20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ha aumentado el número de los ‘narcopisos’ y, tanto el "caballo" como la cocaína y la marihuna, se distribuyen fácilmente por el barrio

Alerta en el barrio madrileño de Lavapiés: vecinos denuncian un incremento del consumo de heroína

El consume de droga vuelve a ser en alto en el barrio de Lavapiés
El consume de droga vuelve a ser en alto en el barrio de Lavapiés
Los vecinos denuncian que la droga ha vuelto a sus calles y ha aumentado el número de 'narcopisos'. La marihuana y el hachís son los productos que se pueden obtener más fácilmente en este barrio. La bajada de tráfico en la Cañada Real ha hecho aumentar de nuevo el número de drogodependientes en Lavapiés

La droga ha vuelto al barrio madrileño de Lavapiés. Algunos vecinos incluso dicen que nunca se ha ido. Una de las vecinas comenta que ‘’lo que pasa es que ahora se ven más ‘tirados’’. Los drogodependientes se instalan en cualquiera de los ‘narcopisos’ que hay en este barrio.

Hay preocupación en los habitantes del barrio debido a que hay mucha compraventa de heroína, marihuana y hachís, drogas accesibles  en las plazas de Lavapiés y Ministriles.

Puntos como el callejón del mercado de San Fernando o la zona que rodea a la iglesia de San Lorenzo son lugares señalados en negro por los vecinos. Desde la Plataforma del Barrio de Lavapiés indican que el ‘’número de ‘narcopisos’ no ha parado de crecer’’.

Este grupo cree que la bajada del tráfico de drogas en la Cañada Real ha hecho aumentar la dispersión de drogodependientes hacia otros lugares para abastecerse, entre ellos Lavapiés. Está plataforma afirma que también han detectado jeringuillas en la calle y que están cansados por los problemas que causan algunos de estos sujetos.

Las intervenciones se dispararon desde el mes de mayo

Desde el mes de mayo las intervenciones, tanto de la Policía Nacional como la Municipal se dispararon hasta las 170 y 83 respectivamente, alcanzando así el pico más alto en lo que va de año.

De hecho, la Policía Nacional logró desarticular tres de los ’narcopisos’ más activos, que estaban ligados a trapicheos de drogas como cocaína y marihuana. Los agentes detuvieron ocho personas, de dos bandas diferentes, como presuntos autores de delitos contra la salud pública, pertenencia a grupo criminal y usurpación del inmueble.

Un grupo de heroinómanos en Lavapiés

Los arrestados tenían las tareas repartidas: unos se dedicaban a regentar los puntos de ventas y otros captaban clientes o distribuían la droga en la calle. Un vecino del barrio comentó hace poco que hay un ‘’tránsito desmesurado de toxicómanos. A veces, de lo colocados que van, tocan todos los telefonillos de los portales o, directamente, se ponen a llamar a gritos desde la calle’’.

Alto consumo en la calle

El trozo de papel de aluminio con base de cocaína, conocido como ‘’chino’’ y la droga creada gracias a una combinación de bicarbonato sódico y clorhídrico de cocaína, llamada ‘’crack’’, están en auge en esta zona del centro de Madrid. Esta última, fumada en pipa de vidrio, está teniendo especial relevancia porque su precio es bajo.

Durante la noche puede verse en esta zona de la capital a varias personas consumiendo. La Plataforma de Lavapiés ha asegurado que denuncia a diario el consumo de drogas por medio de fotografías.

Aparte de la droga también hay hurtos

Según los habitantes de este barrio hay grupos de magrebíes ‘’que se dedican a robar móviles y salir a la carrera. Es surrealista, a una chica le intentaron revender el mismo teléfono que le habían quitado’’. Además de estos robos por parte de gente de esta etnia, hay un pequeño clan de rumanos que van al barrio a ‘’vender lo que han sustraído en Sol y sus alrededores’’, confirman los vecinos de Lavapiés.

Pero, por si fuera poco, los habitantes se quejan de que hay ruido por culpa de las peleas y los enfrentamientos en las calles. Uno de estos casos es el del Bar Noa, en la calle del Olmo, donde a mediados de septiembre se produjo una pelea a navajazos.

Por la noche, el ruido es incesante en tramos las calles de Lavapiés, Tribulete, Argumosa y Salitre, algo que complica el descanso de los vecinos en algunas ocasiones. Uno de estos residentes explica que ‘’la gente sale a la puerta de los bares y no hay quien duerma.

Dos indigentes durmiendo en el suelo del barrio de Lavapiés

El número de indigentes también ha subido. Claro ejemplo es el parque del Casino de la Reina, lugar donde viven personas entre matorrales, algunas con síntomas de alcoholismo y consumos de estupefacientes.

Lavapiés, un barrio catalogado en septiembre como el más ‘’cool’’ del mundo por la revista británica ‘Time Out’, ha vuelto a revivir una realidad que se hizo tristemente famosa en los años ochenta, la del ‘’boom’’ de la heroína.

COMPARTIR: