19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pasado 26 de julio una fiesta de petición de mano entre dos familias rivales acabó con el atropello mortal de una joven pareja

Estos son los clanes de etnia gitana más peligrosos de Madrid: Los Vista, Los Gordos y la Lupe

Vecinos de Vallecas en protestas por la muerte de uno de ellos a manos de
Vecinos de Vallecas en protestas por la muerte de uno de ellos a manos de "El Chule".
El 26 de julio lo que se suponía sería una celebración de amor entre dos personas de etnia gitana se convirtió en una reyerta que terminó con la vida de dos personas y una posible venganza entre clanes. La intervención de un patriarca evitó las venganzas pero lo cierto es que algunos clanes siguen haciendo de las suyas en Madrid a la cabeza de varios negocios ilícitos que incluyen narcopisos, okupación, trapicheos de droga y robos. Estos son los clanes más peligrosos de Madrid.

El 26 de julio tuvo lugar en el municipio madrileño de El Álamo una pedida de mano entre dos familias de etnia gitana que acabó en una fuerte pelea en la que resultaron dos personas muertas por el atropello de un coche marca BMW.

La pelea empezó a las 23:00 horas y en ella participaron los 50 asistentes de la ceremonia con armas blancas y armas de fuego. Se arrojaron objetos y se enfrentaron a puñetazos, no obstante, lo peor sería los dos cadáveres hallados en la M-404, pertenecientes a una pareja, Jessica Márquez y Antonio Peke Pag. Había sido atropellados con un BMW que fue hallado cerca de la escena.

Uno de los clanes gitanos involucrados, Los Feriantes, huyeron de la escena por temor a una venganza y abandonaron su asentamiento en Navalcarnero. Los agentes de la Guardia Civil se reunieron con los patriarcas de las dos familias para asegurarse que no habría venganzas y se mantendría la paz. Sin embargo, no todos los clanes de gitanos están tan predispuestos a prometer no cometer acciones violentas. Otros clanes en Madrid prefieren dar rienda suelta a sus impulsos.

Los Visita

Se trata de uno de los clanes gitanos de Vallecas que más presencia en los medios ha tenido, no solo por el hecho de que uno de sus miembros apodado “El Chule” apuñalara a un vecino de la localidad. Paco tenía 64 años y luego de su asesinato a manos del miembro del clan de los Visita se inició una campaña vecinal para echar al clan de Vallecas.

El día del apuñalamiento Paco se encontraba celebrando un cumpleaños delante del hogar de Los Visita. Sus dos hijos, un primo y un cuñado bajaron a pasear a sus cuatro perros cuando una mujer de esta familia gitana les increpó por la suciedad que generaban los animales y los ladridos.

El Chule.

Los familiares de la víctima discutieron con ella, que se marchó a su domicilio, y más tarde se encontraron una emboscada por parte de una multitud de miembros de Los Visita portando palos y navajas. Paco bajó para defender a su hijo y logró defenderle, pero no pudo evitar que le acuchillaran en el cuello y causaran su muerte.

Este episodio se saldó con la entrega de “El Chule” y la salida del clan de gitanos de la localidad, cuyos vecinos no dudaron en acudir al patriarca que controla las 136 familias de esta localidad para exigir la marcha de los asesinos de Paco.

Clan de la Lupe

Se trata de uno de los clanes más problemáticos de la calle Peña de la Atalaya, en Puente de Vallecas y en especial en el Barrio de San Diego. Se dice que su única ley es la calle y que son los responsables de un gran número de delitos cometidos por la zona: okupaciones, trapicheos de drogas, robos…

Todo el mundo los conoce, pero tienen miedo de las represalias y por ello no hablan. Saben que tarde o temprano se vengaran de quien haga falta. Desde 2019 poseían los pisos desde el numero 65 al 51. Tienen ojos en la calle y controlan todos los movimientos. Desde el año pasado su red de narcóticos se extiende a todos los pisos okupados y no es inusual ver aglomeraciones de personas enganchadas a la heroína por las cercanías.

El clan de la Lupe se mueve impune por Puente de Vallecas.

Además de la droga, también se han hecho con el negocio del realquiler ilegal de los pisos okupados. “Cada vez que un piso se queda vacío, estamos muy pendientes de avisar a los dueños y que lo tapien”, confesaron los vecinos de la localidad a los medios el año pasado. Debido a esta situación no es inusual encontrar que algunos pisos tienen cemento en lugar de puertas y ventanas.

Los Gordos

Este clan está radicado en Moratalaz, donde también han recurrido a la ocupación y a la droga. Ya habían tenido problemas en 2012 cuando sus líderes fueron enviados a prisión y desde 2019 se encuentran actuando nuevamente en Madrid.

En el distrito han okupado al menos cuatro viviendas, dos de ellas de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS). Estas últimas son fincas con una posición estratégica perfecta para el narcotráfico ya que por estructura del terreno dificultan una posible redada.

Adela asegura querer reinsertarse en la sociedad.

Los vecinos del distrito han interpuesto varias denuncias por el mercado de la droga que parece extenderse por las calles. Sin embargo, en una entrevista reciente con TeleMadrid, Adela y Juan José, líderes del clan aseguran que han cumplido una condena y que no piensan volver a las andadas. Adela explicó que los vecinos aún les tienen miedo pero que ellos no tienen nada que ver con los narcopisos de Moratalaz.

“Ya hemos pagado mucha condena. Si ahora viene la policía, no tenemos ni una pistola”, señaló de manera vehemente a las cámaras. Sin embargo, Adela también explicó que “Si le hacen daño, ella también hará daño”. Para los ex convictos todo se trata de una trama de una rama de la familia que quedó a cargo de los negocios ilícitos cuando ellos ingresaron en prisión y decidieron seguir utilizando el nombre de “Los Gordos”.

COMPARTIR: