25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exasesor de José María Aznar cargaba en 2008 contra la teoría centrista acuñada por Pedro Arriola y ahora la ha asumido en su integridad

Pablo Casado confía su estrategia comunicativa a Miguel Ángel Quintanilla, un 'michavilista' de la línea dura del PP

/ MIguel Ángel Quintanilla. Foto: FAES.
Pablo Casado otea La Moncloa de la mano de la fallida moción de censura de la Región de Murcia, el triunfo de Ayuso en las madrileñas y el giro al centro del Partido Popular bajo los atinados consejos de Narciso Michavila, que comparte tesis con el nuevo responsable de estrategia de Génova 13: Miguel Ángel Quintanilla Navarro.

Las cinco derrotas electorales de 2019 han conferido humildad y pausa, sinónimos de madurez, a Pablo Casado. El palentino ha dejado de menospreciar al 'marianismo' y ha dejado de colocar esas frases propias de la especulativa Value School ("más Silicon Valley y menos Valle de los Caídos").

Casado despachó con cajas destempladas a Pedro Arriola hace dos años y ahora ha tenido que contratar a discípulos aventajados del marido de Celia Villalobos. Si Arriola decía que España era de izquierdas y que el PP tenía que disimular su vena conservadora para hacerse con el centro y ganar las elecciones, Narciso Michavila desde GAD3 sigue sosteniendo que "mientras la derecha vaya en tres formaciones, gobernará la izquierda" y que el PP debe moderase porque España no es Madrid.

Idénticas tesis comparte el nuevo responsable de estrategia de Génova 13, el exasesor 'aznarista' Miguel Ángel Quintanilla Navarro. Este experto en derecho constitucional se ha convertido en enemigo declarado de Vox, al que pronostica un mal horizonte porque cree que en cuanto la derecha vea que el voto de castigo al PP premia al PSOE, los votantes de Santiago Abascal volverán "a casa". La cuestión es en cuánto tiempo.

Nuevo equipo

Pablo Casado ha incorporado al parlamentario madrileño Diego Sanjuanbenito como nuevo jefe de Gabinete, a José María Rotellar como responsable de que 'el jefe' hable de economía con más conocimiento que jerga y a Quintanilla para asumir la estrategia 'michavilista'.

Es cierto que el PP estrena etapa con sorpresa ya que Pablo Casado, a pesar de su moderado papel sobre la crisis diplomática de Ceuta, ha decidido finalmente acudir a la Plaza de Colón a fotografiarse con Santiago Abascal para cargar contra los indultos a los líderes catalanes del procés (hecho que es celebrado en La Moncloa, que buscan un efecto resucitador con el tema catalán).

La lección de Quintanilla

Hace unas semanas Quintanilla recordó en El Mundo que en 2007 el PP convocó una manifestación en la Plaza de Colón bajo el lema "Por la libertad" para cargar contra las finalmente exitosas negociaciones entre el Gobierno de Zapatero y ETA (cuyo contenido fue asumido por Mariano Rajoy).

Quintanilla indica que aquel momento lo sintieron como un acontecimiento político emocionante, "también como un acto de gran capacidad movilizadora, un cambio de paso en una legislatura nacional a dos meses de que se celebraran las elecciones municipales y autonómicas".

No obstante, después de aquel Colón, el PSOE volvió a superar al PP en intención de voto y recuperó una ventaja de un par de puntos que había perdido unos meses antes. Exactamente un año después, Zapatero celebraba una nueva victoria nacional para seguir en La Moncloa. "La política española cambió, se podía ganar sin discurso nacional, incluso con un discurso explícito de deslegitimación del sistema y de sospecha sobre la Nación; y es en ese escenario disolvente, centrífugo y entrópico donde vivimos desde entonces", añade.

Quintanilla asegura que "señalar que lo que Zapatero hacía era un escándalo, que lo era, no fue suficiente en la suma final frente al empuje del desafío político que entonces se puso en marcha en ausencia de una propuesta concreta que trascendiera la defensa fuerte del statu quo".

Pablo Casado. 

El nuevo gurú de Casado acierta al asegurar que tampoco ha habido una ciudadanía contestataria en favor de España "en momentos críticos para la Nación". En este sentido, Quintanilla cree que ni entonces ni ahora se trata de una mera cuestión de movilización del constitucionalismo, e indica que existe una cierta fatiga "en mucho consecuencia de la falta de atención, evidente en Cataluña y en el País Vasco, pero también en otros lugares".

Por ello, es de los que opinan que del PP debe mantener símbolos y retóricas, pero necesita también de urgente complemento y renovación y, de este modo, dibuja la que podría ser la línea a seguir por los populares en los próximos años. “Seguramente hay que hablar más de España como patria de los hijos, de reformas, cuentas públicas pendientes de ordenar, compromiso, sacrificio, empresa de exigencia y responsabilidad, cuidado mutuo, concreciones de la libertad y realidades de la igualdad. De una España europea, por supuesto". Una estrategia que pasaría por alejarse de Vox, “con el que el PP simplemente no tiene nada que ver, ni siquiera en su más remoto origen”

De este modo, Quintanilla aboga por un discurso democrático ante tanto ruido de la derecha mediática, aunque no siempre fue de esta opinión. De hecho, en 2008 Quintanilla no tenía esta tesis centrista y cargaba contra el mantra que dice que las elecciones se ganan por el centro. Tras la segunda derrota de Mariano Rajoy, el nuevo asesor de Casado decía que elaborar campañas para el electorado de centro “es perder el tiempo”, porque “cuando se actúa como si el propio partido tuviera que purgar alguna culpa esencial, en realidad se transfiere esa culpa a los votantes que eligieron al PP, que probablemente quedarán sorprendidos de que aquel a quien otorgaron su voto se reconozca ahora indigno de haberlo recibido" y añadía, "desde el punto de vista de la estrategia electoral, resultaría, pues, erróneo que se tratara de buscar un punto más centrado de la escala ideológica mediante un oscurecimiento de los mensajes o mediante el desvanecimiento intencionado de las ideas y de las políticas que el electorado reconoce como propias del PP". Cómo hemos cambiado.

 

COMPARTIR: