10 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El padre de la menor asesinada Mariluz relata que en el pueblo jienense de Peal de Becerro "cargan contra todo gitano por el asesinato de un joven"

Juan José Cortés, exdiputado del PP, denuncia antigitanismo: "Atacan a toda la comunidad por los actos de unos pocos"

El Cierre Digital en Juan José Cortés.
Juan José Cortés. / Exdiputado del PP gitano.
La comunidad gitana está cansada del racismo que soporta a diario. Ahora, las familias gitanas de Peal de Becerro (Jaén) son atacadas en sus propias casas por el presunto asesinato de un joven a manos de cuatro gitanos, con el cual no tienen vinculación. La comunidad gitana, con el exdiputado del PP Juan José Cortés como portavoz, denuncian que las autoridades no intervienen ante estos ataques y que los medios definen estos actos contra los gitanos como meros altercados y movilizaciones.

Desde el pasado 18 de julio, en la localidad jienense de Peal de Becerro se están viviendo continuos ataques hacia familias gitanas del pueblo, por el simple hecho de ser gitanos. Sin embargo, según denuncian fuentes de la comunidad gitana a Elcierredigital.com, "los medios de comunicación españoles no han querido darle importancia a lo ocurrido y lo relatan como manifestaciones pacíficas, movilizaciones o altercados".

Pero no, esto no son altercados y movilizaciones, según explica Juan Cortés –el abuelo de la pequeña Mari Luz asesinada en 2008–, "se trata de continuos ataques por antigitanismo. Que esto ocurra en este siglo no se puede aguantar. ¿En qué país vivimos?”, se pregunta consternado.

Lo ocurrido viene porque en la madrugada del domingo 17 de julio fue presuntamente asesinado un joven de 29 años en la localidad de Peal de Becerro (Jaén). Los cuatro presuntos implicados, gitanos, fueron detenidos. Actualmente, dos de ellos han quedado en libertad con cargos y los otros se encuentran a la espera de pasar a disposición judicial.

Pero esto no ha sido suficiente para algunos vecinos de esta localidad, dice Cortés, que "han decidido tomarse la justicia por su mano" y están protagonizando graves ataques contra el pueblo gitano de Peal de Becerro, sin ninguna vinculación con el presunto homicida. 

El apuñalamiento mortal a un joven en Peal de Becerro, Jaén, termina con  familias gitanas abandonando el pueblo | El Periódico de España

Así dejaron las casas de los gitanos los manifestantes de Peal de Becerro.

En estos días se han vivido saqueos en las casas, amenazas e incendios. Hechos que los gitanos de esta localidad están sufriendo en sus propias viviendas, y por eso muchos de ellos están abandonando el pueblo. “A mi, que soy español hasta la medula y gitano, me avergüenza que estas cosas sigan pasando. Si alguien hace algo que lo pague ante la justicia, que para algo está, pero nadie puede tomársela por su mano”, sentencia Cortés.

Los hechos delictivos comenzaron con una manifestación que, según indican fuentes de este medio era ilegal, a la que acudieron miles de personas al grito de “¡Asesinos fuera!” pero que acabó con el incendio de algunas casas y el vuelco de los coches de miembros de la comunidad gitana que nada tenían que ver con los presuntos asesinos.

Ante la situación, las familias gitanas pidieron ayuda a las autoridades pertinentes pero, según relata Juan José Cortés, de nada les sirvió. Juan José Cortes, padre de la pequeña Mari Luz y exdiputado del PP, denuncia el comportamiento de las autoridades por su no intervención y porque “además se quedaron mirando sin proceder a la investigación de las personas que participan en dichos hechos”.

“Ante los hechos tan graves que se han producido, que crean una alarma social porque se han vulnerado los derechos fundamentales de una serie de ciudadanos, en este caso de la ciudadanía gitana, en mi opinión creo que el ministro de Interior tiene una responsabilidad aquí. Debería dar cuenta en el Congreso de los Diputados, abrir una investigación y explicar porque las autoridades no intervinieron antes estos actos de racismo tan graves”, añade el exdiputado.

"Cabe recordar que España es un estado de Derecho, donde la responsabilidad penal es individual, por lo que no se puede culpar a todos los gitanos y las gitanas de un pueblo ante un presunto homicidio". La comunidad gitana denuncia que ellos "no harían lo mismo si el presunto asesino fuera payo, ya que no lo verían necesario y mucho menos justo".

Juan Cortés explica ante este medio que los culpables de estos hechos tienen que pagar por lo que han hecho y recuerda que hace “muy poquito se ha aprobado en el Congreso de los Diputados la ley de antigitanismo por la que se contemplan penas de hasta cuatro años de prisión y multas de entre 300 a 5.000 euros”.

En base a esto, según la reciente modificación de los artículos 22 y 510 del Código Penal, donde se incluye el antigitanismo como delito de odio específico, de ahora en adelante se podrá actuar antes estos hechos. Por ello, "la Fiscalía de Delitos de Odio deberá actuar en nombre de todos estos vecinos que están pagando por algo que nada tiene que ver con ellos", declara Cortés.

Y denuncia que el alcalde de Peal de Becerro "ha mandado unas palabras de agradecimiento a los vecinos del pueblo y ante los medios de comunicación, por la maravillosa y ejemplar concentración que están llevando a cabo por la muerte del joven. Un ejemplo, eso sí, de persecución, ataques y condenas a el pueblo gitano".

Antigitanismo en el deporte

Por otra parte, Juan José Cortes denuncia que “en Huelva se ha vivido un acto de discriminación hacia un barrio marginal, donde el alcalde Javier Cruz le ha quitado las horas que les corresponden para entrenar a la Asociación deportiva Sagrada Familia, en su campo de fútbol de su propio barrio, para dárselo a otros equipos de fútbol de otros barrios”.

“Nosotros también estamos denunciando esto, estamos recogiendo firmas y estamos compartiendo la historia a través de las redes sociales de este acto de discriminación por parte del Ayuntamiento de Huelva. Además, queremos denunciar una irregularidad de este Ayuntamiento en su gestión del campo de fútbol, donde no existen facturas, todo se paga en negro y se ha dado una concesión sin plenos, ni vías administrativas”.

COMPARTIR: