14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

José Enrique Abuín, El Chicle, se enfrenta a esta pena si el tribunal popular considera que hubo agresión sexual y enseñamiento

Termina el juicio por el asesinato de Diana Quer con la incógnita de la Prisión Permanente Revisable

Esta semana podría cerrarse definitivamente el caso Diana Quer
Esta semana podría cerrarse definitivamente el caso Diana Quer
El lunes tuvo lugar en Santiago de Compostela la última jornada del juicio por el asesinato de Diana Quer. Ahora es el turno del jurado que deberá decidir si Diana QUer fue agredida sexualmente, si hubo ensañamiento o no y si todo ello es suficiente para que la petición de las acusaciones de Prisión Permanente Revisable sea la condena final de “El Chicle”.

Esta semana se pone punto y final a uno de los casos que más ha suscitado la atención en España. José Enrique Abuín “El Chicle”, asesino de Diana Quer, podría ser condenado a Prisión Permanente Revisable, en el caso de que el jurado estime si la joven madrileña fue violada y hubo ensañamiento por parte del acusado. En el caso de ser un “no” Abuin solo podría ser condenado por asesinato con una pena máxima de 25 años.

La última palabra la tiene el jurado debido a que dos peritos judiciales señalan respuestas opuestas, uno dice que si hubo violación mientras el otro dice que no se puede probar. Mientras tanto, los padres de Diana, Juan Carlos Quer y Diana López-Pinel y su hermana Valeria esperan que se haga justicia por el asesinato de Diana Quer.

El Chicle dispondrá del derecho a la última palabra, un alegato final del que Juan Carlos Quer ha manifestado que le resulta indiferente porque ha contado “tantas mentiras”, que sería una más. Diana López-Pinel, por su parte, también asiste a la jornada de conclusiones y será el segundo día que estará en la sala tras dos semanas de juicio.

El_Chicle_2

José Enrique Abuin "El Chicle"

La defensa de Abuín Gey, autor confeso de la muerte de Diana Quer, ha modificado su escrito de calificación y, aunque mantiene dos años y medio por un homicidio imprudente, contempla ahora como subsidiaria la petición de homicidio doloso con una condena de entre cinco y siete años. Con este nuevo escrito la letrada María Fernanda Álvarez ha decidido añadir que con carácter “subsidiario” los hechos podrían ser constitutivos de un “homicidio con dolo eventual”.

Un asesinato en el medio de una familia rota

Los Quer López-Pinel se divorciaron en 2013 y Diana, la madre, se quedó con la vivienda familiar, situada en una exclusiva urbanización de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y él le pasaba todos los meses una pensión de 2.000 euros a cada una de sus hijas, que vivían con la madre en un lujoso chalet de la calle Poniente.

Pero, el 22 de agosto de 2016 la pareja sufrió un completo bandazo cuando secuestraron a su hija Diana en A Pobla do Caramiñal, provincia de La Coruña, por Enrique Abuin Gey, alias “El Chicle”. El 31 de diciembre de 2017, más de 500 días después, la Guardia Civil lograba encontrar el cadáver de Diana en un pozo en una nave industrial de la localidad coruñesa de Rianxo, tras confesar “El Chicle” el crimen.

Diana_Gomez_Pinel_y_Juan_Carlos_Quer

Diana López-Pinel y Juan Carlos Quer durante el entierro de su hija

El duelo fue un paréntesis en las tensas relaciones familiares, ya que un nuevo episodio entre la pareja llevaría a Diana López-Pinel a sufrir varios trastornos, cuando diez días más tarde un juzgado daba la custodia de Valeria, entonces menor de edad, a su padre Juan Carlos y ambos iban a vivir a una casa en La Rozas. La menor estaba entonces bajo tratamiento médico y su padre declaraba sentirse suficientemente capacitado para ocuparse de su hija. Pero cuando cumplió 18 años Juan Carlos decidió alquilar un piso para Valeria cerca de su casa, para que pudiera emanciparse y tener independencia. Le paga todos los gastos.

En noviembre de 2016, Juan Carlos Quer había denunciado a la madre de sus hijas por "un presunto delito de malos tratos en el ámbito doméstico". En la denuncia se da por entendido que ambas jóvenes fueron abandonadas por su madre, debido a alguna supuesta adicción. La jueza dio la custodia de Valeria a Juan Carlos.

El 7 de abril de 2017 protagonizó una fuerte pelea con su madre, similar a la vivida este miércoles ante las cámaras de televisión. Durante la pelea, la joven habría amenazado a su madre e insultado al grito de “mala madre”. Diana López-Pinel decidió enviarla de viaje a Kenia junto a su novio y evitar la exposición pública de Valeria. El penúltimo incidente y conato de enfrentamiento entre ambos también se produjo en directo con la televisión de testigo. Fue el 9 de septiembre de 2019 cuando, ante las cámaras, Valeria tachó a su madre de mentirosa.

Transcurso del juicio

Durante el juicio se vivió uno de los momentos más tristes. Ese momento fue cuando los buzos explicaron el momento de la extracción del cadáver de Diana. En cuanto al más tenso, se vivió el pasado viernes 22 de noviembre cuando Juan Carlos Quer, tuvo que dejar, a petición del juez Ángel Pantín, la sala de vistas en la que este viernes se visualiza la reconstrucción del crimen por dirigirse al encausado, José Enrique Abuín.

El_Chicle

"El Chicle" durante el juicio

″¡Podría haber sido tu hija!”, le espetó Quer al procesado, justo en el momento en el que en el vídeo se veía a Abuín, tras mostrar la manera en la que había atado los cables a los lastres, introducir al maniquí empleado en la reconstrucción en el pozo en el que Diana permaneció durante 496 días.

El magistrado presidente del tribunal del jurado que debe dirimir el grado de culpabilidad de El Chicle le solicitó a Quer que saliese. Juan Carlos Quer no quiso hacer declaraciones a su salida del juzgado.

El juez Ángel Pantín, que está al frente de la sala compostelana de la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña y es magistrado presidente del tribunal del jurado que dirimirá el grado de culpabilidad de José Enrique Abuín Gey en el crimen de Diana Quer, ha sorprendido a diario por una firmeza que no está reñida, en absoluto, con un trato exquisito y con tacto a la hora de intervenir. 

No dudó en apercibir con voz calmada a Diana López-Pinel, madre de la víctima, cuando esta mujer, tras hablar como testigo de la fragilidad de su primogénita, se dirigió repentinamente al único encausado, lo que hacía presagiar lo peor.

Juan_Carlos_Quer

Juan Carlos Quer a la salida del juicio

López-Pinel espetó a Abuín Gey que de esa debilidad de Diana se habrá percatado “bien” su asesino, un comentario seguido de un ”¿verdad, Chiquilín?”, el otro mote por el que se le conoce, además del habitual de El Chicle.

La interrumpió entonces este juez con la seriedad precisa para decirle “señora, no vuelva a hacer eso o tendré que echarla de la sala”, un correctivo que hizo que ese momento no fuese a más, pues Pantín fue obedecido al instante.

También reaccionó con extraordinaria diligencia cuando el llanto de Valeria, la hija menor de esta familia, fue en aumento a medida que se iban conociendo más detalles de la recuperación del cadáver de su hermana y le hizo saber que podía abandonar la sala que juzga el caso sin problema alguno.

Declaraciones de la exmujer de “El Chicle”

En la primera declaración pública de Rosario Rodríguez, que inicialmente también fue investigada por la desaparición de Diana Quer, la ahora exmujer de El Chicle se mostró tranquila y respondió a todas las preguntas, explicando que en aquel momento no se "imaginaba" que "él fuese a hacer eso".

La exmujer del único acusado ha mencionado los escarceos amorosos de su exmarido y ha confirmado que solía salir de noche, "siempre vestido de oscuro", diciendo que iba a robar gasóleo. En otras ocasiones, ha dicho que había visto garrafas de gasóleo, pero no en esa ocasión.

Cuando tuvo conocimiento de que estaba siendo investigado por los agentes, Rosario Rodríguez ha explicado que su marido le pidió que dijese "que había salido con él a robar gasóleo" esa noche, algo que "fue mentira". "Me dijo que dijese que había estado conmigo esa noche porque le querían culpar de algo que no había hecho", sentenció.

Mujer_el_chicle

Rosario, la exmujer de "El Chicle", antes de entrar al juicio

En todo caso, la exmujer negó que tuviese un comportamiento violento, aunque en ocasiones se "alteraba un poco" en las discusiones y ha ratificado que al único acusado de la muerte de Diana Quer le gustaba "tener el coche limpio". En su vehículo, El Chicle llevaba bridas para "sujetar cosas", ha dicho la testigo, que, no obstante, no ha reconocido una brida similar a la encontrada con el cadáver de Diana, que es "más larga" que las que tenía su exmarido.

Después de todas las declaraciones, el podría tener suficientes datos para tomar un veredicto final, que como mucho puede durar 48 horas, por lo que antes del jueves se podría saber que condena tiene “El Chicle”, el asesino de Diana Quer.

COMPARTIR: