16 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La instructora de Málaga desestima el informe presentado por la defensa de David Serrano que culpaba a los equipos de rescate de actuación negligente

Un juez de Madrid encausa a cuatro autores de mensajes denigrantes sobre la muerte de Julen

De izquierda a derecha, Antonia Barba, Jose Rosello, Victoria Martín y Adriana, pareja de David Serrano./Europa Press
De izquierda a derecha, Antonia Barba, Jose Rosello, Victoria Martín y Adriana, pareja de David Serrano./Europa Press
El juzgado de Instrucción número 6 de Madrid ha aceptado la inhibición de un juzgado de Málaga sobre una denuncia de los padres de Julen, el niño de dos años fallecido en Totalán, Málaga, tras caer a un pozo. La denuncia fue puesta por los comentarios ofensivos difundidos en redes sociales. Por otra parte, la jueza de Málaga que instruye la causa general desestimó el miércoles incorporar al sumario el informe presentado por la defensa del dueño de la finca donde fue el accidente.

Los progenitores del pequeño, José Roselló y Victoria García, pusieron la denuncia en el Juzgado número 10 de Málaga el 14 de febrero por los mensajes denigrantes que veían en redes sociales sobre su hijo fallecido, Julen. Tras unas rápidas pesquisas policiales, se identificó a uno de los supuestos autores de los mensajes y se comprobó que reside en Madrid.

Por ello, el Juzgado de Instrucción de Málaga se inhibió al Decanato de los juzgados de Madrid, que trasladó la denuncia por turno al número 6 de Madrid, cuyo magistrado, Pedro Javier Merchante Somalo, aceptó la causa. El juez Merchante trasladó inmediatamente el expediente de las diligencias a la Fiscalía de Madrid, para que se pronuncie sobre su competencia respecto a la causa.

La abogada Antonia Barba García.

La denuncia llegó después de que los padres de Julen decidiesen demandar a todos los que vertieron comentarios injuriosos sobre el accidente y fallecimiento de su hijo en varias redes sociales. Su abogada, Antonia Barba, presentó la denuncia para "que cese este daño sobre mis defendidos", explicó a Elcierredigital.com.

La abogada de la familia del menor consideraba que se han vertido numerosos comentarios en tono de burla y que consideran ofensivos sobre la muerte del niño en las redes sociales. Una primera recopilación de estas publicaciones fue entregada en el juzgado, que añadió posteriormente otras. Finalmente, la Policía identificó cuatro IP o direcciones de Internet en Madrid por lo que la causa fue trasladada allí. "Solo queremos que cesen estos comentarios, porque no son de recibo", explicó la abogada Barba.

Desestimado el informe de la defensa

Por otra parte, María Elena Sancho, Jueza de Instrucción número 9 de Málaga, que investiga el accidente sufrido por el niño Julen Roselló en enero de este año, rechazó el miércoles aportar a la causa el informe presentado por la defensa de David Serrano, el dueño de la finca de Totalán donde murió el menor.

El bufete marbellí Lawbird presentó el pasado 27 de febrero un documento de 16 páginas elaborado por el arquitecto Jesús María Flores que ponía en duda la versión oficial sobre la muerte del pequeño Julen y hacía un relato nuevo basándose en las pruebas aportadas al sumario que hasta entonces eran desconocidas, en un relato muy creíble y coherente.

El documento pedía a la jueza Elena Sancho tras el relato de los hechos, en modo de recomendación al Juzgado:  "A tenor de la conclusiones que se derivan del presente informe se recomienda que se instruyan las debidas diligencias con el objeto de aclarar las circunstancias exactas en las que se produjo la muerte del menor Julen Roselló".

Ahora la jueza desestima la petición de estas pruebas. Antonio Flores Vila, abogado de David Serrano, ya ha confirmado su intención de recurrir este archivo de pruebas, que la jueza ha tardado una semana en resolver. La jueza ha desestimado la prueba porque no ve indicios de que la muerte del menor pudiese producirse por el impacto reiterado de una piqueta que introdujeron los servicios de emergencia para intentar desatascar el pozo de la tierra que cubría al menor, según decía el informe.

El documento se basaba en la obtención de varios pelos extraidos por la piqueta en el pozo que dieron lugar a un análisis de ADN, que confirmó la presencia del menor dentro de la prospección, algo que incluso fue puesto en duda: "El hecho de que tras extraer la piqueta por última vez, en torno a las 21.00 del día del incidente, se recogiesen de su extremo 8 pelos pertenecientes al menor, 3 de ellos con raíz telógena, nos lleva a preguntarnos, ¿qué otra tesis alternativa a la del impacto directo contra la cabeza del menor puede llegar a explicar la presencia de esos restos biológicos en la punta de la piqueta?".

COMPARTIR: