18 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El viaje de Juan Carlos I a la capital vasca sirvió para visitar a sus médicos,pero también para negociar las cláusulas de la ruptura que él sufragará

El Emérito se reunió en Vitoria con los mediadores y abogados de Urdangarin para resolver el divorcio con Cristina

El Cierre Digital en Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin.
Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin.
Tras visitar Sanxenxo para participar en las regatas con ‘El Bribón’, el rey Emérito se desplazó este domingo a Vitoria. Según conoce elcierredigital.com, en la ciudad vasca ha visitado a su dentista, pero también "se habría visto con mediadores y actuales abogados de Iñaki Urdangarin para ultimar los detalles del divorcio con Cristina de Borbón". Una ruptura entre el exduque y la infanta que, según informó este diario, tendrá lugar en la ciudad suiza de Lausana y será sufragada por el Emérito.

El rey Emérito, Juan Carlos I, llegó a España la semana pasada después de un viaje ‘exprés’ a Londres y, como cada vez que visita el país del que un día fue rey, cada uno de sus pasos da mucho de qué hablar. Tras acudir a Sanxenxo para “competir” en las regatas con su barco ‘El Bribón’ —plan que se vio ligeramente truncado debido a las inclemencias meteorológicas—, el Emérito se desplazó este domingo a Vitoria, como informaba elcierredigital.com. Después de dos días en la ciudad vasca, Juan Carlos I abandonó en avión privado la capital vasca sin rumbo conocido. Todo apunta a que regresará a Abu Dabi, ciudad en la que reside junto a su nieto Froilán, pero quizá con alguna escala en este intermitente viaje. 

En Vitoria, el Emérito, según indican a elcierredigital.com fuentes de su entorno, "sí que visitó a su dentista de confianza [el odontólogo Eduardo Anitua] en la ciudad alavesa, donde su estancia pasó desapercibida al ir solo con los cuatro guardias civiles habituales que le protegen, sin ningún otro despliegue de seguridad, ya que quería moverse sin ser visto y no dar señal alguna de dónde se encontraba. Todo un misterio controlado”, añaden las citadas fuentes.

No obstante, según estas mismas fuentes, el chequeo de su salud no fue lo único que habría movilizado al Emérito hasta Vitoria. Según ha podido conocer elcierredigital.com, la consulta médica que ha visitado el Emérito está muy cerca de la casa familiar de los Urdangarin en la capital alavesa y, además, se ha visto a Iñaki Urdangarin montando en bicicleta por Vitoria estos días.

Según indican las fuentes consultadas por elcierredigital.com, "tras este viaje 'sorpresa' se escondería la intención de Juan Carlos I de resolver uno de los temas pendientes que más le preocupan hoy en día: el inminente divorcio entre su hija, Cristina de Borbón, e Iñaki Urdangarin, una ruptura que él mismo se encargará de sufragar en sus cláusulas económicas", tal y como informó en exclusiva elcierredigital.com.

Estas mismas fuentes confirman que el Emérito se habría “visto con mediadores y abogados de Iñaki Urdangarin para ultimar los detalles económicos del divorcio”, concretamente, habría mantenido reuniones con “representantes de un conocido despacho de abogados de España, vinculado en ocasiones a la Casa Real, que sería el encargado de llevar los intereses de Urdangarin en el pleito del divorcio con Cristina de Borbón".

Lausana, la ciudad suiza elegida para el divorcio

El viaje del Emérito a España, como ya informaba elcierredigital.com, tiene lugar en medio de las negociaciones del divorcio entre la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. Son muchos los frentes que la segunda hija de Juan Carlos I con Sofía de Grecia se ha visto obligada a gestionar. Entre ellos, la ruptura de su matrimonio, la búsqueda de la estabilidad con un nuevo amor, el bienestar para sus cuatro hijos o la relación ya consolidada del exduque de Palma junto a la abogada Ainhoa Armentia.

Ainhoa Armentia e Iñaki Urdangarin.

Tal y como adelantó el director de elcierredigital.com, Juan Luis Galiacho, en exclusiva, “será, en teoría, la ciudad suiza de Lausana donde se celebre de manera notarial el acuerdo de divorcio entre la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin”. Paradójicamente, fue también en Lausana donde se celebró la petición de mano, con anillo incluido, de Juan Carlos I y Sofía de Grecia, concretamente en el hotel Beau Rivage. Una ciudad suiza baluarte para los Borbones desde el "exilio" de la reina Victoria Eugenia.

Precisamente, será también Lausana el lugar donde se ordenará la reestructuración de la millonaria herencia del rey Emérito, las posibles donaciones a sus hijas y el acuerdo económico de divorcio de los exduques de Palma, con cantidades que rondan los 2.000.000 de euros de 'indemnización' y 25.000 euros mensuales que Urdangarin percibiría”, según ha relatado en exclusiva elcierredigital.com

Las fuentes consultadas por elcierredigital.com señalan que la firma definitiva “se haría a partir del 6 de junio, ya que el 5 de junio Irene Urdangarin cumple 18 años, por lo que se podría hacer en una notaría, a la que tendría que acudir también la hija pequeña de los exduques de Palma”, que, a pesar de su mayoría de edad, es dependiente económicamente de sus padres y, por tanto, tendría que dar su permiso para la viabilidad de las condiciones firmadas.

Un lugar conocido por los Borbones esta bella ciudad suiza a orillas del lago Lemán. Allí fue donde, como hemos señalado, descansó la reina Victoria Eugenia de Battemberg durante la última parte de su exilio. Desde la proclamación de la República el 14 de abril de 1931, la Familia Real se instaló primero en Cannes (Francia) y luego en Italia, disfrutando de la protección de Mussolini y el rey Victor Manuel II. Más tarde marcharía a tierras suizas.

Las cantidades que percibirá Urdangarin

Tal y como informábamos desde elcierredigital.com, en el presunto acuerdo de divorcio al que habrían llegado Urdangarin y Cristina de Borbón se encontraría una cantidad mensual de 25.000 euros que le sería abonada al exduque, así como bienes inmuebles, entre ellos, el chalet de Bidart en Francia –uno de sus objetivos principales–.

Boda de Iñaki Urdangarin y de la Infanta Cristina en 1997.

Además, al exmarido de la infanta Cristina se le entregaría una indemnización de hasta dos millones de euros en compensación por no escribir su libro de memorias en el que podría hacer manifestaciones públicas sobre asuntos de la Corona, un peligro teniendo en cuenta el precedente del príncipe Harry en Reino Unid .Una cantidad monetaria que Urdangarin habría solicitado "que se hiciera en un solo movimiento bancario".

Sin embargo, Iñaki Urdangarin no estaría del todo satisfecho con esta cantidad, pues según informaban a elcierredigital.com fuentes cercanas al exdeportista, "ha sido advertido de los 'puntos ciegos' del sueldo que le entregarían, además de contar con la referencia de las elevadas cifras que pagó el Rey Emérito por el silencio de personajes como Corinna Larsen –aunque ella asegura que los 65 millones que recibió formaban parte de un simple donativo–".

También cabe destacar que actualmente el exduque de Palma está siendo beneficiario del servicio de escoltas que sufraga el Ministerio del Interior, de un coste aproximado de unos 8.000 euros al mes, pero una vez firmado el divorcio lo perdería y debería de ocuparse él mismo de su seguridad, algo que quiere que se le sufrage tras la ruptura real.

En la situación actual de separación de hecho de la pareja, Cristina de Borbón abona a Iñaki de Urdangarin una cantidad mensual, paga sus viajes a Suiza y Barcelona y costea su hospedaje en Ginebra, cuando éste acude de visita familiar. Cristina tiene un sueldo de más de 30.000 euros al mes, gracias a su trabajo al frente de la Fundación Aga Khan, por lo que puede satisfacerlo.

El Emérito, intermediario en el acuerdo

Según ha publicado elcierredigital.com, a día de hoy se baraja que Juan Carlos de Borbón —con residencia fiscal en Abu Dabi— haga una donación monetaria a Cristina —con domicilio social en Suiza— con la cantidad a ceder a Urdangarin, de forma que ni padre ni hija tengan que declarar sus movimientos bancarios ante el Fisco en España.

La operación se llevaría a cabo a partir del mes de junio ante un notario en Suiza entre padre e hija, junto con la presencia de la infanta Elena, a la que sería más difícil recibir una donación de su padre ya que reside fiscalmente en España. Hace unos meses elcierredigital.com descubrió una reunión entre las tres partes en Ginebra, donde vive la infanta Cristina.

Juan Carlos I en el hotel 'Four Seasons des Bergues' en Ginebra. / Foto: Elcierredigital.com.

El Emérito ya ha manifestado, al estar ejerciendo de intermediario en este acuerdo, “que desea que el acuerdo de divorcio de su hija Cristina se cierre lo antes posible con la cantidad que sea, para que Urdangarin deje de ‘regatear’ y finalmente se aparte el foco mediático de este tema”, señala su entorno a elcierredigital.com. Estas mismas fuentes concluyen que “el Emérito asumirá todo al precio que sea, quiere dejar ya de una vez cerrado este asunto que le preocupa mucho".

Las intenciones de Urdangarin, según afirman estas mismas fuentes, "es que Iñaki habría aceptado el acuerdo anteriormente mencionado con una única condición: las cantidades a ecibir deben constar en un documento oficial”. Este documento, que presumiblemente sería de carácter privado y se presentaría ante notario el día del divorcio, serviría para que el exduque se cubriese las espaldas ante posibles investigaciones de la Hacienda Pública española, ya que, a diferencia de su todavía mujer, tiene residencia fiscal en España.

Estas fuentes comentan a elcierredigital.com que la petición de Urdangarin viene dada porque “está cansado de marrones”, y que ha afirmado que “ya se ha comido muchos y no quiere mas”. Así se lo ha hecho saber su círculo cercano al Rey Emérito en Vitoria.

COMPARTIR: