04 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

"El Osito" fue un destacado alumno en todo lo que aprendió y recibió distintos patrocinios como ciclista de élite, pero eso no parecía satisfacerle

Roberto "el Osito", hermano del capo Pablo Escobar: Excelente estudiante, famoso ciclista y narco arrepentido

Después de salir de prisión ha colaborado con las autoridades colombianas para tumbar los restos de la organización de su hermano
Después de salir de prisión ha colaborado con las autoridades colombianas para tumbar los restos de la organización de su hermano
Antes de ser un sicario y narcotraficante a las órdenes de su hermano, el gran capo colombiano Pablo Escobar, Roberto fue un estudiante sobresaliente con carrera en Ciencias Tecnológícas y en Farmacia. Además, "El Osito", como se le conoce, fue un destacado deportista y entrenador de élite en la actividad del ciclismo, llegando a quedar segundo en una competición internacional solo superado por el campeón del mundo de 1971 en persecución Martín Emilio Rodríguez, "Cochise Rodríguez".

Quizá no sea el más famoso de los hermanos Escobar, pero lo cierto es que Roberto Escobar Gaviria también ha dado de que hablar en la cultura popular y en los más recientes años.

Nacido en Medellín (Colombia) en 1941, es hijo de Abel de Jesús Escobar y Hermilda de los Dolores Gaviria. Su hermano menor era el famoso narcotraficante colombiano Pablo Escobar, el gran jefe del cártel de Medellín. Aunque en su primera etapa de su vida no se vio influenciado por la vida criminal que llevaba su hermano, sino que terminó introduciéndose en ella.

Roberto, además de ser un estudiante de sobresaliente, destacó fundamentalmente como un ciclista de élite en su país, Colombia. En el año 1965 se clasificó tercero en la prueba por equipos del Campeonato Nacional de Ciclismo de Colombia y llegó a obtener 37 triunfos en distintas carreras en un solo año. Quedó segundo en una mítica competición ciclista en el departamento colombiano de Antioquia, solo siendo superado por el campeón mundial de aquel entonces, Martín Emilio Rodríguez, campeón del mundo de 1971 en persecución y conocido por "Cochise Rodríguez".

Después de estos logros como deportista, se situó como entrenador del equipo nacional colombiano de ciclismo. Su apodo era el de “El Osito” , que se lo granjeó en esta época al llegar a la meta con la cara completamente cubierta de barro en una carrera, lo que provocó que uno de los comentaristas dijera: “ahí viene Roberto Escobar, que más bien parece un osito”.

Roberto Escobar demandó a Elon Musk por su lanzallamas denominado "Not-a-Flamethrower"

No solo era un talentoso ciclista, sino que además era un estudiante aplicado que compaginaba sus estudios con su pasión por el ciclismo. Estudiaba Farmacia mientras trabajaba en la fabricación de medicamentos en la empresa de “Droguerías Aliadas de Antioquia”, compañía que además lo patrocinaba en el ciclismo.

Más adelante también estudiaría electrónica en la Academia de Ciencias Electrónicas de Antioquia y ganaría sus primeros galardones empresariales, entre ellos un primer lugar en una feria electrónica al construir su primer radio transistor. Recibió distinciones al mejor estudiante en cursos de medicina deportiva y enfermería, también bajo patrocinio, esta vez, de la empresa Coldeportes.

De famoso ciclista y estudiante, a narco

Cuesta creer que un estudiante destacado acabaría años más tarde encerrado por participar en las actividades de narcotráfico, sobre todo, siendo el fundador de dos empresas diversas como eran la fabricante de bicicletas “El Osito” y el criadero “El Potrerillo”.

En sus años de triunfo empresarial combinaba esta actividad empresarial con ayudas a su hermano el narcotraficante Pablo Escobar. Así, en 1984, tomó las riendas de la empresa Escobar Inc., vinculada al jefe del Cártel de Medellín. Según las investigaciones policiales, luego se hizo cargo como jefe de una organización de sicarios que actuaba como brazo armado de éste.

Pero poco duraría en estos puestos, ya que se entregaría a las autoridades colombianas en 1992 para dirigir la acción política de defensa de Pablo Escobar, de cauerdo con un plan urdido por su hermano. A pesar de esta versión, que se tiene como oficial, otras también sostienen que se puso a disposición de las Fuerzas de Seguridad colombianas para mantenerse a resguardo de las amenazas de los rivales del Cártel de Medellín, entre estos el Cártel de Cali, quienes en ese momento iban tras él.

Como prueba de esto que se afirma, está el hecho de que durante su estancia en la cárcel recibió una carta bomba que lo dejó ciego de un ojo. A pesar de que se encontraba en un estado paranóico y pagaba a personas para que abrieran sus cartas, ese día se encontraba impaciente ya que esperaba unos papeles de la Fiscalía que había solicitado y decidió abrir su correspondencia él mismo.

Tenía problemas de control de ira y delirios de grandeza, producto de su vida como criminal. Pero su actitud era mucho más descuidada que la de su hermando. Cuando Pablo intentaba negociar la paz con Gilberto Rodríguez, líder del Cártel de Cali, Roberto le arrebataba el teléfono a su hermano y empezaba a amenazar de muerte al cártel rival.

Saldría finalmente de la cárcel después de cumplir 10 de los 14 años de condena que se le habían impuesto. A partir de entonces se ha dedicado a seguir con su actividad empresarial y a colaborar con las autoridades colombianas para "ajusticiar" a los remanentes de la organización de su hermano.

Irónicamente, su propio sobrino, Juan Pablo Escobar, dice que su tío debió de haber llegado a algún acuerdo con el Cártel de Cali, ya que le tenían más odio que al propio Pablo Escobar y no dudaba que, nada más poner un pie fuera de la cárcel, éste sería ejecutado.

También es propietario de un museo acerca de la vida de su hermano, Pablo Escobar

 

A día de hoy, "El Osito" ha vuelto a aparecer en los medios de comunicación. Todas sus nuevas apariciones públicas suponen una vuelta a sus estudios y a su formación en electrónica, puesto que en 2019 fue noticia por dos acontecimientos relacionados precisamente con estos estudios juveniles.

El primero fue por anunciar una demanda contra Elon Musk, cofundador de la empresa Tesla y PayPal, por la patente de un “lanzallamas” que al parecer habrían mostrado a éste empresario en una visita a la compañía de Escobar en Medellín. Y el segundo fue sacar al mercado un smartphone plegable llamado Escobar Fold 1, convencido de que ganará la batalla por la telefonía móvil a empresas como Apple.

COMPARTIR: