29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Organización Impulsora de Discapacitados ocupa el número 10 de la lista oficial de morosos y su expresidente administra una docena de empresas

El fraude de los discapacitados: La OID, fundada por Dionisio González, debe 86,2 millones a Hacienda

Dionisio González, presidente de OID.
Dionisio González, presidente de OID.
En la lista de morosos del Ministerio de Hacienda se encuentra la Organización Impulsora de Discapacitados (OID). La organización tiene contraía una deuda de 86 millones de euros. La empresa ha sido acusada reiterativamente de lucrarse de la venta de lotería ilegal. En marzo la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía interceptó 8.801 boletos y 11.156,50 euros a la OID. Su fundador Dionisio González administra 12 empresas en las que también participan su mujer y su cuñado.

Como cada año el Ministerio de Hacienda hace pública su lista de morosos con la Agencia Tributaria. Este año en su lista vuelven a aparecer los nombre de la actriz Paz Vega, con una deuda de 2,63 millones de euros, y de la presentadora Patricia Conde, que debe 1,88 millones de euros.

Por primera vez entra en la lista el futbolistas Neymar, que actualmente juega en el Paris Saint-Germain, con una deuda contraída con el fisco que asciende a 34,6 millones de euros, siendo la primera persona física en volumen de deuda de todo el listado. Por su parte, salen del listado el colaborador de televisión Kiko Matamoros, el ex ministro Rodrigo Rato y el partido Izquierda Unida-Madrid.

Pero entre los puestos más altos del baremo de deudores de impuestos, concretamente en el décimo puesto, se encuentra la Organización Impulsora de Discapacitados (OID) con una deuda de 86,2 millones de euros, al cierre del ejercicio 2019.

La entidad, que nació en 1994 en Torrelavega y actualmente tiene su sede en Talavera de la Reina, alberga a más de 4.000 personas con algún tipo de discapacidad física, intelectual y sensorial a través de la venta del euroboleto del discapacitado. En su carta de presentación aseguran que “La OID es una Asociación legalmente constituida en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior ( Protocolo nº F-1667), está dada de alta en el IAE de Hacienda para la actividad que desarrolla: Organización y Celebración de Loterías.”

Aún así, la organización “sin ánimo de lucro” lleva años acaparando los primeros puestos de la lista de morosos con la Agencia Tributaria. Y además sus movimientos, también durante un gran periodo de tiempo, están siendo vigilados con lupa y gran detalle por parte de los Cuerpos de Seguridad  del Estado y las autoridades judiciales.

La última operación contra la sociedad benéfica se llevó a cabo en marzo de 2020 cuando la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía en Cádiz se incautó de 8.801 boletos de lotería y la intervención en efectivo de 11.156,50 euros procedentes de la recaudación de la venta de estos productos. El proceso concluyó con el arresto de dos familiares del fundador de la Organización Impulsora de Discapacitados, Dionisio González. Según explicó la Junta de Andalucía, la OID se lucraba con la distribución y venta de lotería ilegal.

Operación de intercepción de boletos ilegales.

A esta incautación se deben sumar los cierres de diferentes sedes de la OID en Andalucía en lo que va de año. En concreto se han cerrado cuatro sedes en Cádiz (Cádiz, Jerez, Algeciras y Chiclana); dos en la provincia de Málaga (Málaga y Estepona); una en Linares (Jaén) y otra en Córdoba.

Esta operación policial se hecho efectiva a raíz de que la organización no atendiera las multas que tenían interpuestas por juego ilegal. A pesar de las advertencias de la Junta de Andalucía, la OID siguió distribuyendo y vendiendo boletos de esta lotería no autorizada.

Vendedores que no cotizan a la Seguridad Social

Esta organización ya es reincidente en su causa contra el Ministerio de Hacienda. En 2015 este ministerio sancionó a la OID con una multa de 25 millones de euros por la presunta comisión de una infracción "muy grave" de la Ley del Juego, así lo recogió el Boletín Oficial del Estado.

Se les sancionó por la fabricación, distribución y comercialización de diversos productos destinados al juego de azar. Asimismo, la Agencia Tributaria declaró que no tenía constancia de que esta OID tuviera licencia para realizar estas labores. Además Hacienda señaló que los vendedores trabajan normalmente sin ningún tipo de contrato “o con un contrato de voluntariado, sin estar dados de alta como cotizantes en la Tesorería General de la Seguridad Social. Únicamente dos personas están registrados en este sistema.

Las personas encargadas de la venta de los boletos de lotería de la OID se llevan un 30 por ciento de las ventas. Teniendo en cuenta que el coste del cupón diario es de un euro, el vendedor se lleva 30 céntimos por boleto vendido. Y realizan intensas jornadas de hasta 14 horas para poder cobrar el salario base.

Las propiedades de su fundador Dionisio González

Durante casi tres décadas Dionisio González Otero presidió y dirigió la Organización Impulsora de Discapacitados. En junio de 2017 puso fin a su mandato y la sociedad “sin ánimo de lucro” pasó a las manos de su esposa Victoria Salas. Con lo que todo queda en familia. En el congreso de este día se decidió nombrar presidente honorífico a González Otero.

El ex presidente de OID, a lo largo de estos treinta años de servicio, ha construido una gran red empresarial y se ha convertido en un fanático del mundo empresarial y del negocio. Sobre su control, como administrador único tiene 12 sociedades con actividades muy diversas.

La joya de su entramado empresarial es la inmobiliaria Canton Celta S.L. Con ella realizó la gestión de la adquisición y posterior venta del complejo hotelero ‘Posada Puente Romano’, ubicado en Toñanes, Cantabria. También su mujer tiene parte de la empresa, tal y como muestra el documento que se presenta a continuación.

                               Documento del registro de la inmobiliaria.

 El presidente honorífico también posee las siguientes sociedades:

- Sport Cracks Eevents S.L., creada para la gestión de eventos deportivos que la gestiona su cuñado, Juan Luis Salas Sáinz y con un capital de 6.000 euros.

- Inversiones Empresariales La Portezuela SL, una consultoría empresarial, con un capital de 3.100 euros.

- Magoferma SL. Destinada a Asistencia y servicios sociales para ancianos y explotación de residencia tercera edad. Con un capital de 3.100 euros. También tienen parte de ella su cuñado y la actual secretaria general, Ana Sobrino Pérez.

- Gestión De Activos Sociales SL. Dedicada al asesoramiento fiscal, laboral, contable y financiero de empresas o autónomos. Con un capital de 6.000 euros y dónde también participan su cuñado y la secretaria general de la organización.

- Aserdisca SL. Realiza actividades de contabilidad y según el diario Expansión factura entre 1 y 2,5 millones de euros.

- Agencia de publicidad Estelas del Besaya. En la que la propietaria es su mujer, Victoria Salas Sainz Pardo. Con un capital de 3.100 euros.

El medio de comunicación Moncloa.com apunta a que el fundador de OID también cuenta con empresas en otros países como Venezuela, Reino Unido y Malta. Todo un imperio para alguien que debe una millonada al fisco español.

COMPARTIR: