Paz.
'Cepillo digital'./ Bernardo Paz.
La Iglesia está impulsando proyectos digitales como la tecnología contactless para paliar sus pérdidas en las donaciones, causadas por las restricciones impuestas por la pandemia. Estas iniciativas, lograron que muchas parroquias consiguieran un incremento del 25% en sus donativos durante 2019. El sistema también ha previsto el Bizum para entidades sociales como Cáritas. En Francia, la Iglesia sufrió pérdidas de hasta 90 millones de euros.

La fe tampoco escapa del impacto de la pandemia. La Iglesia se está viendo afectada por la situación actual y las restricciones impuestas, motivo que ha llevado a la institución católica a acelerar proyectos digitales que modernicen su método de recaudación. De esta forma, se están poniendo en marcha múltiples iniciativas por España que sustituyen el tradicional cepillo para los donativos por tecnología contactless.

De hecho, muchas iglesias se han beneficiado de este nuevo método. Se trata de una forma de pago digital sin contacto que evita el empleo de dinero físico, como hacemos cuando usamos nuestra tarjeta en el datáfono del supermercado o en cualquier otro negocio. Algunas parroquias que comenzaron a aplicar esta manera de pago se encuentran en Andalucía o Valencia. En julio, Caixabank puso en marcha en la Parroquia La Salle de Jerez la iniciativa, repitiendo el mismo modelo dos meses después en Alicante, en la Catedral de Orihuela.

En ambos casos, la entidad bancaria instaló lo que coloquialmente se está llamando el ‘cepillo digital’ o 'cepillo electrónico'. Consiste en un modelo TVP contactless diseñado para atender las necesidades específicas de las iglesias. De este modo, los usuarios pueden enviar donativos a su parroquia con un importe máximo de 20 euros. Lo pueden hacer con su tarjeta, el smartphone o incluso mediante un reloj inteligente.

Parroquia de San Antón. / Bernardo Paz

El sistema evita, por tanto, el contacto con la persona que pasa el clásico cepillo, algo a tener en cuenta en un momento de crisis sanitaria. Y además, evita posibles robos de la recaudación. Incluso, incorpora el método de pagos instantáneos Bizum para poder realizar donativos directamente a organizaciones sociales, como Cáritas.

Impulso por la pandemia

No obstante, este método no ha surgido a raíz de la pandemia, sino que entidades financieras como Caixabank o el Banco Sabadell comenzaron a aplicarlo en años anteriores. Esta última entidad puso en marcha el proyecto Done en 2019, con la finalidad de modernizar la Iglesia y ayudar a aumentar su recaudación. En una primera fase, se instaló la tecnología contactless en 240 parroquias, un número que se espera que ascienda a 4.000. La crisis ocasionada por la COVID-19 ha acelerado su implantación.

Lo cierto es que los resultados fueron más que satisfactorios en 2019. Con estos atriles digitales sustituyendo a los cepillos, los donativos en las iglesias que aceptaron participar en el proyecto aumentaron en hasta un 25%, con un cantidad promedio donada cercana a los nueve euros. El método contribuye a aumentar unas donaciones de las que no se poseen registros oficiales, pero de las que se estima que rondarían los 400 millones de euros anuales gracias a contribuyentes anónimos. Eso sí, con el ‘cepillo digital’ queda revelada la autoría del donante, pues el sistema requiere sus datos bancarios.

Pero, en esta ocasión, las nuevas iglesias que se están sumando a estas iniciativas no lo hacen para incrementar sus donaciones, sino para tratar de frenar la sangría económica que padecen en este punto a causa de la pandemia. Las restricciones de aforo de hasta un tercio, en los casos más severos, dejan tocada a una institución que ve como cuantos menos fieles acuden a la parroquia, menos ingresos recibe. No hay datos oficiales sobre la caída de las donaciones, pero son frecuentes los lamentos de párrocos que observan cómo en su iglesia han disminuido en más de un 50%.

La situación es extrapolable al escenario internacional. En Francia, por ejemplo, la Conferencia Episcopal Francesa alertó de que en el país se habían registrado en 2020 pérdidas de 90 millones de euros. Lo que se traduce en una disminución de los recursos de entre un 30% y un 40%.

Institución con notables ingresos

El coronavirus ha mermado las arcas de una institución que, tradicionalmente, tiene notables beneficios. Gracias a su inversión en publicidad, la Conferencia Episcopal Española (CEE) logra que cada año más contribuyentes marquen la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta. En 2019 volvió a poner todo su empeño y a apostar fuerte por la que se ha demostrado una herramienta que obra milagros: la publicidad.

Casilla de asignación tributaria a la Iglesia Católica.

La institución que agrupa a los obispos de España invirtió en la campaña de la Declaración de la Renta de 2019 un total de 3,4 millones de euros para animar a los contribuyentes a que marquen la casilla de la Iglesia y destinen, así, un 0,7% del IRPF a su labor social y evangelizadora. Y la jugada publicitaria parece que no le salió mal. Uno de cada tres contribuyentes marcó ese año la casilla de la Iglesia, lo que supuso un ingreso de 284,4 millones de euros. Fue una recaudación 6,19% mayor que en 2018.

En la Declaración de la Renta de 2018 (IRPF 2017), la Iglesia recaudó 267,8 millones de euros, un 4,4% más que el año anterior, la cifra más alta desde el comienzo del nuevo sistema de asignación tributaria en 2007. También aumentó el número de declaraciones a favor de la Iglesia hasta las 7,2 millones. Esto animó a los obispos a reforzar sus anuncios en los medios, sobre todo en televisión, que sigue siendo el medio más eficaz. Pero es evidente también la presencia diaria de los anuncios en radio o en prensa en los que se pide o anima a destinar ese 0,7% del IRPF a la Iglesia.

Apps para la Iglesia

Por otra parte, también se han desarrollado proyectos digitales para reimpulsar a la Iglesia mediante aplicaciones. Una de las apps más destacadas en el mundo cristiano es YesHeis. Es una aplicación que permite hablar con amigos sobre Jesús. En ella, el usuario puede encontrar vídeos con contenido cristiano sobre diferentes temas para visualizarlos y enviárselos a otros contactos. Además, cada semana ofrece un consejo sobre evangelismo práctico y otros artículos para ayudar en la vida espiritual.

Otra curiosidad es que, si el usuario registra su iglesia en la app, cualquier persona que quiera saber más de Dios podrá asistir a la iglesia por recomendación de YesHeis, de acuerdo al lugar donde se encuentre. Asimismo, cuando el interesado se inscribe por email o Facebook, dispone de la opción de llevar un registro de los vídeos compartidos.

COMPARTIR: