19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA MADRE DE ESTA MALAGUEÑA DE 17 AÑOS, QUE ESTABA INTERNA EN UN CENTRO DE MENORES, ESTABA MUY PREOCUPADA TRAS "SU FUGA" EL PASADO 5 DE SEPTIEMBRE

Encuentran viva a Ainara Fernández, la menor desaparecida que huyó hace tres meses de un centro de Málaga

Carmen Ainara Fernández.
Carmen Ainara Fernández.
La familia de Carmen Ainara dejo de recibir noticias suyas el pasado 5 de septiembre, cuando se escapó de un centro de menores ubicado en la localidad malagueña de Alhaurín de la Torre. La menor había estado en varios centros en los que, según su madre, "había recibido fuertes palizas y abusos sexuales, motivos por los que huyó al sentirse desprotegida". Afortunadamente, la joven de 17 años ha sido ya encontrada en buen estado, tal y como ha confirmado la Asociación SOSDesaparecidos.

Carmen Ainara Fernández Santiago desapareció el 5 de septiembre a sus 17 años. La menor llevaba varios años ingresada en varios centros de menores, el último en Alhaurín de la Torre, Málaga. Fue su madre, que vive en Fuengirola, quien denunció la desaparición de la joven ese mes de septiembre del centro de Alahurín. Esta mañana la Asociación SOSDesaparecidos ha desactivado la alerta, ya que la joven ha sido encontrada en buen estado.

Elcierredigital.com ha contactado con la madre de la joven desaparecida, Virginia Fernández, quien antes de encontrarla en buen estado sostenía que “hay muchas pistas, pero nadie logra encontrar a mi hija tres meses después. La primera pista fue que la vieron en La Calahonda, Granada, cenando en un restaurante danés con un hombre vasco que lleva el brazo tatuado. Con este mismo hombre mayor también la vieron en una parada de autobús de esa misma localidad. La última vez que supe algo sobre el posible paradero de mi hija fue que la habían visto con este hombre y otro en Fuengirola”.

A Virginia también le llegó hace días un audio “macabro” a través de una chica. En este audio se escucha un hombre que dice “está perfectamente la chavala, si no aparece es porque no quiere aparecer. La niña está perfectamente y no está perdida, que no la busquen tanto, que no hace falta”.

"La tienen retenida, si no me hubiese dicho algo"

Estos días su madre afirmaba a elcierredigital.com que “otra pista que me llegó fue de una mujer que supuestamente vio a mi hija el mismo día 5 de septiembre. Me dijo que se había montado en un autobús con mi hija desde Málaga a Marbella y que vio a Carmen con una mujer mayor bastante vistosa. Esta mujer me dijo que las había escuchado hablar sobre unos hombres que habían conocido en una fiesta y que les habían alquilado un piso en Marbella para vernos cuando vengan a vernos. También me dijo que oyó que les habían pagado un billete ese mismo día para ir a París”, añade la madre de la desaparecida.

Virginia Fernández señala que “con el paso del tiempo he pensado que esta chica conocía a mi hija y quería despistarme"

Carmen Ainara Fernández.

“Lo que sí tengo claro es que mi hija se fugó huyendo del centro en el que estaba, ya que dijo que estaba al límite y no le hicieron caso. Si en el centro la hubiesen protegido no hubiésemos llegado a esta situación. Toda España debería ver lo poco que ayudan los centros a la mayoría de los jóvenes. Yo a mi hija no la he escuchado ni me ha llamado para decirme que no la busque más. Es muy raro en ella, algo me hubiese dicho, estoy segura de que la tienen retenida. Estoy en un estado crítico y padezco insomnio crónico”, concluía la madre de Ainara, antes de encontrala en buen estado.

Ingresó en un centro de menores con solo once años

La joven ha tenido una vida complicada. Ingresó por primera vez en un centro de menores cuando tenía tan solo 11 años tras haber sufrido bullying. "Mi hija convivía con su abuela paterna, que era la persona que tenía la acogida simple, e ingresó en un centro de menores por no asistir al instituto durante unos meses puesto que sufría acoso escolar. Comenzó a ser medicada con un total de ocho pastillas diarias desde que se despertaba. La castigaban sin poder utilizar el teléfono móvil, sin poder salir al patio del centro, no podía estudiar por la alta medicación que recibía... estaba continuamente pidiendo ayuda a los educadores, a las monitoras y no recibía respuesta”, asegura a elcierredigital.com su madre Virginia.

La progenitora de Ainara no ha cesado en su lucha para conseguir la salida de su hija de los diversos centros en los que ha ingresado. “Los diversos episodios que vive mi hija le ocasionan una fuerte depresión al no entender por qué no podía reunirse con su familia”, puntualizaba Virginia.

Posteriormente, Ainara fue trasladada al centro de menores ‘Campamento Rociera’, ubicado en el municipio del Puerto de Santa María. "Tanto yo como el resto de la familia de mi hija nos enteramos de este traslado cuando ella ya estaba de camino. Tampoco nos informaron de que Carmen continuaba con medicación", afirmaba la madre de Carmen a elcierredigital.com. “En este centro, mi hija, que tenía tan solo 14 años de edad, se autolesionó y casi se muere desagrada una noche. De hecho, nos enteramos por casualidad, ya que tuvieron que ponerle entre 7 u 8 puntos a consecuencia de una herida muy profunda. Ni siquiera tuve acceso al parte medico”, confirmaba Virginia. 

Una fuerte paliza y abusos sexuales


“Mi hija cumplió allí los 17 años y después la trasladaron a otro centro". En esta institución, y desde hace tres años, es donde, según el testimonio de su madre, Carmen "comienza a sufrir abusos y palizas por parte de una compañera. Tanto es así que tuvo que ingresar en un hospital por los hematomas y contusiones en la cabeza". Virginia Lázaro aseguraba que "desde el centro hacían oídos sordos y, además, “les negaron interponer la denuncia y el parte médico de lesiones”. 

Es en ese momento cuando Carmen es trasladada a la localidad malagueña de Fuengirola y, la familia, es informada cuando la menor se encuentra de camino. “Tan solo nos dicen el nombre del centro, el Centro de Menores Anide Alhaurín el Grande,  en el municipio de Alhaurín de la Torre, y nos niegan cualquier clase de información y el contacto con mi hija”, revela Virginia.

En esta institución es donde, según afirmaba su madre, “empiezan a medicarla de nuevo y la dejan sola todo el día hasta por la noche cuando durante dos meses abusaron sexualmente de mi hija y pese a que Carmen informaba tanto a las directoras como las monitoras de que se encontraba al límite, e incluso salía de su habitación para dormir sola en un sofá, apenas le hacían caso”.

“Ella pedía ayuda ante la situación tan grave que estaba atravesando y, recalco, hacían oídos sordos. Mi hija se ha visto muy indefensa y vulnerable. Ha salido corriendo por todo el infierno que le ha tocado vivir, ya que estaba viviendo bajo su responsabilidad, confirmaba Virginia, que ahora respira tranquila tras aparecer en buen estado Ainara, como así ha confirmado la Asociación SOSDesaparecidos.

COMPARTIR: